grupo río bogotá

Las nuevas aves que el cambio climático trajo a los humedales de Bogotá

Entre 2015 y 2020, en los humedales capitalinos han aparecido 17 especies de aves que no hacían parte de los anteriores censos. Algunas provienen de tierras más bajas . Otras son introducidas por el hombre.


En las más de 726 hectáreas de humedales que han sobrevivido a la mole de cemento en Bogotá, distribuidas en nueve localidades y agrupadas en 15 parques distritales, hay registros de 207 especies de aves, algunas propias de estos ecosistemas, otras migratorias y unas de climas cálidos.

Según este censo de los alados, elaborado por la Fundación Humedales Bogotá, el humedal con mayor cantidad de aves es Córdoba, ubicado en la localidad de Suba, con 154 registros. Le siguen La Conejera, Jaboque, Salitre y Juan Amarillo. El que menos registra aves es La Isla, ubicado en Bosa.

Le puede interesar: ¿Cuántas aves habitan en los humedales de Bogotá?

En la investigación sobre las aves de los humedales, que abarcó una revisión de los registros presentados entre 2015 y 2020 y de censos antiguos de la Asociación Bogotana de Ornitología (ABO), la fundación se percató de la presencia de 17 especies de aves que nunca habían aparecido en estos ecosistemas que funcionan como esponjas hídricas.

Los humedales bogotanos cuentan con más de 200 especies de aves. Foto: Fundación Humedales Bogotá.

Algunas de estas aves provienen de tierras más bajas, lo que puede estar asociado a una consecuencia del cambio climático. Otras, por su parte, son aves introducidas o que escaparon de sus captores. Los animales lamentablemente son capturados y comercializados para tenerlos en jaulas, y que por diferentes circunstancias terminan llegando a los humedales de la ciudad”, dijo Jorge Emmanuel Escobar, director de la organización ambiental.

Le puede interesar: ¿El venado de cola blanca está en peligro de extinción?

La Fundación Humedales Bogotá revela el listado de las 17 aves que ahora hacen presencia en alguno de los 15 humedales capitalinos: Juan Amarillo, Jaboque, Torca-Guaymaral, La Conejera, Córdoba, El Tunjo, Tibanica, Capellanía, El Burro, Meandro del Say, Techo, Santa María del Lago, La Vaca, La Isla y Salitre.

1. Semillero intermedio o espiguero gris 

Esta ave de la especie Sporophila intermedia fue observada el 11 de febrero de este año por Luis Mosquera, profesional de monitoreo de Aguas de Bogotá en el humedal El Burro, ubicado en la localidad de Kennedy. “Es el primer registro de esta especie para este y todos los humedales de Bogotá”, informa Escobar.

Este semillero es una especie de ave paseriforme de la familia Thraupidae, propia del norte de Sudamérica. Normalmente habita por debajo de los 2.300 metros sobre el nivel del mar. “El reporte en el humedal El Burro se suma a uno del 30 de septiembre de 2011 en el Jardín Botánico de Bogotá”.

Espiguero gris registrado en humedal El Burro, en Kennedy. Foto: Luis Mosquera.

2. Garza silbadora 

Ave de la especie Syrigma sibilatrix reportada por la Secretaría Distrital de Ambiente (SDA) en el humedal Jaboque, en Engativá, en julio del 2018. Un año después, apareció cerca de los hangares del aeropuerto El Dorado. “Es el primer registro de la especie en todos los humedales de la ciudad”, indica Escobar.

Le puede interesar: ESPECIAL: Córdoba, el humedal que la comunidad salvó del cemento

Según el experto, es una especie que normalmente se distribuye hasta 500 metros sobre el nivel del mar, desde el oriente de los Andes hasta el sur en el río Guaviare y el noroccidente del Vichada. “Sin embargo, en la última década ha tenido algunos registros sobre los 2.300 metros de altura”.

Garza silvadora en el humedal Jaboque, en Engativá. Foto: Greg Lasley.

3. Ibis escarlata 

Eudocimus ruber es un ave que no se registraba en Bogotá, pero desde 2019 ha aparecido en el humedal Tibabuyes o Juan Amarillo. El registro más reciente fue en el lago del Club Choquenzá, muy cerca del humedal Córdoba en Suba.

“Es un ave del Caribe y la Oronoquia que no hacía presencia en los humedales de Bogotá. En todos los censos y monitoreos de los últimos 30 años por parte de la ABO y grupos de pajareros, no apareció. En la plataforma Naturalista hay cuatro registros del ibis escarlata y se tienen reportes del personal de la Secretaría de Ambiente y Aguas de Bogotá”, indica Escobar.

El ibis escarlata es una ave nativa del Caribe y los Llanos Orientales. Ha sido registrada en el humedal Juan Amarillo. Foto: Patricia González.

