desayunos

La moda de los ‘breakfast bowls’: una alternativa nutritiva para comenzar el día

Por: Olga Sofía Pérez

Más que estéticamente atractivos para la foto o una moda pasajera, los ‘bowls’ para el desayuno son una alternativa nutritiva y reconfortante para empezar el día.


Los bowls para el desayuno pueden ser dulces con frutas, granola y nueces, o salados con cereales como la quinua o el arroz integral, huevos, quesos y vegetales. Ya sea de sal o de dulce la idea es que su bowl sea rico en fibra, proteína y grasas saludables. Además, el hecho de que sean coloridos y atractivos, son un punto a favor, pues estimulan los sentidos, nos ayudan a salir del letargo matutino y nos inspiran a empezar el día con entusiasmo.

¿Quiere hacer el suyo? Tenga en cuenta estos consejos para que sea un manjar para todos los sentidos.

Cereales: tanto en los bowls dulces como en los salados, los cereales juegan un papel protagónico. La quinua, la avena, el amaranto, el arroz integral o el mijo son excelentes opciones que aportan fibra y nutrientes. La fibra ayuda a que nos sintamos saciados toda la mañana y a mantener los niveles de azúcar estables. Mantenga en la nevera cereales cocidos listos para incorporar a su tazón.

Vegetales: si empezamos a comer vegetales al desayuno, nuestra dieta se volvería más rica en fibra y fitonutrientes. Espinacas, kale, aguacate, tomate, zucchini o champiñones son fáciles de preparar y se prestan para afanes de la mañana.

Proteína: huevo, queso, leches vegetales, yogur, tofu, nueces y semillas son fuentes de proteína que harán que su tazón sea una comida completa.

Grasas saludables: un poco de untuosidad en su bowl lo hará más apetitoso y más saludable. Aguacate, aceite de oliva, aceite de coco, nueces o mantequilla de nueces como también el huevo o el yogur son fuentes nutritivas y sabrosas de grasas saludables que ayudan al buen funcionamiento del metabolismo.

Frutas: la jugosidad y frescura que aportan las frutas en un bowl son de gran importancia debido a las vitaminas y antioxidantes que contienen. El mango, los arándanos, las fresas y el banano son opciones deliciosas.

Nueces y semillas: el elemento crocante es fundamental. Las nueces y semillas aportan, además de minerales, proteína y grasas saludables. Utilícelas ligeramente tostadas o crudas, también puede remojarlas durante la noche.

Dulce: prefiera los endulzantes e ingredientes dulces que aporten nutrientes y que sean naturales como la miel, las frutas dulces como el banano y las frutas deshidratadas. Los diabéticos pueden optar por la stevia.

Superalimentos: la maca, la moringa, el acaí, las semillas de chía, el polen, las bayas goji, las semillas de hemp y el té matcha son algunos de los superalimentos que puede emplear en su taza matutina. La recomendación es ser moderados y no mezclar muchos al tiempo.