opinión

Aurelio Suárez Montoya. Columna Semana
Aurelio Suárez Montoya. - Foto: JUAN CARLOS SIERRA PARDO

Roy, el efectivo

Por tanta “efectividad”, en nombre de la “izquierda” como mano derecha de Petro, el Legislativo el 20 de julio de 2022 quedaría en sus manos.


Por: Aurelio Suárez Montoya

No hay político en ejercicio sobre el que se hayan escrito más columnas y notas periodísticas, relacionadas con redes de corrupción y desaguisados, que Roy Leonardo Barreras Montealegre. Es una historia semioculta tras el transfuguismo, desde el Nuevo Liberalismo en su natal Cali a Cambio Radical, al uribismo, al santismo de la U y al petrismo en menos de 20 años.

No son agresiones de una orilla del espectro, sino denuncias de autores y portales desde todas. Las inició SEMANA (Coronell, 2009) con el título “El Iscariote” y a vuelo de pájaro se encuentran en La Silla Vacía, Cuestión Pública, Las 2 Orillas, La Otra Cara, Vorágine, Blu Radio, Politika, Los Irreverentes y El Expediente, y reseñas en medios como El Tiempo, El País y otros.

Versan sobre cómo Barreras tras bambalinas y valido de “fichas”, “socios” o “calanchines”, según se les llama, devora las mermeladas que le sirven. Son personas como Giovanni Chamorro, secuaz por muchos años, en la Esap (La Silla Vacía), o Mario Andrés Urán, a quien puso en Caprecom para la compra centralizada de medicamentos no POS viniendo de la gerencia de la multinacional Roche (Vorágine), o Julián Andrés Restrepo, su exsecretario, quien con una empresa, Cleaner, acumula 63 contratos de aseo, 60 a dedo, en entidades públicas entre 2013-2019 (Cuestión Pública), entre ellas 130 cárceles donde Caprecom servía (El Tiempo), o el íntimo, negociante y depositario de hospitales de Caprecom y Girardot, Miguel Ángel Duarte, quien se lanzó por las de SaludCoop en liquidación en la aciaga gestión de Guillermo Grosso (La Otra Cara-Las 2 Orillas).

Las acusaciones atañen a Caprecom, SaludCoop y la Esap con el modus operandi de convenios interadministrativos o contrataciones con fundaciones sin ánimo de lucro. En la Esap, a 15 de estas entidades de Cali se les contrataron para disímiles objetos por 13.000 millones de pesos. A Edured, institución de centros de educación superior pública del Valle, en 2018 y 2019 (Duque le dejó el control un rato), le asignaron 23.000 millones de pesos “para organizar eventos”.

Estos casos en la Esap, denunciados en detalle por veedores, se están investigando en la Corte Suprema de Justicia en el despacho del magistrado Farfán Molina y cobijan a Roy por “posible participación en actos de corrupción”.

A Barreras le rinde el ajetreo. En un apartamento donde domicilian dos empresas de papel, Barreras y Cía. S. A. S. y la Clínica Médica Biológica Barreras Ltda., vigentes en la Cámara de Comercio de Cali, en la calle 38 N # 4 N-140, barrio La Flora (ver documentos), una banda le hurtó 1.200 millones de pesos en efectivo, como declaró alias Pinocho ante los jueces (SEMANA 6/4/2016). Pese a que Barreras lo negó, andar con efectivo le es habitual, como se evidenció con el maletín olvidado en el Hotel Ópera con “fajos de billetes de $10.000 y un sobre sellado” (El Tiempo 28/8/2021).

Quizás Roy pagó la deuda por 450 millones de pesos que consignó en la declaración de bienes y rentas de 2017 con Jorge Eduardo Amézquita (ver documentos), constructor de cinco grandes proyectos viales en Cali por 96.000 millones de pesos. Aunque con “incumplimientos y cesiones de contratos”, recibió adiciones por otros 57.000 en la administración Ospina, bien cercana a Barreras (Caliescribe.com). Amézquita es nombrado en las denuncias del “carrusel” de la Esap, entidad al mandato de Barreras desde 2014 con Alejandro Larramendi, Claudia Marcela Franco y en 2018 con Chamorro cuando hubo déficit, contratación desbordada y los gastos anuales crecieron 20 por ciento (CGR-auditoría).

También finca raíz. Según Supernotariado, Barreras tiene bajo su titularidad casas, lotes y apartamentos en Cali y Bogotá, uno en conjunto con su actual esposa, Gloria Arizabaleta, exasesora de la subdirección de Caprecom y representante electa por el Pacto Histórico. Avaluadores consultados los estiman en cerca de 7.000 millones de pesos en el mercado inmobiliario, escrituras casi todas posteriores a 2010 (Ver documentos).

Éxito empresarial. Se sabe socio de cuatro firmas vigentes: La Clínica con cero empleados, dos de tipo familiar y la más reciente, Plataforma Nelmona SAS, donde tiene 57,8 por ciento de 1.750 millones de pesos en activos (ver documentos) y sin conocerse eventuales inversiones en el exterior. La declaración de renta de 2018 confirmó que ya era adinerado: patrimonio bruto de 5.020 millones de pesos y deudas menores a 9 por ciento, e ingresos brutos, ordinarios y ocasionales por 2.625 millones. ¿Es fruto de los años en la política? (Ver documentos).

El efectivo Roy se lució como rescatista de cuatro curules en el Senado para el Pacto Histórico y oficia como puente político con César Gaviria y otras fuerzas. Por tanta “efectividad”, en nombre de la “izquierda” como mano derecha de Petro, el Legislativo el 20 de julio de 2022 quedaría en sus manos.

50N - 20038410 by Semana on Scribd

50N - 20109757 by Semana on Scribd

370 - 155540 by Semana on Scribd

370 - 555677 by Semana on Scribd