4. Guala sabanera 

Cathartes burrovianus es un ave carroñera poco común en Bogotá. La guala sabanera fue observada por Camilo Castañeda, voluntario de la Fundación Humedales Bogotá, el 4 de julio de 2020 en el humedal Meandro del Say, en la localidad de Fontibón.

Le puede interesar: Un costeño que trabaja por salvar los humedales del río Bogotá

“Es el primer registro de la especie para todos los humedales de Bogotá. Mide 64 centímetros de largo y pesa un kilogramo. Es un ave grande con una envergadura de 150 a 165 centímetros. El plumaje del cuerpo es negro, mientras que la cabeza, sin plumas, es naranja pálido con áreas de color rojo o azul”, anota Escobar.

La guala sabanera apareció en el humedal Meandro del Say. Foto: Camilo Castañeda.

5. Morito común 

Plegadis falcinellus es una de las aves registradas más recientemente. Giovanny Algecira y Hernán Darío García la fotografiaron el 12 de julio de este año en el humedal Jaboque. Julián Manrique y Chris Bell la habían registrado el 18 de octubre de 2019 en el humedal Juan Amarillo.

Escobar indica que es un ave que puede ser confundida con el coquito (Phimosus infuscatus), pero se diferencia por su plumaje de colores café rojizo y verde.

Esta ave es confundida con el coquito. Foto: Giovanny Algecira.

6. Metalura colirroja 

Metallura tyrianthina se ha registrado en Bogotá en los cerros orientales. Sin embargo, en los últimos cuatro años fue reportado en dos humedales de la capital: en Córdoba por Neil Davidson en enero de 2016 y la Secretaría de Ambiente en enero de 2019 en Torca-Guaymaral, en el norte de la ciudad.

Le puede interesar: La mamá del humedal Tibanica, el portal de los altares de los muiscas

Estos son los primeros registros para ambos humedales de esta especie. Es un ave de la familia Trochilidae que se alimenta del néctar de flores y tiene un comportamiento altamente territorial”, manifiesta Escobar.

Metalura colirroja hace presencia en los humedales de Córdoba y Torca-Guaymaral. Foto: Diego Emerson Torres.

7. Martín pescador

En 2011, esta ave de la especie Megaceryle torquata fue registrada en el humedal El Salitre por Pablo Casallas, Daniel Bernal y Jorge Escobar, miembros de la Fundación Humedales Bogotá.

“Este fue el primer registro fotográfico de la especie en los humedales de Bogotá. Posteriormente, en 2014, Pedro Camargo y Laura Echeverri reportaron al martín gigante en el humedal Córdoba”, dice Escobar.

Recientemenete, Maximiliano Moreno de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, lo registró en el humedal Juan Amarillo. “El martín pescador también se registró en 2015 en el Jardín Botánico de Bogotá”, complementa el experto.

Los humedales El Salitre y Córdoba cuentan con registros del martín pescador. Foto: Daniel Bernal. 

8. Turpial lagunero  

Esta ave cuenta con 13 reportes en la plataforma Naturalista para los humedales Juan Amarillo, Capellanía, La Vaca y El Tunjo, entre los años 2014 y 2020.

Le puede interesar: Siguen las denuncias por obras en tres humedales de Bogotá

Escobar lo fotografió en los humedales Juan Amarillo, junio de 2014, y El Tunjo, en julio de 2015. “A pesar de estos registros previos en los humedales de Bogotá, en la publicación de la ABO Aves de los humedales de Bogotá, no fue incluida en los resultados”.

Gymnomystax mexicanus mide alrededor de 30 centímetros y es otra de las aves que habitan normalmente en tierras más bajas, pero hoy son residentes en los humedales y diferentes ecosistemas de la capital colombiana.

El turpial lagunero es un ave nativa de las tierras cálidas. Foto: Jorge Emmanuel Escobar.

9. Guaraguaco o carancho norteño

Caracara cheriway es una especie de ave sin registros previos en los humedales de Bogotá. En 2020 apareció en el humedal Meandro del Say, con reportes de Camilo Castañeda el 18 de julio, Jerson Cardenas el 25 de junio y José David Galeano el 6 de julio.

El carancho norteño, otro de los nombres por el que es conocido, es una especie de ave de presa que pertenece a la familia Falconidae”, anotó el director de la Fundación Humedales Bogotá.

El guaraguaco es residente del humedal Meandro del Say. Foto: Foto: Jerson Cardenas.

10. Verderón montañero 

Vireo leucophrys fue reportado por Julián Mondragón y otros cinco pajareros en el humedal El Salitre en octubre de 2018. 

Le puede interesar: La pequeña araña que sorprende a sus presas con saltos en los humedales

“También fue reportado por José Joaquín Prada en el humedal Córdoba en dos ocasiones: diciembre de 2017 y enero 2020. Entre los vireos es el único con la coronilla café y en su estado de conservación tiene una preocupación menor”, dice Escobar.

El veredón habita en Córdoba y El Salitre. Foto: Jerry Oldenette.

