mundo

Putin advierte a Macron sobre “catástrofe a gran escala” en planta nuclear de Zaporiyia, Ucrania

La comunidad internacional ha mostrado su preocupación ante el peligro de que se repita la historia de la central de Chernóbil.


El presidente ruso, Vladimir Putin, y su par francés, Emmanuel Macron, se mostraron de acuerdo con enviar rápidamente una misión de inspección de la ONU a la central nuclear ucraniana de Zaporiyia, blanco de bombardeos que rusos y ucranianos se imputan mutuamente.

En una conversación telefónica, Putin y Macron abogaron por el envío “lo más pronto posible” de una misión del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) a esa planta del sur de Ucrania, ocupada por las tropas rusas desde marzo, a fin de “evaluar la situación real en el terreno”, indicó el Kremlin.

Putin culpó a militares ucranianos por “el bombardeo sistemático del territorio de Zaporiyia”, que “crea el riesgo de una catástrofe de gran magnitud”, añadió la Presidencia rusa en un comunicado.

Ucrania asegura que Rusia almacena armas pesadas en la planta y que desde allí bombardea posiciones ucranianas, lo que Rusia niega. Por otra parte, Putin aceptó que la misión de inspección pase por Ucrania, “respetando la soberanía” ucraniana, indicó el Palacio del Elíseo.

De igual modo, Putin le recordó a Macron la invitación de Rusia a equipos del Comité Internacional de la Cruz Roja al centro de detención preventiva de Elenovka, escenario el mes pasado de un bombardeo que costó las vidas de medio centenar de prisioneros de guerra ucranianos y del que Moscú y Kiev se acusan mutuamente.

Planta nuclear Zaporizhzhia
Esta imagen satelital proporcionada por Maxar Technologies muestra los seis reactores de la planta nuclear Zaporizhzhia en la Ucrania ocupada por Rusia, el viernes 19 de agosto de 2022. (Satellite image ©2022 Maxar Technologies via AP) - Foto: AP

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, instó a Naciones Unidas a garantizar la seguridad del sitio, tras recibir el jueves al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en Leópolis (oeste).

El presidente turco se declaró “preocupado” ante el peligro de “otro Chernóbil”, en referencia al accidente de esa central ucraniana en 1986, el peor de la historia nuclear civil. Antonio Guterres, por su parte, afirmó que cualquier daño infligido a la planta sería un “suicidio”.

Este viernes, Guterres pidió que Rusia se abstuviera de cortar el suministro de Zaporiyia a la red eléctrica de Ucrania, haciéndose eco de los temores expresados por el operador de las centrales ucranianas, Energoatom. El corte del suministro privaría de electricidad a cuatro millones de hogares ucranianos.

“Trabas”

La visita de Guterres a Odesa se da en el marco de las negociaciones para conseguir una “intensificación” de las exportaciones de cereales de los dos países beligerantes, esencial para aliviar el riesgo de crisis alimentaria mundial.

Hasta el acuerdo alcanzado el mes pasado entre Kiev y Moscú, con mediación de Turquía y patrocinio de la ONU, las exportaciones ucranianas estaban bloqueadas por la presencia de buques de guerra rusos y de minas colocadas por Kiev para defender su costa en el mar Negro.

El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres. Foto: AP/ Yuki Iwamura.
Antonio Guterres pidió que Rusia se abstuviera de cortar el suministro de Zaporiyia a la red eléctrica de Ucrania, haciéndo eco de los temores expresados por el operador de las centrales ucranianas. Foto: AP/ Yuki Iwamura. - Foto: Foto: AP/ Yuki Iwamura.

Durante su conversación telefónica con Macron, Putin se quejó de la persistencia de “trabas” a las exportaciones agrícolas rusas, pese a ese acuerdo, informó el Kremlin. Una queja que fue rechazada por Francia.

Según el Programa Mundial de Alimentos (PMA), 345 millones de personas en 82 países enfrentan una inseguridad alimentaria aguda, una cifra récord, y unas 50 millones de personas en 45 países corren el riesgo de morir de hambre si no reciben ayuda humanitaria.

Bombardeos en el este

En el terreno, Rusia siguió bombardeando la región de Donetsk, en el este de Ucrania, una zona parcialmente controlada por rebeldes prorrousos desde 2014.

El dirigente ucraniano de la región, Pavlo Kyrylenko, informó en redes sociales que esos ataques dejaron cinco muertos y más de diez heridos en las últimas 24 horas. Rusia pretendía al inicio de la invasión tomar Kiev rápidamente, pero se topó con una férrea resistencia ucraniana, que recibió un fuerte apoyo financiero y militar occidental.

El Departamento de Defensa de Estados unidos anunció este viernes un nuevo paquete de 775 millones de dólares en equipos de defensa y municiones para Ucrania, que incluye misiles Himars, artillería y sistemas de limpieza de minas.

*Con información de AFP y EP.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.