Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/29/1990 12:00:00 AM

"SI YO HACIA ESO, ME DABAN CASA Y CARRO"

"SI YO HACIA ESO, ME DABAN CASA Y CARRO" "SI YO HACIA ESO, ME DABAN CASA Y CARRO"
SEMANA reproduce la confesión de José Orlando Chávez Fajardo sobre su participación en el asesinato de Luis Carlos Galán Chávez es el famoso "hombre de la páncarta" y por este testimonio fue asesinado meses después. SEMANA ha obtenido apartes del expediente de la muerte de Galán, desconocidos hasta la fecha, en los que se revelan, por primera vez, detalles del magnicidio
Esa tarde de la muerte del senador Luis Carlos Galán tarmiento pasó el señor Jaime Eduardo Rueda Rocha, como a latteit y media de la tarde, en un Toyota rojo, y me dijo: 'Orlando, vámonos para soacha'. Tan pronto me subí al carro, me pasó una pistola.
Dijo que íbamos a una manifestación del doctor Luis Carlos Galán". Así comienza el testimonio de José Orlando Chávez Fajardo, el hombre que se convirtió en la pieza clave para la identificación de los dos sicarias que asesinaron a Luis Carlos Galán el 18 de agosto de 1989. Conocido como "el hombre de la pancarta ", Chávez Fajardo sirvió para encubrir a los autores materiales del crimen. Posteriormente, ya detenido, decidió confesar su participación en el atentado que le costó la vida al candidato liberal.

En Bogota, el 20 de septiembre de 1989, un mes después de los trágicos hechos, en cumplimiento de lo ordenado por el Comando de la XIII Brigada, el Juez 113 de Instrucción Penal Militar recibió la exposición libre y volunlaria de Chávez Fajardo. Natural de La Palma (Cundinamarca) y con apenas tercer año de primaria, Chávez Fajardo no presentó la cédula porque dijo que se le había perdido, pero afirmó tener 29 años, ser soltero y de profesión comerciante o comisionista de esmeraldas. Chávez Fajardo relató así su participación en el asesinato de Galán EL JUEZ: ¿Cómo manifiesta decir lo que sabe acerca de la muerte del doctor Luis Carlos Galán Sarmiento ? Sírvase hacernos un relato de lo que le conste o haya oido decir sobre esos hechos.

JOSE ORLANDO CHAVEZ: Tan pronto llegamos allá (Soacha), él (Rueda Rocha) me pasó una pancarla en dos palos y en tela que decía " Dr. Luis Carlos Galán, próximo Presidente". Me entregó la pancarta y me dijo:
"Aquí se trata de la muerte de Luis Carlos "Galán Sarmientó". Me dijo, " Usted tiene que coger la pancarta y se para en la parte izquierda de la tarima", y que lan pronto sonaran unos disparos, que soltara yo la pancarta y que hiciera dos o tres tiros al piso para despistar al enemigo. Que si yo hacía eso, me daban casa y un carro. Esto me lo dijo Jaime Eduardo Rueda Rocha, que ese trabajo lo pagaba Gonzalo Rodríguez Gacha y el señor Chucho Cortés, Guillermo Laverde y Chucho Laverde.
Que si yo no me compromelía a hacer eso, que no contara ni con mi familia ni con mi vida.

Eran como las ocho de la noche.
Ahí de los que participaron de la muerte del doctor Luis Carlos Galán, el cerebro que organizó y encabezó ese plan era Jaime Eduardo Rueda Rocha. Este individuo hace que lo conozco como unos ochos años en las minas de Muzo. El es de Yacopí, de 1.60 de estatura aproximadamente. Es mono, pero después que pasó la muerte del doctor Galán se mandó hacer rayitos.
Es moreno o trigueño, edad de unos 33 años, pero aparenta tener unos 25 años. Es flaco, tiene una mancha roja sobre la cara en la parte inferior de las patillas, de ojos cafés claros. Primero era obrero de las minas de Los Naranjos. Después de que él salió de allá se metió a la guerrilla de las FARC, aquí en Bogotá en el grupo urbano. Después de eso se desertó de las FARC y se entró a trabajar con Gonzalo Rodríguez Gacha. También participaron en el asesinato Pedro Páez (a. Najaro) y Heberto Rueda, que es hermano de Jaime Rueda. Habían otros pero yo no los distingo.

