Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 9/14/2019 2:30:00 AM

El hombre del milagro

El presidente Sergio Mattarella logró desenredar el ovillo de la política italiana cuando parecía imposible detener a los nostálgicos del fascismo. ¿Quién es él?

Política italiana: ¿Cómo el presidente Sergio Mattarella construyó un gobierno en 20 días? Mattarella ocupa el cargo de presidente, una posición simbólica en el sistema parlamentarista. Pero como demostró la semana pasada, puede ejercer un papel crucial.
Escucha este artículo
ES EN

*El audio de este artículo está hecho con inteligencia artificial.

Hace unas semanas, Italia tenía un futuro político borroso. El triunfo de la ultraderecha parecía inevitable, ante el estallido de una crisis institucional sin precedentes. Era casi un hecho que el nuevo primer ministro sería el mediático Matteo Salvini, a quien sus contradictores apodaron“pequeño Mussolini” por sus similitudes ideológicas con el líder del fascismo. Pero el presidente de la república, Sergio Mattarella, logró lo imposible. Construyó un nuevo gobierno en 20 días, con el recién dimitido Giuseppe Conte al frente y una agenda opuesta a la de Salvini. Así, no solamente frenó el ascenso de la ultraderecha, sino que también salvó a su país del colapso institucional. ¿Cómo lo hizo?

Todo comenzó cuando Salvini, el líder del partido Liga y entonces ministro del Interior, desató inesperadamente una crisis política. En plenas vacaciones de verano, anunció la ruptura de la coalición de gobierno entre su partido y el Movimiento 5 Estrellas, que tenía en el poder a Giuseppe Conte, una figura académica que habían entronizado justo por no tener una filiación política. El polémico Salvini llamó a elecciones anticipadas, y pidió a los italianos darle “plenos poderes”, frase famosa de Benito Mussolini. Ello desencadenó un efecto dominó. Conte renunció tras acusar al ultraderechista y euroescéptico Salvini de “oportunista e irresponsable” y de “no respetar las reglas”.

La situación planteaba dos opciones: formar una nueva coalición o llamar a elecciones anticipadas, en las que Salvini tenía todas las de ganar. Mattarella, de vacaciones con su familia en Cerdeña, y sin un plan B, jugó un rol central contra reloj.

Sacó a relucir sus dotes de estratega, y gracias a su talante analítico y conciliador, logró que dos enemigos históricos, el Partido Demócrata y el antisistema Movimiento 5 Estrellas, se pusieran de acuerdo para formar una nueva coalición. De la mano de Mattarella, Conte volvió a su cargo de primer ministro convertido en estadista. Esta semana, esa alianza recibió la aprobación de la Cámara de Diputados y el Senado, con lo que sorteó con éxito la peor crisis de los últimos tiempos. Así, Mattarella consiguió que su país pasara de la ultraderecha antiinmigrante a la centroizquierda, y fortaleció los debilitados vínculos con la Unión Europea.

Como le dijo a SEMANA Giovanna De Maio, experta en política italiana en The Brookings Institution, el rol del presidente “representa la unidad nacional, y es particularmente importante en momentos de crisis, cuando las fuerzas políticas no pueden encontrar una salida por su cuenta”.

¿Quién es ese hombre que funciona como garantía para la democracia italiana y que prefiere pasar desapercibido? Sergio Mattarella lleva la política en las venas. Su padre, Bernardo, fue uno de los fundadores de la Democracia Cristiana, partido de centro que gobernó durante la mayor parte de la segunda mitad del siglo XX. El actual inquilino del Quirinal tiene vivo el recuerdo de la intolerancia, pues el régimen de Mussolini persiguió a su padre por oponerse al fascismo. Mattarella es un líder discreto que contrasta con la tendencia de la política del espectáculo, que cada vez domina a más servidores públicos. Ha dado muy pocas entrevistas en su vida, pues le incomoda la atención mediática.

De hecho, llegó a la política por accidente. En 1980, cuando era profesor de derecho, el dolor marcó para siempre su destino. Su hermano, Piersanti, histórico líder de la Democracia Cristiana, murió cuando un sicario del grupo mafioso Cosa Nostra le disparó ocho veces cuando se dirigía a misa. Sergio corrió a socorrerlo. Un fotógrafo captó el instante en el que el hoy jefe del Estado sujetaba la cabeza de su hermano moribundo. Esa escena describe al presidente, quien a partir de ese momento decidió dedicarse a la causa que le costó la vida a su hermano; la lucha contra las mafias. En una de las escasas entrevistas que ha dado, Mattarella confesó que vivió con miedo durante mucho tiempo, pero que “si uno tiene respeto por su propia dignidad como ser humano, es algo que toca hacer de todos modos”. Ello explica su tesón, ha luchado contra los mafiosos desde la trinchera de la institucionalidad. “Tengo mis ideas, pero debo dejarlas a un lado”, suele decir el presidente, elegido para ese cargo no ejecutivo en 2015. 

EDICIÓN 1969

PORTADA

La caravana de la muerte: los misteriosos asesinos en moto que azotan Putumayo

Hombres en moto se mueven como fantasmas por las carreteras de Puerto Guzmán, Putumayo. Tocan a las puertas, llaman a las personas por su nombre y las asesinan. En tres semanas van al menos 6 muertos, otros han podido escapar. ¿Por qué nadie detiene a los matones?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1969

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.