nación

Video | Claudia López casi rompe en llanto al reportar el atentado al CAI Aurora en Bogotá

Los ciudadanos de Bogotá vivieron en las últimas horas momentos de terror, debido a los actos vandálicos que se presentaron en algunas localidades de la ciudad.


Preocupación en Bogotá por los actos vandálicos que se presentaron en las últimas horas en la ciudad, los cuales dejaron a varias personas heridas entre civiles y policías. La alcaldesa Claudia López dijo que 25 CAI fueron afectados; tres incinerados, 19 vandalizados y tres destruidos.

Sin duda uno de los hechos más preocupante se presentó en la localidad de Usme, en el CAI del barrio La Aurora. Allí, las instalaciones de la Policía fueron incendiadas con por lo menos 10 uniformados en su interior, mientras habitantes del sector le pedían a algunos vándalos que se detuvieran.

En las imágenes se aprecia que, debido a las altas temperaturas en el interior del lugar, los uniformados salieron del lugar corriendo y con las manos arriba, pero afuera fueron atacados a golpes por varios sujetos.

Tras lo ocurrido, en medio de unas declaraciones, la alcaldesa Claudia López casi rompe en llanto ante las cámaras, mientras rechazaba este tipo de actos vandálicos. A la mandataria de los capitalinos se le entrecortó la voz aproximadamente en el minuto 5 con 33 segundos del siguiente video.

No hay palabras para rechazar, esto es inadmisible, cómo se puede tratar de quemar vivo a un ciudadano. Sin embargo la Policía estará cumpliendo, cubriendo la ciudad, los gestores de convivencia, los gestores de derechos humanos estarán cumpliendo su labor, pero todos tenemos que poner de nuestra parte para parar esta sin razón. Estamos al borde de que termine ocurriendo una tragedia en Bogotá, peor de lo que ya hemos visto de confrontación en estos días”, dijo López, mientras su voz se entrecortaba.

Por lo tanto, la mandataria local fue clara al decir que la ciudad “tuvo una noche trágica y dolorosa, el nivel de destrucción de violencia, de ataque contra ciudadanos, bienes públicos y contra miembros de nuestra Policía es realmente insólito”.

De acuerdo con cifras del Distrito, hubo más de 30 civiles heridos, además de 16 uniformados de la Policía lesionados.

De otra parte, reiteró que por la “gran afectación” al sistema de transporte como “consecuencia de la reiterada y sistemática situación de vandalismo es imposible operar con normalidad”.

Sobre si hay fallecidos o heridos graves en medio de estas jornadas, la alcaldesa señaló que “milagrosamente no ha habido ningún herido con arma de fuego a pesar de la noche tan violenta”. Entretanto, hizo un llamado a la ciudadanía a parar esta situación.

“Destruir a Bogotá no puede ser una causa ni destruirnos a nosotros. En una nueva jornada de movilizaciones hago un llamado a la ciudadanía porque quedó demostrado que ninguno de los convocantes del paro tiene capacidad de garantizar que la convocatoria culmine pacíficamente”, sostuvo.

La alcaldesa agregó que “entre más choques entre la ciudadanía y la fuerza pública, más riesgo tenemos de que ciudadanos terminen heridos o haya abuso; llevamos ocho días y de manera milagrosa hemos logrado que no hayan muerto. Paremos, dialoguemos y deliberemos”.

Por último, fue clara al reiterar que Bogotá no ha sido “ni será” militarizada, pero hizo un serio rechazo a los actos vandálicos sobre los CAI: “¿Cómo se puede tratar de quemar vivo a un ciudadano?, no hay palabras para rechazar, esto es inadmisible”.

Más temprano, la alcaldesa confirmó que solicitó al ministro de Defensa, Diego Molano, que la fuerza pública custodie las estaciones de Policía y unidades de reacción inmediata URI debido a posibles casos de vandalismo.

“Dado que tenemos información de posible vandalismo en estaciones y URI donde están hacinados 2.825 detenidos, hemos pedido a MinDefensa que la Fuerza Publica nos ayude a custodiar esos centros de detención y evitar que pongan en riesgo la vida de los privados de la libertad”, dijo la mandataria en Twitter.

La mandataria subrayó que “en ningún caso habrá militarización de la ciudad” y la Policía Metropolitana y los gestores de convivencia “seguirán a cargo de la seguridad y convivencia en las calles y barrios de la ciudad”.