mundo

Abortos pueden reanudarse en algunas clínicas de Texas, Estados Unidos

Un tribunal estatal de Texas emitió una orden de restricción temporal contra ciertos funcionarios locales y estatales que les impide hacer cumplir la prohibición del aborto.


Durante los últimos días la noticia que más está resonando en el mundo entero es sobre el aborto en Estados Unidos. El giro que había dado hacia la derecha la Corte Suprema de dicho país desembocó en la primera decisión trascendental: el organismo puso fin el pasado viernes a una sentencia que durante casi medio siglo garantizó el derecho de las mujeres estadounidenses al aborto.

Esta no convierte en ilegales las interrupciones del embarazo, sino que hace retroceder a Estados Unidos a la situación vigente antes de la sentencia Roe vs. Wade de 1973, cuando cada estado era libre de autorizarlas o no.

En un país muy dividido es probable que la mitad de los estados, especialmente en el sur y el centro, más conservadores y religiosos, podrían prohibirlas en un corto plazo.

Sin embargo, recientemente, un tribunal estatal de Texas emitió una orden de restricción temporal contra ciertos funcionarios locales y estatales que les impide hacer cumplir una prohibición del aborto de casi un siglo de antigüedad en el estado.

Ahora bien, esta orden será por un período corto de tiempo, lo que permitirá que algunas clínicas de Texas reanuden el procedimiento hasta alrededor de las seis semanas de embarazo.

En imágenes : Protestas por el derecho al aborto en EE. UU
Esta orden permitirá que algunas clínicas de Texas reanuden el procedimiento hasta alrededor de las seis semanas de embarazo. Foto REUTERS/Caitlin Ochs - Foto: REUTERS

La orden de restricción temporal de este martes durará hasta el 12 de julio, según la Oficina del Fiscal del Condado de Harris. No obstante, el tribunal ha fijado una audiencia para ese día.

Los proveedores presentaron la demanda el lunes contra la cantidad de fiscales de distrito locales cuyas jurisdicciones cubren las ubicaciones de algunas de sus clínicas, así como, contra algunos funcionarios estatales, incluido el fiscal general Ken Paxton, que pueden desempeñar un papel en la aplicación de la prohibición.

Esta decisión permitirá que los servicios de aborto se reanuden en muchas clínicas en todo el estado, conectando a los texanos con la atención médica esencial que necesitan. Cada hora que el aborto es accesible en Texas es una victoria”, indicó en un comunicado Marc Hearron, abogado principal del Centro de Derechos Reproductivos, que está involucrado en el caso.

Cabe recordar que anteriormente, Paxton emitió un aviso después del fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos diciéndoles a los fiscales locales que podían iniciar acciones judiciales bajo la ley anterior a Roe.

Aumenta el aborto en Estados Unidos

La impactante decisión de que el aborto ya no es un derecho en Estados Unidos, coincide con la publicación de que la tasa de abortos sube estrepitosamente en ese país. Después de 30 años de continuo descenso, el número aumentó 8 % entre 2017 y 2020, según un informe publicado por el Instituto Guttmacher. La baja se da en un contexto en el que el derecho al aborto parece estar más amenazado que nunca.

El Instituto Guttmacher, que aboga por el acceso a la anticoncepción y el aborto en todo el mundo, ha notado un aumento en los abortos en el país, cuyas razones parecen difíciles de explicar en este momento.

En 2020 se realizaron más de 930.000 abortos en Estados Unidos -14,4 cada mil mujeres en edad fértil-, mientras que en 2017 se habían practicado 860.000 -3,5 interrupciones cada mil mujeres en edad fértil-, según el informe.

Si bien el incremento se da en todas las regiones del país, hay variaciones entre los estados e incluso dentro de ellos. Las razones de estas diferencias podrían explicarse por el impulso de reformas locales como la apertura de nuevas clínicas en algunos estados o la cobertura del costo de los abortos de parte de los estados, pero la tendencia sigue siendo más difícil de aclarar, según el documento.

Desde hace treinta años, el número de abortos practicados cada año en Estados Unidos se ha reducido drásticamente -superaba los 1,5 millones hasta principios de la década de 1990- gracias a los avances en el acceso a la anticoncepción.

Cada tres años, el Instituto Guttmacher realiza encuestas en todas las clínicas que realizan abortos en Estados Unidos y con los datos obtenidos elabora bases de datos confiables que, sin embargo, excluyen las interrupciones autogestionadas.

Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) registraron 630.000 abortos en 2019, pero el organismo estatal carece de los datos relativos a estados densamente poblados, como California (oeste).