Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 2/7/2020 10:25:00 AM

Chefs, deportistas y niños chinos: las víctimas de la xenofobia por coronavirus

La alerta mundial por el virus ha desatado una serie de actos discriminatorios contra la población asiática que vive en Francia, España y otros países. Aquí, algunos testimonios del drama que padecen.

Chefs, deportistas y niños chinos: las víctimas de la xenofobia por coronavirus Activistas, actores y periodistas chinos se han solidarizado a nivel mundial para apoyar la campaña contra la xenofobia y en racismo.

"Guarden su mierda en China, por favor", "¿viene con o sin virus?" ,"¿podrías marcharte?", son algunas de las frases que cientos de ciudadanos chinos han tenido que escuchar desde que el coronavirus se volvió una emergencia mundial, debido a su rápida expansión. Aunque contener el virus sigue siendo la principal preocupación de las autoridades -en los 28 países donde se han reportado casos- existe otro brote que parece más difícil de frenar: la xenofobia y la discriminación.

"Para el virus de estupidez o la discriminación, la mejor vacuna: Educación"

El 26 de enero, el diario francés ‘Le Courier Picard‘ publicó en su página principal el titular "Alerta amarilla" y debajo una fotografía de una mujer asiática con tapabocas. Aun cuando los actos denigrantes y discriminatorios comenzaron antes de esta publicación, el haber usado el calificativo "amarillo" como estereotipo para la comunidad china desató indignación y, a su vez, un rechazo mayor de parte de algunos franceses hacia esta población.

Xi trabaja para el restaurante Mr. Zhao en París y el lunes, 5 de febrero, se cansó de los comentarios "abusivos y duros" que escribieron algunos clientes contra ella y su equipo de cocina por la única razón de ser chinos. En la página de Facebook del establecimiento, Xi publicó esta fotografía que da cuenta de los mensajes groseros y subidos de tono que recibieron en el sitio web.


"Ya no he comido chino desde que comen perros. Comer francés y saludable cambiará", escribió uno de los usuarios. Otros pusieron emoticones de vómito y de risas alocadas para referirse a los platos que promocionaba el restaurante. Y hubo alguien que le preguntó a Xi lo siguiente, desatando su molestia: "¿Tienes un menú ‘corona‘, que también odie, para llegar a Wuhan y tomar un buen baño de la multitud?".

Al ver que los usuarios seguían cuestionando la comida de su restaurante y hacían insinuaciones relacionadas al coronavirus, la mujer tomó la decisión de responder en un post las principales críticas que encontró en los comentarios.

1. ¿Voy a estar contaminado con coronavirus?

Xi escribió que "entendía la preocupación" de los franceses por la enfermedad, pero también aclaró que muchos chinos migraron a Francia desde hace décadas y aunque conservan los rasgos característicos de la población asíatica, son ciudadanos como cualquiera de ellos que merecen el mismo respeto. "El virus no existe en el producto hecho en China, ni en la alimentación", señaló.

Además, recalcó que el Gobierno chino ha tomado todas las precauciones para controlar el virus, pero si eso no es suficiente, Xi invitó a "confiar en el gobierno francés" y en su sistema médico. "Hasta antes de enviar este mensaje, hay 493 personas que murieron en esta calamidad, no son las cifras, sino las vidas reales. No es divertido hacer cualquier broma con esta calamidad", dijo.

2. ¿Los chinos comen al perro?

La mujer respondió "que existe, pero muy poco" y que no es para todos. Desmintió que en China o en su restaurante se sacrifiquen perros de compañía o mascotas. Y contó que en los lugares donde se tiene esa costumbre se crían a los animales en lugares específicos para el consumo: "Son como los pollos o los cerditos. Cada país tiene gustos raros, pero no los juzgan", escribió.

"Para las personas que ya están contaminadas por el virus de estupidez o la discriminación, la mejor vacuna: Educación".

3. ¿Los restaurantes chinos están sucios, demasiado aceite?

"Usted puede encontrar la información de higiene del restaurante en el internet", dijo Xi. Además, agregó que al llegar a su restaurante los clientes encontraran diferentes platillos que no requieren aceite; pueden ser al vapor o salteados. Y les recordó a los escépticos que cocinas con productos locales, así que no corren ningún riesgo.

Y por último, terminó su mensaje con la siguiente frase: "Para las personas que ya están contaminadas por el virus de estupidez o la discriminación, la mejor vacuna: Educación".

 

Luego de la publicación, Xi mostró los pantallazos de los mensajes de apoyo que recibió en sus redes sociales. "No es un racismo simple al chino, sino a toda la comunidad asiática. Nuestra responsabilidad es luchar contra eso", escribió.

#NoSoyUnVirus

En España, la comunidad china acogió el hashtag #JeNeSuisPasUnVirus (creado en por la Asociación de Jóvenes Chinos en Francia) y lo tradujo al castellano para combatir, de igual forma, la xenofobia y el racismo que ha surgido en el país. Este jueves, 5 de febrero, varias personas se dieron cita en la Plaza de Callao, en Madrid, para protestar con tapabocas y carteles en contra de la discriminación que les han hecho por su nacionalidad.

Muchos de ellos eran hijos de padres chinos y españoles que se unieron para crear conciencia sobre el daño que está causando la desinformación frente al coronavirus, pero también hubo asistentes negros y latinos que padecen segregación racial. Simbo Zhang, modelo y actor chino, residente en España, fue uno de los voceros de esta manifestación y al ser entrevistado por los medios locales explicó que "el racismo es algo globalizado que hay que aprender a combatir" desde casa y en las calles.

Uno de los carteles que más llamó la atención de los transeuntes decía "Bullying a los niños chinos residentes en España, llamados virus". El hombre que lo sostenía pedía que esta práctica se detuviera en los colegios de Madrid donde algunos niños no quieren asistir al colegio por temor a ser señalados.

Foto: La periodista Susan Ye publicó estas fotografías en su cuenta de Twitter sobre la manifestación en Madrid.

Este es otro relato de una joven que contó la experiencia incómoda que vivió al entrar a una tienda en Valladolid. A la adolescente de 16 años le pidieron que abandonara el lugar para que no contagiara a nadie, cuando ni siquiera tenía signos visibles de alguna enfermedad como la gripa.

No hubo fair play

En Italia, un joven futbolista de 13 años salió llorando al minuto 80 del partido porque no soportó más los insultos. El pequeño es italochino y juega para el equipo Cesano Boscone. "No se lastimó, no fue sustituido. Fue insultado, humillado sólo porque es chino", escribió el club en su página de Facebook. El equipo relató que los contrincantes fueron tan groseros con su jugador N°9 que él no tuvo más opción que abandonar la cancha.

"Lo peor llegó después, cuando el árbitro no tomó ningún tipo de medida y el entrenador del equipo Ausonia, ni siquiera los directivos, llamaron a su jugador. Todo pasa desapercibido, entre la indiferencia general", dice la publicación. Luego de esto, las directivas del club Ausonia pidieron perdón en nombre de sus jugadores, pero se conocieron más casos de discrimación en Italia a raíz de este caso.

EDICIÓN 1979

PORTADA

SOS a la economía

La crisis del coronavirus tiene a la economía colombiana en emergencia. Se requiere pensar en fórmulas rápidas y drásticas para evitar un colapso. ¿Cuáles son las opciones?

05

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1979

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.