cesantías

Qué hacer y qué no para gastar de forma responsable las cesantías

En medio de la pandemia de la covid-19, las cesantías ayudaron a más de 1,5 millones de colombianos.


El próximo 14 de febrero vence el plazo para que las empresas colombianas consignen en los fondos privados las cesantías que les corresponde a sus trabajadores por el tiempo laborado en 2021, y, según el Ministerio de Trabajo, solo pueden ser usadas para educación, compra de vivienda o como un auxilio para el trabajador en caso de quedar sin empleo.

Sin duda, luego de dos años de un periodo de recesión económica debido a la pandemia de la covid-19, recibir este dinero, que corresponde a un mes de salario por cada año laborado o proporcional al tiempo trabajado, representa un respiro en las finanzas de los colombianos. Además, los fondos privados entregan al empleado una rentabilidad anual cercana al 5 %.

“En medio de la pandemia vimos que las cesantías ayudaron a más de 1,5 millones de colombianos, por lo menos en el 2020, haciendo uso de más de 2,6 billones de pesos para afrontar la pérdida de empleo o caída de ingresos; y en el año 2021, se debe resaltar que el sector vivienda, sin lugar a duda, fue uno de los que mayor solicitud de cesantías generó”, aseguró Ana Pardo senior business consultant de DataCrédito Experian.

Teniendo en cuenta que cada febrero, después de la consignación de las cesantías, un porcentaje grande de los empleados las retiran, Ana Pardo dio algunas recomendaciones para utilizar de manera responsable esta entrada económica para aquellas personas que está considerando solicitar sus cesantías.

Si un trabajador gana un millón de pesos mensuales, el aporte anual será de este valor. Pero si el trabajador no retira sus cesantías durante tres años, tendrá acumulado alrededor de 3,2 millones, incluyendo intereses. Si la idea es invertir las cesantías para la compra de vivienda, este valor no será representativo dentro del valor de compra.

Las cesantías pueden ser usadas para educación, compra de vivienda o como un auxilio en caso de desempleo.
Las cesantías pueden ser usadas para educación, compra de vivienda o como un auxilio en caso de desempleo. - Foto:

Por lo tanto, la experta de DataCrédito Experian asegura que la mejor decisión será pedir un crédito de vivienda que, además, ayudará a construir su historial crediticio en las centrales de riesgo y a mejorar su score de crédito. La mejor decisión será dejar el valor acumulado de las cesantías como reserva, porque esta ayudará a pagar las cuotas mensuales del crédito, en caso de pérdida del empleo.

Si un trabajador está acostumbrado a retirar las cesantías todos los años, debe preguntarse si siempre hace buen uso de estos recursos. Es necesario ser consciente del buen destino que se le da a las cesantías y nunca utilizarlas para otras cosas, como por ejemplo, pagar deudas adquiridas a final del año.

También se recomienda que las personas que no tienen derecho a cesantías, crear un fondo de reserva por si pierden el trabajo o no tienen contratos. Es importante destinar un porcentaje de los ingresos mensuales (por ejemplo 8 %) o de los contratos, para alimentar este fondo y sólo disponer de estos recursos en caso de una eventualidad laboral.

La senior business consultant de DataCrédito Experian también recomienda a los empresarios que, para contar con los recursos necesarios para pagar las cesantías de sus empleados, se debe hacer una buena planeación financiera y provisionar mes a mes en la caja el valor total de las cesantías (alrededor del 8 % del valor de la nómina mensual).

1
Un trabajador debería ahorrar un porcentaje de sus ingresos mensuales si no tiene derecho a las cesantías. - Foto: 123RF

“Es usual que un número grande de empresas deba solicitar crédito para el pago de las cesantías, generando un costo financiero. Lo ideal es no generar esa obligación a la entidad; si este año la empresa recurrió al banco para pagar las cesantías, es clave intentar no hacerlo el próximo año, realizando una planeación financiera desde el inicio del periodo”, manifestó Ana Pardo.

Además, recordó que es importante que las empresas capaciten a sus empleados en educación financiera para ayudarles a que dispongan de manera adecuada estos recursos y no los utilicen para otros fines. Así mismo, las sociedades administradoras de pensiones y cesantías (AFP) que manejan los recursos en fondos de inversión, podrían fomentar que sus afiliados mantengan los aportes en el largo plazo y solamente los retiren en caso de quedar cesantes.

Noticias relacionadas