Eran más o menos las ocho de la noche, cuando yo cogí la pancarta con otros muchachos como él me ordenó. Entonces fue cuando llegó el doctor Luis Carlos Galán, se subió a la tarima, fue a saludar la gente, y fue cuando sonaron los disparos cerca de donde estaba el doctor Galán. Y de frente a él, una ráfaga se escuchó. En ese momento yo solté la pancarta e hice uno o dos tiros al piso y después salí y me refundí entre la gente. Luego yo salí por mis propios medios hacia mi casa, que queda situada en el barrio Luján, en la 63 con Boyacá, al lado de Villa luz.

J.: Sírvase decirnos en qué sitio y a qué horas se encontró Ud con Jaime Eduardo Rueda Rocha.

.J.O. CH.: El pasó por mi casa por el barrio Luján como a las seis o seis y media de la tarde y ya fue cuando salimos para allá. Ibamos solamente los dos.

J.: Díganos las características del vehículo que Ud, abordó esa tarde para dirigirse a Soacha.

J.O.CH.: Era un Toyota rojo, de capota beige, modelo 82. Yo lo habla visto antes como un mes, pues creo que ese carro se lo había dado Rodríguez Gacha a él.

J.: Ud. nos dijo que le habían entregado una pistola junto con la pancarta. Sírvase decirnos quién tiene esa pistola.

J.O.CH.: Esa pistola yo la voté al suelo tan pronto fueron los hechos.
Era marca Browning, calibre 9 mm.

J.: Ud. manifiesta que Jaime Eduardo Rueda Rocha le prometió como pago por su participación en estos hechos que le daría una casa y un carro. Sírvase decirnos qué ha recibido hasta ahora de lo prometido por él.

J.O.CH.: Yo no he recibido nada de lo prometido.

J.: Sírvase decirnos si después de este hecho Jaime Eduardo Rueda Rocha o cualquiera de los otros que lo acompañaron se volvieron a ver con Ud. y qué comentaron al respecto.

J.O.CH.: Al día siguiente fue a la casa mía Jaime Eduardo Rueda Rocha y me dijo que contara con eso, que él ya se había comunicado con el patrón, que el patrón estaba muy contento por lo que hablamos hecho.

J.: Sírvase decirnos si Ud sabe cuánto dinero pagaron por tal hecho y en caso afirmativo quién recibió esa plata.

J.O.CH.: Desconozco la cantidad de dinero que hayan dado por ese hecho, pero sí sé que a Jaime Rueda Rocha le pagan mensualmente la suma de un millón de pesos, al Flaco 300 mil pesos y a Heberto 300 mil.
J.: Sírvase decirnos si Ud. sabe cuál fue la causa o motivo por el cual estas personas tomaron parte en el asesinato del doctor Luis Carlos Galán Sarmiento. ¿Por qué lo hicieron o qué motivos cree Ud que los llevó a cometer este hecho ?
J.O.CH.: Yo le pregunté a Jaime después de los hechos que por qué motivo hablan matado al doctor Luis Carlos Galán y él me respondió que el motivo para matarlo fue el siguiente: de que el doctor Galán no estaba de acuerdo con los grupos de autodefensa y que estaba de acuerdo con los norteamericanos para la extradición, y que no me afanara por lo que habla sucedido, que eso no era cosa del otro mundo.

J.: ¿Sabe Ud. o ha oido decir quién impartió la orden para llevar a cabo el asesinato del doctor Luis Carlos Galán Sarmiento? J.O.CH.: El me comentó fue cuando iban a suceder los hechos, cuando llegamos a la plaza de Soacha, que tocaba matar al doctor Galán Sarmiento.
Que era orden de Gonzalo Rodríguez Gacha, de Chucho Cortés, Chucho Laverde y Guillermo Laverde.
J.: Sírvase decirnos en qué forma fue Ud. retenido. Lugar, tiempo, por quiénes...

J.O.CH.: A mí me retuvieron cuando yo iba a salir de la casa del barrio Luján, ayer 19 de septiembre, como a las dos de la tarde, por cuatro individuos como a dos o tres cuadras de mi casa. Yo ví un Toyota amarillo que llegó y estacionó. Tan pronto estacionó yo salí corriendo. Los señores agentes del F-2 me gritaron que "alto". Como yo no les paré, me hicieron unos disparos al aire. Corrí como unas dos cuadras hacia la casa mía, me metí en un supermercado y ahí fue donde me capturaron y me dijeron que por qué corría. Entonces yo les dije que me iban a matar. Luego me esposaron y me subieron al carro.

J.: Sírvase decirnos ese razguño que parece reciente sobre la parte superior de la nariz a qué se debe.

