españa

Nueva boca de erupción en el volcán de La Palma amenaza otras zonas de la isla

El volcán ha emitido 80 millones de metros cúbicos de lava en Canarias.


La emergencia por la erupción del volcán Cumbre Vieja de La Palma mantiene en vilo a los habitantes y al gobierno de la isla Canaria, en España. La madrugada de este viernes se registró una nueva boca de erupción, situada a unos 450 metros al norte del cráter, y amenaza con poner en riesgo otras zonas que ya estaban a salvo, debido a que la lava que emite es muy líquida y ha ganado terreno en dirección oeste.

Científicos declararon a medios españoles que la colada es más fluida y que está saliendo a una temperatura más alta que los primeros días, cuando inicialmente se había advertido que estaba a más de 1.000 grados centígrados.

El presidente del gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, declaró en rueda de prensa que el volcán ha emitido 80 millones de metros cúbicos de lava. El diario El País indicó que se trata aproximadamente del equivalente a más de 23 millones de piscinas olímpicas y del doble que el de la erupción del Teneguía, en el año 1971, en la mitad del tiempo.

Según la última actualización del sistema de satélites europeo de monitorización terrestre Copernicus, la lava ya le ha ganado 19 hectáreas al mar. En su desbordamiento hasta el océano, el magma ha arrasado más de 1.000 edificaciones.

La erupción de este viernes originó una boca y dos coladas que avanzan rápidamente hacia Los Llanos de Aridane, el municipio más poblado de la isla. Por este motivo, más de 20.000 personas fueron evacuadas de esta zona.

El diario El País aseguró que, en vista de la emergencia, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, volverá a viajar a isla este domingo.

El director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, dijo en una entrevista con Radiotelevisión Canaria que se está organizando un dispositivo que les permita a los vecinos de El Paso y Los Llanos de Aridane acceder a sus viviendas para recoger sus pertenencias a lo largo de la noche del viernes.

A pesar de las imágenes que se muestran del volcán en los medios de comunicación españoles y en las redes sociales, Morcuende envió “un mensaje de tranquilidad” a los habitantes de Canarias. Sin embargo, reconoció que les preocupa “enormemente” la colada que apareció el pasado jueves por la noche.

En detalle, el funcionario explicó que el volcán “está haciendo de las suyas, es muy cambiante y lo tenemos vigilado por si es necesario tomar otras medidas para proteger a los vecinos”. Dijo que si tuvieran un problema de calidad del aire lo comunicarían. Para tranquilidad de los habitantes precisó que los resultados que tienen actualmente no son preocupantes.

Por su parte, la portavoz del Comité Científico del Pevolca, María José Blanco, precisó que se observan tres centros de emisión activos en el interior del cráter principal y dos situados en el sector noroeste del lateral del cono.

“El volcán ha continuado su proceso eruptivo mostrando episodios de incremento y disminución de actividad, y manteniendo una colada principal activa por la que sigue fluyendo magma, hasta desembocar en el mar en el área costera de Tazacorte”, se apuntó en el último

Un informe del Departamento de Seguridad Nacional (DSN), emitido a primera hora de la mañana de este viernes, detalla que el volcán ha continuado su proceso eruptivo “mostrando episodios de incremento y disminución de actividad, y manteniendo una colada principal activa por la que sigue fluyendo magma, hasta desembocar en el mar en el área costera de Tazacorte.

El Diario, otro medio digital de Canarias, informó que la aparición de las nuevas bocas coincidía con el registro, por parte del Instituto Geográfico Nacional (IGN), de un terremoto de magnitud 3,5 a 13 kilómetros de profundidad en Mazo. El temblor fue localizado en torno a las 20:30 horas (hora canaria). En principio, antes de ser revisado, se catalogó provisionalmente de magnitud 4. A las 18:50 horas, se registró otro, en Fuencaliente, de magnitud 3,4 a 13 kilómetros de profundidad.

La actividad sísmica no ha cesado en las primeras horas de este viernes, llegándose a apuntar seis temblores de una magnitud máxima de 2,6, en tan solo dos horas, entre las zonas Mazo y Fuencaliente, de la isla Canaria, de acuerdo con el reporte de medios españoles.