Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 6/7/2019 9:38:00 AM

Lo que dijo Francisco Uribe Noguera en el estrado en medio del juicio que enfrenta

Los hermanos de Rafael Uribe Noguera dieron su versión de los hechos ocurridos el 4 de diciembre de 2016. Su declaración será contrastada con otras evidencias que tiene la Fiscalía en su acusación por el supuesto encubrimiento del violador y asesino de Yuliana Samboní.

Francisco Uribe Noguera rinde testimonio durante el juicio en contra suya y de su hermana Lo que dijo Francisco Uribe Noguera en el estrado en medio del juicio que enfrenta Foto: Guillermo Torres Reina

Este viernes los hermanos Uribe Noguera pasaron al estrado para rendir testimonio de lo que, según ellos, ocurrió el día del crimen. Francisco y Catalina son acusados de un presunto encubrimiento para favorecer a Rafael. Su defensa se la juega toda para tratar de demostrar su inocencia y que los hermanos nunca obstruyeron la justicia. 

Los reflectores del juicio contra Francisco y Catalina se han centrado en qué ocurrió en las dos horas en que permanecieron en el apartamento Equus 66 sin informar a las autoridades y sin percatarse supuestamente de que el cuerpo sin vida de Yuliana Samboní estaba oculto en el jacuzzi. En la sesión de este viernes, los hermanos aceptaron ser testigos de lo que consideran su propio drama y respondieron los interrogantes de la Fiscalía y del estrado. 

Le recomendamos: "Al presentir que mis hermanos pueden llegar, saco el cuerpo de Yuliana y lo escondo"

"Cojo a Rafael de los brazos, lo empujo con todas mis fuerzas y ahí le empiezo a gritar: ‘¡Rafael hijueputa! ¿Usted qué hizo con la niña, dónde está la niña? Yo ví en el carro un zapatico, ¡esa niña tiene la misma edad de mi hija! (7 años)". Según este relato, Francisco estaba muy enojado con su hermano y lo increpó con varias groserías. En un momento le habría dicho: "¡Lo voy a matar!". 

El mayor de los hermanos recuerda esa escena como un momento de euforia y gran conmoción, dice que estuvo a punto de pegarle pero el mismo Rafael le habría dicho "por favor, no me pegue". Según Francisco, su actitud habría sido "todo el tiempo" de interrogatorio, preguntándole dónde estaba la niña y qué le había pasado. 

Puede interesarle: Las dos horas que enredan a los hermanos Uribe Noguera

Para los hermanos de Rafael Uribe Noguera era natural que él se desapareciera por largo rato debido a sus problemas con el alcohol. Francisco bajó al sótano 2 y encontró un zapatico blanco al interior del carro: "mi hermano tenía problemas de alcohol y drogas hace 15 años, era un desastre esta situacion, era normal que el tipo no apareciera, pero esto era una situación completamente diferente", aseguró. 

Esto -dice- lo llevó a pensar inmediatamente que tenía que entrar por la azotea del edificio. Cuando los hermanos lograron ingresar al apartamento y vieron a Rafael ensimismado por los efectos del alcohol y las drogas, Francisco dice haber reconocido que en el piso aún quedaban rastros de aceite. "Eso era una vaina que...a veces se embadurnaba de aceite cuando se emborrachaba y drogaba mucho, eso era una tragedia, entonces yo dije "este guevón se volvió a embadurnar de aceite".

También señaló que había una botella de aguardiente y "rastros de polvo blanco, se me ocurre que era cocaína, luego él me dijo que había consumido mucha cocaína".



Los hermanos pasaron al estrado después de que lo hiciera Rafael Uribe. En el interrogatorio al asesino de Yuliana, la Fiscalía enfatizó en solo una pregunta: si era verdad que sus hermanos le habían dicho que no tocara nada, ni siquiera su propio celular. Rafael respondió: "Sí lo hicieron". "Yo me acuerdo que lo que yo iba a hacer era que iba a coger una botella de aguardiente que había en la cocina y mi hermano me dijo ‘No, deje eso ahí, no toque nada‘", agregó.

Para el ente investigador este detalle podría representar que con la orden que le dieron sus hermanos de no tocar nada estuvieran intentando no dejar rastros en la escena del crimen. La fiscal delegada anunció que impungnará la credibilidad del testimonio que rindió Rafael Uribe Noguera el pasado miércoles a favor de sus hermanos.

La confesión

Según la versión de Francisco, a pesar de las reiteradas preguntas que le hizo a su hermano, este solo confesó que Yuliana estaba muerta cuando iban de camino a la clínica Monserrat. "Rafael se agacha y pasitico me dice: ‘le voy a contar la verdad, yo maté a la niña‘. Me puse a llorar pasito, no quería que el taxista me preguntara qué estaba pasando. Me quedé en silencio. Cuando nos bajamos le dije: ‘¡Usted se cagó la vida, se va a morir en una cárcel!", relató Francisco. 

