ÚLTIMA HORA flecha derecha

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/07/20 23:00

    Los bajos instintos

    Mandela hubiera podido atizar el justificado rencor de los negros y la rivalidad de las tribus. Pero escogió el camino de la fraternización. Su caso, sin embargo, es excepcional.

COMPARTIR

audio player
Escucha este artículo
ES EN

*El audio de este artículo está hecho con inteligencia artificial.

Desde una sociedad tan ferozmente pero casi inconscientemente racista como es la colombiana, tan negadora de su propio racismo, se puede uno sorprender de que en los Estados Unidos la acusación más grave que se le hace a su presidente sea la de que es racista. Donald Trump: un personaje tan indigno y repugnante por todos sus aspectos y todas sus esquinas, tanto en lo privado como en lo político. Nos decimos: “¿Racista? ¿Y eso qué tiene de malo? Todos somos más o menos racistas, los de todas las razas. Los negros también. Ah, y los chinos, por supuesto”.

Puede leer: Sodoma y Gomorra

Y sí, es verdad: los chinos y los negros son racistas. No solo los blancos supremacistas de cucurucho del Ku Klux Klan del profundo Sur de los Estados Unidos; ni solo los promotores ingleses del brexit que no quieren ser confundidos por sus electores ingleses con belgas de Bruselas o con africanos que atraviesan a nado o en patera el canal de la Mancha o el estrecho de Gibraltar; ni los italianos, herederos del cruce de todas las razas y las culturas del viejo mundo mediterráneo, pero que ahora aplauden al ministro Saviani porque quieren ver ahogarse a los libios, a los sirios, a los etíopes, a todos los malditos de la tierra que pretendan alcanzar la Fortaleza Europa. Son militantemente racistas los japoneses; los ya mencionados chinos; los argentinos, que vienen de todas partes; los tibetanos; los colombianos, que durante nuestros dos siglos de independencia no hemos querido permitir que entre aquí nadie extraño a ensuciar la pureza de nuestra colombianidad. Todos los pueblos son naturalmente racistas. El racismo, la xenofobia, el disgusto o aun el odio por el otro, por el diferente, por el que tiene la piel de otro color o viene de otro sitio, es uno de los bajos instintos más extendidos entre la humanidad.

Mandela hubiera podido atizar el justificado rencor de los negros y la rivalidad de las tribus. Pero escogió el camino de la fraternización. Su caso, sin embargo, es excepcional.

Pero los dirigentes políticos y espirituales de esa humanidad, los presidentes de los Estados Unidos y los primeros ministros de Italia o del Japón, los papas y los dalái lamas, que son personas bien informadas, pueden escoger entre fomentar en sus pueblos esos bajos instintos, que son instintos pero son bajos, o intentar controlarlos. El gran líder sudafricano Nelson Mandela, por ejemplo, ese negro oprimido del clan Xhosa de Tembulandia, cuando creció en influencia y en poder político entre sus propias gentes, y en consecuencia fue encarcelado durante 27 años por el poder del apartheid blanco sudafricano, hubiera podido atizar el justificado rencor de los negros, y dentro de los negros del África del Sur la rivalidad entre los distintos clanes de las distintas tribus. Pero escogió el camino contrario: el de la fraternización de clanes y de razas.

Le recomendamos: Jaque: ¿Quién miente?

El caso de Mandela, sin embargo, es excepcional. Los dirigentes de pueblos prefieren el camino fácil de apoyarse en los bajos instintos y fomentarlos. Por eso el más grave problema de la globalización es la exacerbación deliberada del racismo. Y más cuando va disfrazado de nacionalismo: es peor Trump cuando se disculpa diciendo que las cuatro mujeres políticas que lo critican son antinorteamericanas que cuando dice que son negras o hispánicas que deben volver a sus países de origen. Así incita a sus huestes a que ataquen en manada a Ilhan Omar, elegida representante a la Cámara por Minnesota, bramando “¡Send her back!” (que la devuelvan a su tierra, que es Somalia). No es más, en apariencia, que una reiteración de la fórmula sobre la que se edificó el poderío de los Estados Unidos: “América para los americanos”. Y es un crimen. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1996

PORTADA

Los desaparecidos de la guerra: así es la búsqueda en los cementerios del país

Alrededor de 25.000 cuerpos no identificados permanecen enterrados en los cementerios del país, la mayoría como consecuencia del conflicto. La Fiscalía ya ha exhumado 2.400. Radiografía de una dolorosa búsqueda por decenas de camposantos.

03

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1996

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.
paywall