Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/07/13 22:47

    Sodoma y Gomorra

    ¿Sí servirá de algo rociar con agua bendita una ciudad pecadora, o inclusive con bombas incendiarias, para que desaparezca el mal, como cuenta la Biblia que sucedió en las “ciudades de la llanura”?

COMPARTIR

Escucha este artículo
ES EN

*El audio de este artículo está hecho con inteligencia artificial.

Cierra sus discursos el presidente Iván Duque con un beato y mojigato “Dios bendiga a Colombia”, copiado de la santurronería hipócrita de los ateos presidentes de los Estados Unidos. Y en esta Colombia de santurrones e hipócritas creyentes en Dios, en sus varias versiones cristianas, resulta que el obispo católico de la desventurada ciudad de Buenaventura le pide prestado al Ejército un helicóptero artillado para, desde lo alto del cielo, ametrallar su ciudad con chorros de agua bendita a ver si así la exorciza de tantos males como la acechan allá abajo: casas de pique, violaciones de niñas y de niños, descuartizamientos, decapitamientos, cadáveres de personas devoradas por los peces. Y encima –lo peor de todo, porque se trata de un crimen contra el poderoso y arrogante imperio norteamericano y no solamente contra la pobre humanidad inerme– narcotráfico.

Le recomendamos: Jaque: ¿Quién miente?

Una pregunta, o dos: ¿han servido de algo, a lo largo de la historia, las procesiones para pedir que por fin llueva o a que mejor escampe? ¿Ha llovido, ha escampado? ¿Han servido los sacrificios humanos para que los dioses se apiaden de su pueblo después de un terremoto, o, mejor aún, antes? ¿Sí servirá de algo rociar con agua bendita una ciudad pecadora, o inclusive con bombas incendiarias, para que desaparezca el mal, como cuenta la Biblia que sucedió en las “ciudades de la llanura”, Sodoma y Gomorra?

¿Sí servirá de algo rociar con agua bendita una ciudad pecadora, o inclusive con bombas incendiarias, para que desaparezca el mal, como cuenta la Biblia que sucedió en las “ciudades de la llanura”?

¿Y sí será culpa de Satanás todo esto? ¿Las matanzas de las casas de pique, el Gobierno de Duque? ¿Todo lo malo que nos pasa?

Puede leer: Consejos de amigo

He recordado varias veces en estas columnas lo de las “sectas satánicas” que aparecieron hace unos 30 años en la ciudad de Pereira, y de la señora que se indignaba al ver que le endilgaban las culpas de sus desmanes al pobre diablo Satanás, cuando eran obra de nosotros los colombianos: no eran sectas satánicas, decía ella, sino sectas colombianas.

Lo siguen siendo. Las que llaman “bacrim”, o bandas criminales. Las disidencias desconfiadas de las guerrillas de las Farc. Los neoparamilitares que según el ministro de Defensa se roban la ropa tendida a secar en los alambres del puerto. Los militares “descorregidos”, o, más bien, incitados al crimen por las ordenanzas internas del Ejército que premian las matanzas. No son sectas infernales, sino sectas locales.

Le sugerimos: Vox populi

Por eso, pienso yo, las soluciones a sus desmanes no vendrán del Más Allá, de la aspersión aérea de agua bendita sobre la pobre abandonada ciudad de Buenaventura –ese nombre, la pobre–, donde podrá tal vez resultar tan dañina la agüita milagrosa bendecida por los obispos como si fuera el venenoso glifosato ordenado por la embajada de los Estados Unidos, ni de las bendiciones que pide al cielo Iván Duque para que nos las derrame como si fuera Donald Trump; sino que deberán venir del más acá: de la acción de nuestros Gobiernos, tanto nacionales como locales, y, por supuesto, del impulso que les quiera dar la sociedad civil.

Y que, por lo visto, no les da. Por eso el referendo por la paz fue derrotado. Preferimos la guerra. Aunque Dios nos maldiga.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1951

PORTADA

Elecciones bajo fuego

Tres candidatos a alcaldías asesinados, siete a concejos, más de 40 amenazados y 402 municipios en riesgo de sufrir episodios de violencia política forman la antesala de las elecciones de octubre. ¿Qué está pasando?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1951

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.