Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Felipe VI
El rey Carlos Gustaf XVI de Suecia, al frente a la derecha, y la reina Silvia, caminan con la reina Margarita II de Dinamarca, el rey Felipe VI y la reina Letizia de España y el rey Felipe y la reina Matilde de Bélgica mientras se saca el ataúd de la reina Isabel II de la Abadía de Westminster durante su funeral. (AP Photo/Frank Augstein, Pool) - Foto: AP

mundo

Funeral de Isabel II: el inédito acercamiento público entre el rey Felipe VI y Juan Carlos I

Juan Carlos, que abdicó en 2014 en favor de su hijo, fue invitado por el Gobierno británico, y el Gobierno español insistió en que el representante de España en los funerales era el rey Felipe VI.

Felipe VI de España, Juan Carlos I y sus esposas compartieron este lunes bancos durante el funeral de Isabel II, una imagen inédita desde hace más de dos años, cuando el monarca emérito se exilió a Abu Dabi en medio de investigaciones sobre su fortuna.

En el sector de la abadía de Westminster reservado a familias reales durante el funeral de Estado, cerca del féretro de la monarca, estaban, por este orden, de derecha a izquierda, Felipe VI, la reina Letizia, y los eméritos Juan Carlos y Sofía.

Felipe VI vestía su uniforme militar de gala, Juan Carlos llevaba traje negro, camisa blanca y una corbata también negra, mientras que sus esposas iban completamente de negro, con sombrero y, en el caso de Sofía, velo.

Tras ellos, en tercera fila, los monarcas belgas, Felipe y Matilde, contemplaban las exequias, junto al gran duque de Luxemburgo, Enrique, y su esposa María Teresa, nacida en Cuba.

Y, en primera fila, los reyes holandeses, Guillermo Alejandro y su esposa Máxima Zorreguieta (nacida en Argentina), los de Suecia, Carlos XVI y Silvia, seguían el servicio, junto a Margarita II de Dinamarca, a quien la muerte de Isabel II convierte, a sus 82 años y medio siglo de reinado, como la monarca europea con más tiempo en el trono.

La imagen de los cuatro monarcas españoles juntos no se veía desde enero de 2020, en los funerales de una hermana de Juan Carlos y tía del rey.

Unos meses más tarde, el exjefe de Estado se exilió voluntariamente en Emiratos Árabes Unidos a mediados de 2020, acechado por sospechas de corrupción por el opaco origen de su fortuna, dando lugar a un distanciamiento público muy manifiesto con su hijo.

Desde entonces, regresó a España sólo una vez, en mayo de 2022, para participar en una regata y ver a su familia, un encuentro del que no trascendieron imágenes, pero que reavivó la polémica sobre su figura.

Las dos parejas llegaron por separado a la abadía de Westminster, como ocurrió la víspera en la recepción ofrecida por el nuevo rey británico Carlos III. En ambos casos, Juan Carlos, de 84 años, que ha sido operado en los últimos años de rodilla y cadera, se movía con dificultad.

También se alojaron separadamente durante los dos días de estancia en Londres.

“Papeles definidos”, según el Gobierno

Juan Carlos, que abdicó en 2014 en favor de su hijo, fue invitado por el Gobierno británico, y el Gobierno español insistió en que el representante de España en los funerales era Felipe VI.

El jefe del Estado está claro que es el rey Felipe VI, es al que yo acompaño en los funerales de la reina Isabel II (...). El rey emérito se encuentra en Londres respondiendo a una invitación a título personal, por lo tanto, yo creo que los papeles están claramente definidos”, explicó este mismo lunes por la mañana en Londres el ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel Albares.

La justicia de Suiza no permitió establecer de manera suficiente un vínculo entre el monto recibido de Arabia Saudita y la conclusión de contratos sobre la construcción de un tren de alta velocidad
Juan Carlos, que abdicó en 2014 en favor de su hijo, fue invitado por el gobierno británico, y el gobierno español insistió en que el representante de España en los funerales era Felipe VI. - Foto: Getty Images / Daniel Pérez

En el plano judicial, la única causa abierta que tiene Juan Carlos es precisamente en Gran Bretaña: una demanda por acoso presentada por su examante Corinna zu Sayn-Wittgenstein, una empresaria danesa de 58 años.

En cambio, en España, las tres investigaciones sobre sus finanzas se archivaron, en parte por la inmunidad con la que contó mientras fue jefe de Estado.

Juan Carlos I e Isabel II eran primos lejanos (la reina Victoria era tatarabuela de ambos), y Felipe VI trataba de “tía Lilibeth” a la monarca cuyos funerales reúnen en Londres a decenas de dignatarios mundiales.

Los lazos de ambas familias son dobles, porque Sofía procede de la familia real griega, como el difunto Felipe de Edimburgo, marido de Isabel II.

*Con información de AFP.