gente

MasterChef Celebrity: Isabella Santiago no pudo esconder su decepción al no ser llamada al atril

La modelo venezolana estaba convencida de que su plato estaría entre los más atractivos para los jueces pero estos no la llamaron.


Un nuevo capítulo de MasterChef Celebrity dejó momentos de tensión entre los participantes y, en esta ocasión, fue la modelo venezolana Isabella Santiago quien se mostró bastante molesta con las decisiones de los jueces.

En esta oportunidad, los participantes tenían un nuevo reto sorpresa y un robot les indicaba a cada uno cuáles eran los ingredientes que debían utilizar para sus preparaciones.

Luego, los jurados les indicaron que solo cinco platos de los nueve en concurso podrían ser elegidos para ser evaluados y esos tendrían un premio que se vería reflejado en tiempo, para el siguiente reto.

Durante todo el capítulo, Isabella aseguró estar convencida de que su plato sería uno de los que los jueces llamarían al atril porque tenía unos ingredientes atractivos.

“A mí me van a llamar así sea por curiosidad”, dijo la participante mientras esperaba el anhelado llamado.

Sin embargo, uno a uno fueron llamando a los elegidos y su nombre todavía no era mencionado.

Corozo fue el primero que pasó al atril con un plato de patilla asada que recibió algunas criticas del jurado. Luego, pasó Carlos Baez con su asado de cordero, y luego Estiwar G que mezcló algunas frutas colombianas para su plato llamado “Las aventuras de la feijoa parte 3″.

Mientras eran llamados, Isabella se veía cada vez más incómoda y criticaba cada uno de los platos de sus contrincantes.

“Visualmente el plato de Estiwar no me gusta”, dijo sobre el plato del creador de contenido.

Acto seguido, los jueces llamaron a Chicho, el cuarto plato de los llamados analfabetas del sabor.

“Miren la torta de Chicho, mal cortada, mal porcionada. Te imaginas donde yo llegue al atril con una torta como esa… me la ponen en la cabeza […]. A mí me la ponen en la cabeza, pero como es Chicho, no pasa nada”, dijo Isabella al respecto.

Finalmente, los jurados decidieron llamar a Tatán Mejía al atril, lo que la dejó bastante desilusionada pues estaba convencida de que sería el quinto en ser elegido. “Yo sé que me van a llamar porque entre todos los sobres [de ingredientes] es el que tiene más complicación”, dijo previamente.

Finalmente, Estiwar G se llevó 30 minutos de premio; seguido por Corozo, con 25; Tatán, con 20; Chicho, con 15, y Báez, con 10.

La modelo no pudo ocultar la molestia y, a pesar de la alegría de los concursantes, se mantuvo seria e incómoda.

Vale la pena recordar que, hace unos capítulos, la modelo tuvo un choque con Manuela González.

Todo comenzó cuando Isabella Santiago se enojó tras una confusión que hubo cuando los jueces pidieron a los concursantes presentar el plato que habían preparado para el desafío.

Al parecer, cuando ambas concursantes estaban haciendo la fila para pasar a las críticas de los jurados, a Santiago se le olvidó algún elemento y tuvo que volver corriendo a su puesto, pero mientras estuvo allá, la fila avanzó y Manuela González pasó antes que ella.

Al final, este pequeño inconveniente hizo que Santiago resultara perdiendo su oportunidad de pasar a la siguiente ronda sin llevarse puesto el delantal negro, hecho que elevó aún más la ira de la venezolana.

Cuando uno se lucha las vainas es muy gratificante ganar”, fueron las palabras de Manuela González justo luego de que los jueces la nombraran como la ganadora del reto. A pesar de esto, Santiago no se quedó callada y dejando entrever su enojo, infirió que la bogotana había sido deshonesta.

Si uno es honesto cumpliría con la vuelta. Yo me paré ahí con mi plato y fue solo un segundo, pero no pasa nada”, afirmó Santiago, palabras que hicieron que Nicolás de Zubiría reafirmara los hechos para la venezolana y no culpara a González.

“Vamos a aclarar las cosas para dejarlas en su lugar y como son. Un segundo, por favor. No dependía de Manuela, sino de las reglas del juego”, comenzó el cartagenero, y recalcó que ella no estaba en la fila cuando le tocó el turno, por lo que no se le podía juzgar hasta que llegara.

Tras las palabras del juez, Santiago no se quedó callada y afirmó que ella no hubiera pasado, si hubiera sido al contrario. En ese momento Manuela González decidió que era su turno de intervenir en la pelea y recalcó que no había hecho nada de mala intención.

Isa, yo ni siquiera había visto que tú habías venido a dejar algo. Yo hice lo que ellos dijeron que tocaba hacer y era pararse a hacer fila”, insistió la bogotana defendiendo su postura.