estados unidos

Estados Unidos: condenan a cadena perpetua a “Beatle” del Estado Islámico

Los secuestradores, que crecieron y se radicalizaron en Londres, fueron apodados los “Beatles” por sus víctimas, esto debido a su distintivo acento británico.


Un miembro de una célula del grupo Estado Islámico (EI) conocida como “Los Beatles” fue sentenciado este viernes a cadena perpetua por un tribunal en Estados Unidos por la muerte de cuatro rehenes estadounidenses en Siria.

El hombre identificado como Shafee Elsheikh, de 34 años, recibió ocho cadenas perpetuas simultáneas después de ser condenado en abril por toma de rehenes, conspiración para asesinar a ciudadanos estadounidenses y apoyo a una organización terrorista.

El tribunal en Alexandria, cerca de Washington, juzgó a Elsheikh por su papel en la muerte de los periodistas James Foley y Steven Sotloff y los trabajadores humanitarios Peter Kassig y Kayla Mueller.

El juez federal T.S. Ellis dijo que la conducta de Elsheikh “solo puede describirse como horrible, bárbara, brutal, insensible y, por supuesto, criminal”, cuando dictó la sentencia. Por su parte, el condenado no mostró ninguna reacción visible al escuchar la sentencia.

La Fiscalía defendió la contundencia de la sentencia de este viernes, habida cuenta de lo “graves” y “sádicos” que fueron los crímenes cometidos. Los ‘Beatles’ colaboraron con una red de cárceles en las que estuvieron recluidos 26 rehenes civiles de doce países distintos.

Carl Mueller, Marsha Mueller
Carl y Marsha Mueller, los padres de Kayla Mueller, acompañados por otros padres de estadounidenses asesinados, hablan con miembros de los medios de comunicación después de la sentencia de El Shafee Elsheikh en el Tribunal de Distrito de EE. UU. en Alexandria, Virginia, el viernes 19 de agosto de 2022 (AP Photo/Andrew Harnik) - Foto: AP

Diane Foley, madre de James Foley, dijo el viernes en una declaración ante el tribunal, dirigiéndose a Elsheikh: “sus crímenes llenos de odio no ganaron (...) Se le ha hecho responsable de su depravación, el amor es mucho más fuerte que el odio. Me compadezco de usted por elegir el odio”.

Elsheikh y otra ex “Beatle”, Alexanda Amon Kotey, fueron capturados por una milicia kurda en Siria en enero de 2018 y entregados a las fuerzas estadounidenses en Irak. En 2020 fueron trasladados a Estados Unidos para ser juzgados. Kotey, de 38 años, se declaró culpable en septiembre de 2021 y fue sentenciado a cadena perpetua en abril.

Otro presunto “Beatle”, Aine Davis, de 38 años, fue deportado a Reino Unido desde Turquía y se halla en prisión preventiva por cargos de terrorismo.

El cuarto “Beatle”, el verdugo Mohammed Emwazi, resultó muerto en un ataque estadounidense con drones en Siria en 2015.

Los secuestradores, que crecieron y se radicalizaron en Londres, fueron apodados los “Beatles” por sus cautivos debido a su distintivo acento británico. Activos en Siria entre 2012 y 2015, están acusados de secuestrar a más de dos docenas de periodistas y trabajadores humanitarios de Estados Unidos y otros países.

Diez ex rehenes europeos y sirios testificaron en el juicio de Elsheikh acusando a los “Beatles” de meses de trato brutal que incluía palizas, descargas eléctricas, ahogamiento y simulacros de ejecución. Foley, Sotloff y Kassig fueron decapitados por Emwazi, y él publicó videos de sus muertes con fines propagandísticos.

Los bombardeos y la guerra en ese país siguen dejando víctimas civiles
La semana pasada, un atacante suicida hizo detonar una bomba dentro de una madrasa en Kabul, matando a un alto clérigo talibán, Rahimullah Haqqani, y su hermano. - Foto: Getty Images / alfimimnill

Estado Islámico en Afganistán

Hace una semana, un atacante suicida hizo detonar una bomba dentro de una madrasa en Kabul, matando a un alto clérigo talibán, Rahimullah Haqqani, y su hermano. El religioso era conocido sobre todo por sus discursos encendidos contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que reivindicó el atentado.

Aunque la toma del poder de los talibanes hace un año ha disminuido la violencia en Afganistán, el país sufre regularmente ataques.

El jefe supremo de los talibanes, Hibatullah Akhundzada, que no suele aparecer en público, condenó los atentados este jueves, durante un discurso ante unos 2 mil responsables religiosos en Kandahar (sur), cuna y centro de decisión del movimiento islamista.

La reunión se organizó con motivo del primer aniversario de su regreso al poder en Afganistán, un año marcado por un fuerte retroceso en los derechos de las mujeres y una profunda crisis humanitaria y económica.

Según un comunicado del grupo, Akhundzada declaró que los talibanes están “preparados para luchar una vez más” contra Estados Unidos para obtener el derecho a aplicar su estricta interpretación de la sharia (ley islámica).

También subrayó la necesidad de unidad, en un contexto de tensiones entre los talibanes sobre la necesidad de lograr reconocimiento internacional. Ningún país ha establecido relaciones formales con el gobierno talibán, que llegó al poder en agosto de 2021.

*Con información de AFP y EP.