Tendencias

Home

Cúcuta

Artículo

Alias Roque tendría atemorizada a la población civil en este municipio de Norte de Santander.
Este sujeto era el temible criminal que atemorizaba a la comunidad de Tibú, Norte de Santander. - Foto: Suministrada a SEMANA

norte de santander

El día que alias Roque habló en exclusiva con SEMANA: de domiciliario a cabecilla de milicias del GAOr-E33

Alias Roque le dijo a SEMANA que era un reconocido líder y presidente de Domiciliarias, una agremiación de mototaxis.

Roque Antonio González, alias Roque, quien fue neutralizado este domingo 17 de julio en el municipio de Tibú, ubicado en el Norte del Santander, que estaría comandando los retenes y “patrullajes” ilegales en este territorio, y sería cabecilla de las milicias del GAOr-E33, conversó con SEMANA en octubre de 2021. Lo hizo luego de que se “interpusiera” minutos antes en el asesinato de dos jóvenes de nacionalidad venezolana, los cuales fueron acusados de ser ladrones.

“Había gente que quería golpearlos y yo pretendía trasladarlos a la estación de Policía”, le dijo Roque a este medio, que se trasladó entonces a Tibú para conocer los aterradores pasos que terminaron en el crimen de dos jovencitos, quienes fueron sorprendidos robando en un establecimiento comercial y que posteriormente fueron rematados por grupos ilegales en una carretera del municipio.

Cuando entregó estas declaraciones, Roque se declaró como un reconocido líder y presidente de Domiciliarias, una agremiación de mototaxis. Ante la situación de los jóvenes, a Roque y varias de las personas apiñadas a las afueras del establecimiento comercial se les ocurrió pasear por el pueblo a los niños con el rótulo de “ladrones” para darles un escarmiento público, pero la situación se salió de control.

“Fue un error lo que pasó”, afirmó entonces.

Yo quería llevarlos a la Policía para que no corrieran la misma suerte de todos los ladrones. Cuando ya los vamos a trasladar, la señora del comercio me dice que salga y hable con la gente para que no tomen represalias con los niños (...) Cuando ya vamos a salir, siento un empujón; yo al ver eso empujo también a la persona hacia afuera y, en ese momento, él sacó una pistola, pero no se identifica como miembro de ningún grupo, solo dice que vienen por los niños”, relató Roque.

Agregó que hicieron varias maniobras para proteger a los jóvenes, pero la situación era insostenible: “Yo regreso y digo que ya no vamos a poder pasear los niños, sino que toca llevarlos con prontitud a la Policía”.

“En ese momento me dio rabia, porque, de tantas personas que había ahí, solo tres tratamos de resguardar la vida de esos niños. Ya los íbamos a sacar cuando llega un mototaxi y nos dice: no los saque porque ahí están. Entonces, yo ya veo otra vez al ‘man’ que ya venía con la pistola en la mano, y me dice: ‘si usted se mete, lo mato’”.

Roque reprochó entonces en SEMANA esos momentos en los que las vidas de esos dos jóvenes se le fueron de sus manos.

Esa historia cobra hoy relevancia de nuevo, porque lo cierto es que en las últimas horas de este 17 de julio, tropas del Ejército Nacional junto a la Policía de Norte de Santander llevaron a cabo un contundente operativo en este municipio catatumbero, que dejó como resultado la neutralización de ese hombre, alias Roque.

De ser un supuesto reconocido líder y presidente de Domiciliarias, la agremiación de mototaxis, pasó a ser el cabecilla de las milicias del GAOr-E33. Las mismas que estos días han aterrorizado Tibú y que se han paseado campantes por las calles del municipio y que, incluso, han osado hacer declaraciones frente a la misma alcaldía del municipio.

Roque sería el temible disidente de las Farc detrás del “patrullaje” de encapuchados armados en Tibú presentados en los últimos días, los cuales fueron vistos por la población tibuyana los pasados 3, 14 y 16 de julio.

Ante esta situación de orden público, las autoridades adelantaron un Consejo Extraordinario de Seguridad el pasado viernes 15 de julio, en el que se determinaron varias medidas para contrarrestar estos actos que buscan intimidar a la población civil.

En ese sentido, se determinó aumentar el pie de fuerza de todas las tropas del Ejército, la Policía y la Fuerza Aérea Nacional, los cuales tendrán la disponibilidad las 24 horas de salvaguardar y patrullar el casco urbano y rural del municipio en mención, con el objetivo de evitar actos similares.

En ese marco fue que el Ejército Nacional dio respuesta a la solicitud y logró neutralizar a alias Roque, quien también es señalado de participar en el lanzamiento de artefactos explosivos contra las instalaciones del Cantón Militar de Tibú, hechos ocurridos el pasado 30 de junio del presente año.

Y es que esas disidencias de las Farc no paraban de desafiar al Estado. El sábado 16 de julio se fueron de frente contra el ministro de Defensa, Diego Molano, y la cúpula militar: a plena luz del día reaparecieron e hicieron un “retén” cerca de Tibú. Sucedió a 48 horas de que Molano anunciara el envío de tropas para brindar seguridad.

Argumentaban que el frente 33 llenaría el espacio que ha dejado libre el Estado, sin mejorar las carreteras, la salud para los pobladores y la educación de los menores. Por eso le enviaron también un mensaje directo al ministro de Justicia: “Seguiremos aquí, en pie de lucha, esperando las fuerzas especiales que va a mandar el ministro de Defensa. Vencer o morir”, finalizó el subversivo.

La situación en el municipio es insostenible. El alcalde del municipio del Norte de Santander argumentó en días pasados incluso que los pobladores ya están acostumbrados a ver a este grupo ilegal en las calles del municipio.

“Quieren demostrar que el Estado no gobierna acá, sino las disidencias de las Farc. Es bastante compleja la situación. Desde hace tiempo estoy pidiendo la presencia de varias instituciones en nuestro municipio. La seguridad se viene perdiendo poco a poco”, aseveró el mandatario local.

En ese sentido, el mandatario fue enfático al mencionar que han pedido a gritos herramientas para gobernar, pues aseguró que en estos momentos se encuentra preocupado con lo que le pueda pasar a su vida al no tener las medidas de seguridad necesarias.

“Me protejo con un chaleco, dos escoltas y la mano protectora de Dios, gracias a que he sido un excelente ser humano, soy una persona íntegra y eso me ha ayudado a permanecer”, señaló el alcalde de los tibuyanos.