J.O.CH.: Lo que pasó fue los siguiente. Cuando yo corrí me metí a un supermercado y hacia el fondo del supermercado había una puerta abierta y me metí hacia el fondo. Cuando en esas, el señor del supermercado estaba la fondo el mismo, tenía una escopeta en la mano y me encañonó con la escopeta y me dijo que me saliera o que me mataba. Yo le dije que no me salía porque me iban a matar y al oponerle resistencia al señor, me empujó contra unas canastas como de envase y me sacó a empujones. Y cuando me empujó contra las canastas me golpeé la cara produciéndoseme ese razguño y golpe sobre el ojo izquierdo.

J.: Sírvase decirnos si posteriormente a esta diligencia se le solicita que sea ampliacada y si fuere de pronto posible bajo la gravedad del juramento ante autoridad competente, ¿Ud estaría dispuesto a sostener lo mismo que ha dicho o ampliarla si fuere necesario ?
J.O.CH.: Sí, doctor, estoy dispuesto a sostener lo mismo que he dicho en esta exposición y a ampliarla si fuera necesario.

Yo no fuí Esta declaración, libre y voluntaria, habría de costarle la vida meses después a Chávez Fajardo. Rueda Rocha, desde la cárcel, mantenía los hilos de una siniestra organización sicarial que no interrumpió sus actividades delictivas.

Ocho días después de esta declaración voluntaria y libre, Chávez Fajardo, detenido en la SIJIN, rindió indagatoria ante un juez de orden público. En esta oportunidad, Chávez dijo que no tenía nada que ver con el asesinato de Galán y que "yo soy inocenle de esas vainas ".
Y reconoció que, efectivamente y sin presiones, había dicho lo que había dicho una semana antes, pero que lo había hecho,"porque yo en ese momento tenía miedo, no sabia que era lo que yo estaba hablando, ní qué era lo que pasaba. Yo pensaba que me iban a matar y todo lo que ellos me preguntaban yo les decía que sí, que yo era. "
Para las autoridades no hay ninguna duda sobre la participación de Chávez Fajardo en el alentado a Galán, pues aparece en la grabación que, valerosamente, alcanzó a hacer del atentado el camarógrafo de la campaña del dirigente liberal. Y en las ampliaciones de las imágenes no sólo se lo ve sosteniendo la famosa pancarta, sino que se lo alcanza a reconocer cuando huye por entre la multitud aterrorizada, huida que él relata en la confesión inicial. En su retractación, Chávez argumenta que él no es el de la foto, aunque se parezca mucho, y que él vio la noticia por televisión. Que estaba en su casa, porque se encontraba enfermo de los riñones. Como se mantuvo en el resto de la confesión y en las denuncias de los otros que participaron, sus informaciones sirvieron de base para que se le diera el beneficio de la excarcelación, teniendo en cuenta que había cooperado y que efectivamente no disparó contra Galán.

Las autoridades sostienen que Rueda Rocha le ofreció a Chávez 30 millones de pesos para que se retractara de su testimonio, pero éste buscaba salvarse y aunque se echó para atrás en gran parte de las declaraciones que había dado inicialmente, se mantuvo firme en la delación de Rueda Rocha, esta vez bajo juramento: "Sí, él me dijo que habia coordinado cómo era que tenían que matar al doctor Galán. Le pregunté que quiénes habian sido y me dijo que Heberto Rueda Silva, que a él le había tocado vigilar el sector, que estaba pendiente donde estaba la policía, que también fue Pedro Páez (a. Najaro). "
Obtenido en septiembre pasado el beneficio de la excarcelación con presentaciones periódicas, Chávez se mantuvo en contacto con las autoridades durante varias semanas. En una oportunidad dio aviso sobre un viaje a Cali y desapareció. Se volvió a saber de él después, cuando fue atacado por un pistolero y apareció en La Hortúa con ocho balazos que casi le cuestan la vida. Luego, nuevamente, se volvió a perder su pista.
Pero el pasado domingo 5 de agosto, Chávez Fajardo fue encontrado asesinado en una calle al sur de Bogotá, a ocho días de cumplirse el primer año del asesinato de Luis Carlos Galán.

Las autoridades sostienen que el autor intelectual fue Jaime Eduardo Rueda Rocha y que pagó por ello 50 millones de pesos. Mes y medio después, el 18 de septiembre, Rueda Rocha, el principal acusado de la muerte del candidato liberal, se fugó de La Picota en las mismas narices de las autoridades carcelarias.

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.