ahorro

Carro nuevo: ¿cómo hacer un plan de ahorros para lograrlo?

Ahorrar, aunque toma más tiempo, siempre será mejor que endeudarse.


Tener carro ya pasó de ser un símbolo de estatus a una necesidad de las familias o en la vida personal, con miras a tener mayor comodidad en el hogar. Poder desplazarse sin depender de horarios y protegido de las inclemencias del clima son algunos de los factores que inciden en que cada vez más gente se encamine en esta tarea.

No obstante, según los expertos, hay que saber hacerlo, ya que en muchos casos los interesados optan por endeudarse, lo que puede no ser una buena idea, teniendo en cuenta que un vehículo llega con gastos adicionales que deben ser tenidos en cuenta o de lo contrario romperán el bolsillo.

Pese a lo que muchos creen, comprar carro hoy en día es un asunto más complejo que cumplir un sueño o suplir una necesidad del hogar o de la vida personal. La falta de planeación financiera y no tener en cuenta las implicaciones que esto conlleva para los gastos del día a día están haciendo que se convierta en una pesadilla para el bolsillo.

Recientemente se conoció que el 71 % de los colombianos que se declaran en quiebra tienen, entre sus deudas, un crédito de vehículo, es decir, aproximadamente siete de cada diez, según lo informó un análisis de la firma Insolvencia Colombia e IFI Inteligencia Financiera que analizó datos estadísticos de más de 700 clientes propios asesorados en trámites de ley de insolvencia.

Ante esto, expertos recomiendan programar un plan de ahorro, tomarse el tiempo para adquirir el dinero necesario y evitar hacerse con un crédito, si no se tiene la capacidad financiera para asumirlo. El impacto que acarreará en el presupuesto, ya que los gastos mensuales de un vehículo -fuera de la cuota del crédito- pueden oscilar entre los 500.000 pesos y 1.500.000 pesos, dependiendo del tipo de vehículo.

¿Cómo hacer un plan de ahorro?

De acuerdo con Asobancaria, pese a que ahorrar toma más tiempo siempre será más recomendable, ya que es una alternativa segura para tener unas finanzas sanas y poder proyectarse a posibles inversiones. Esta opción no limita la capacidad de gasto, sino que optimiza el uso del dinero.

Al ser una meta que requiere una cantidad de dinero considerable, el ahorro para lograrlo implica un reajuste definitivo en los hábitos de gasto, en el que habrá que tener en cuenta aspectos como suprimir los gastos innecesarios, crear una estrategia y ceñirse a un cronograma con juicio.

El primer paso en esta carrera por cumplir el sueño de tener carro nuevo es escoger el vehículo que desea y establecer las opciones de cuota inicial que da el concesionario, con el fin de tener claro el primer desembolso que se deberá realizar o las diferentes formas de pago que ofrecen. Lo recomendable en este punto es no quedarse con una sola marca o modelo, para poder analizar un rango de precios.

Después de esto, hay que crear un fondo o cuenta en la que se depositará el dinero que se destine para esta meta. Cabe destacar que estos recursos ya tienen una destinación fijada y, por tanto, no se podrán usar para otro fin, respetar la disciplina en este punto será fundamental para lograrlo.

Ahorrar siempre implica reducir gastos, puesto que se trata de usar ese dinero que comúnmente se gasta en cosas innecesarias, para usarlo en la consecución de una meta determinada. Por esto, el siguiente consejo es revisar todas esas fugas de presupuesto que normalmente se tienen, por ejemplo, hobbies, salidas a comer o actividades lúdicas. No se trata de sacarlas del todo, basta con reducirlas para liberar dinero.

“Recuerde que el carro que compre vendrá con un impuesto, y seguramente también tendrá costos iniciales para pagos de seguro, mantenimiento y dinero para gasolina. Tenga en cuenta estos costos adicionales al calcular cuánto necesita ahorrar para esta gran compra”, dice Asobancaria.

Así mismo, es fundamental establecer un presupuesto mensual y así crear un hábito de ahorro. La constancia y disciplina son herramientas claves a la hora de emprender este tipo de tareas. Otra opción puede ser analizar la posibilidad de un segundo empleo (así sea de medio tiempo), con el cual se logren recursos adicionales.

Por último, en caso de ya tener carro, no caiga en la trampa de hacerse a otro y aumentar por ejemplo la carga de impuestos. El consejo en este punto es vender el que ya se tiene y usar los recursos para lograr uno mejor. No hay que olvidar que usar el dinero o las propiedades de forma inteligente, ayudará siempre a incrementar el patrimonio.