La veracidad o no del relato de los hermanos tendrá que ser contrastada con otras evidencias, como las cámaras de seguridad, los mensajes que intercambiaron el trágico 4 de diciembre 2016. No obstante, cabe recordar que varios de estos mensajes fueron borrados y su proceso de recuperación no resultó del todo exitoso. En el celular de Catalina Uribe fueron borrados 39 de los 50 mensajes que la Fiscalía presentó ante el juez. 

La declaración de Catalina

Después de las dos horas del interrogatorio de Francisco, su hermana Catalina dio su versión. Así describió la primera conversación que tuvo con Rafael: “Cuando me contestó le dije que nos habían dicho que su carro estaba involucrado en la desaparición de una niña. Me dijo que dejara de ser loca y que su carro estaba en el parqueadero”.

Aunque Catalina llega primero al edificio en donde estaba Rafael, logra subir después que su hermano Francisco, quien logró entrar saltándose un muro. Según ella, lo primero que hace es timbrar y llamar a gritos a su hermano. Dice que se quedaba en silencio por momentos para intentar escuchar algo, pero lo único que alcanzó a notar fue un fuerte olor a cigarrillo.

Desde afuera del apartamento, lo que escuchaba era a su hermano llamando desesperadamente a Rafael y pidiéndole que les abriera la puerta. “Ellos peleaban, pero nunca oí en mi vida gritar a Francisco de esa manera. Yo llamo a mi esposo y le digo que tengo que entrar a ese apartamento porque Francisco va a matar a Rafael”.

Según Catalina, sus gritos causaron que el portero subiera dos veces a pedirle que dejara de molestar a los vecinos y la amenazó con llamar a la Policía. “Yo le dije: llámela ya porque usted está encubriendo a mi hermano”. Lo siguiente fueron las horas cruciales que los hermanos estuvieron con Rafael y sin comunicación con el Gaula. El testimonio de Catalina y Rafael coincide en que su hermano era irreconocible. “Era con esa actitud de hablar pasito, mirar al piso y no hablarle a uno”.

Según ella, no cruzó muchas palabras con su hermano Francisco pero sí recorrió el apartamento para confirmar si era cierta la versión de Rafael de que la menor no estaba allí. “Para mí encontrar el aceite era extraño porque eso no era un comportamiento normal y cada vez que él hacía eso en la casa era súper incómodo y lo llevábamos a rehabilitación”.

Le recomendamos: Los hermanos Uribe Noguera en el banquillo

Aunque Francisco dijo que su hermano le había confesado supuestamente el crimen antes de entrar a la clínica Monserrat, su hermana dijo que ella se había enterado del asesinato de la niña tiempo después al ser informada por un miembro del Gaula cuando ya estaban en la clínica Navarra. A ese lugar, dijo ella, llegó sobre las nueve de la noche y solo dos horas después, cuando habló con el agente, supo que la pequeña Yuliana había sido encontrada sin vida.

Según ella, fue hasta la 1 de la madrugada que se comunicó con Francisco y le cuentó lo que la persona del Gaula le había dicho. "Sí Catalina, Rafael la mató", le respondió su hermano, de acuerdo a su testimonio. La versión de Catalina es que solo hasta el lunes 5 de diciembre ella se da cuenta que Yuliana fue encontrada en el jacuzzi del mismo apartamento que ella y su hermano habían recorrido el día anterior, supuestamente confirmando la versión que les había dado Rafael.

Luego de que se conocieron los detalles del crimen, Francisco y Catalina entregaron a la Fiscalía sus teléfonos así como el de Rafael. Pero la aplicación de WhatsApp no estaba instalada en los los dispositivos. El hecho de que los hermanos Uribe Noguera borraran las redes sociales del teléfono de Rafael Uribe desató suspicacias. Tanto Catalina como Rafael defendieron esta decisión argumentando razones de seguridad ya que a través de mensajes estaban recibiendo al parecer duras amenazas e insultos.

En contexto: "Él (Rafael) se quiere morir, mami": chat de Catalina Uribe

Francisco dijo que, por su cuenta, él había inhabilitado su perfil de Facebook e Instagram y que le había enviado el celular de Rafael a Catalina con la persona que los ayudaba en su casa. Su hermana explicó en la audiencia que ella le había pedido que le enviara el teléfono porque tenía temor de salir a la calle y que a través de su madre, Rafael le había enviado las contraseñas de sus cuentas para acceder a ellas.

Según Catalina, la razón por la que ella inhabilitó el perfil de Facebook e Instagram de Rafael era porque en sus redes él tenía fotos de la familia, incluidas imágenes de sus hijas. “Si a mí me habían dicho cosas horribles, en el de Rafael habían cosas peores hacia mí y hacia mi mamá. Me da mucha angustia y puse crucecita (desistaló) all WhatsApp. Lo apagué y no lo volví a encender”.



EDICIÓN 1950

PORTADA

María Paula Correa, el poder en la sombra

Su nombramiento como jefe de gabinete convierte a esta joven abogada en la segunda persona más importante del Gobierno después del presidente Duque. ¿Quién es ella?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1950

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.