11. Arañero cetrino 

Myiothlypis luteoviridis fue visto en el humedal Córdoba por Edwin Pérez en octubre del año 2018. También fue reportado por la SDA en el humedal Jaboque en mayo de 2019 y Carlos Reyez Munévar en el humedal Capellanía, en la localidad de Fontibón.

“Es una especie de ave de la familia Parulidae, nativa de Bolivia, Colombia, Ecuador, el Perú y Venezuela.? El término citrina se refiere a su coloración amarilla”, expresó Escobar.

Córdoba, Jaboque y Capellanía cuentan con esta especie de ave. Foto: Francesco Veronesi.

12. Gorrión montés cabeciblanco

Atlapetes cabeciblanco fue registrado en el humedal El Burro por Cristian Tambo en octubre de 2018. Es una especie que en Bogotá se registra normalmente en los cerros orientales y en el Jardín Botánico.

“Esta es la primera vez que se registra en alguno de los 15 humedales de Bogotá, en este caso en la localidad de Kennedy. Es un ave paseriforme de la familia Emberizidae, con un estado de preocupación menor”, resalta Escobar.

Este gorrión es normal verlo en los cerros orientales, pero no en los humedales. Foto: Cristian Tambo.

13. Guácharo 

Steatornis caripensis fue observado este año por Jersón Cárdenas, del grupo de monitoreo de la Secretaría de Ambiente, en el tercio medio del humedal Jaboque.

Esta ave migratoria pasa por Bogotá posiblemente para descansar durante su proceso de migración. Recientemente fue registrado por Juan Pablo Robayo en la localidad de Suba, según nos informó Sergio Chaparro, biólogo de la Universidad de Antioquia”.

El guácharo es un ave migratoria con presencia en Jaboque. Foto: Jersón Cárdenas.

14. Cardenal enmascarado 

Hay varios reportes de Paroaria nigrogenis en el humedal Córdoba, aves que posiblemente escaparon del cautiverio. Laura Pirateque lo observó en enero del 2020 y Julián Mondragón en noviembre de 2019. 

“Yo registré una parejita en el extremo occidental del Club Choquenzá. Esta especie de ave se encuentra en el oriente de Colombia, norte de Venezuela, Trinidad y Brasil en la parte alta del río Negro. En el territorio nacional se encuentra en el sur del departamento de Arauca, norte del Meta y oriente de Vichada, por debajo de 500 metros sobre el nivel del mar”, menciona Escobar.

Este cardenal no es nativo de Bogotá. Lo más problable es que escapó del cautiverio. Foto: Laura Pirateque.

15. Capuchino tricolor 

Ave de la especie Lonchura malacca que fue registrada en junio de 2019 en el humedal El Burro, probablemente introducida o escapó de sus captores. Un capuchino muerto fue identificado en el humedal Capellanía por la Fundación Dodo Colombia.

El capuchino tricolor es nativo de Asia pero se ha esparcido en América, luego de muchos fueron traídos como mascotas y escaparon del cautiverio”, denuncia Escobar.

El capuchino tricolor es nativo de Asia. Pero es traficado hacia América y por eso aparece en los humedales. Foto: @Viviangel.

16. Inseparable de Namibia  

Agapornis roseicollis fue registrado en el humedal Juan Amarillo, una pareja introducida o escapada del cativerio fotografiada por Omar Javier López Gómez en marzo de 2018.

“El inseparable de Namibia es un ave psitaciforme de la familia Psittaculidae. Es nativo de las regiones áridas del suroeste de África, como el desierto del Namib. Son animales muy sociables que frecuentemente se congregan en pequeños grupos en su medio natural”, dice Escobar.

Estas aves son nativas de África. Foto: Omar Javier López Gómez.

17. Gansos egipcios 

Alopochen aegyptiaca es una especie introducida y posiblemente muy invasora. Estas aves fueron traídas a fincas aledañas del humedal Gualí y ahora hacen presencia en los humedales La Florida, Jaboque y Juan Amarillo.

La Secretaría de Ambiente reportó el avistamiento en junio del 2020, dos parejas que intentaron capturarlas para llevarlas a un zoológico, ya que no hacen parte del ecosistema. El caso más reciente fue el 28 de julio de 2020 en el sector de Berlín, en Suba”, puntualiza Escobar.

Estos gansos son introducidos. Hacen presencia en humedales como Juan Amarillo y Jaboque. Foto: SDA.

* Este es un contenido periodístico de la Alianza Grupo Río Bogotá: un proyecto social y ambiental de la Fundación Coca-Cola, el Banco de Bogotá del Grupo Aval, el consorcio PTAR Salitre y la Fundación SEMANA para posicionar en la agenda nacional la importancia y potencial de la cuenca del río Bogotá y  sensibilizar a los ciudadanos en torno a la recuperación y cuidado del río más importante de la sabana.