vida moderna

Aceite de coco: estas son sus propiedades contra la demencia y el alzhéimer

Gracias a sus virtudes puede ayudar tanto a recuperar capacidades perdidas, como a ralentizar la evolución de estas enfermedades mentales.


La enfermedad de este siglo es sin duda el alzhéimer y, por consiguiente, todas las enfermedades mentales que se están tomando el mundo. Actualmente no existe una cura definitiva para este padecimiento, sin embargo, se alberga la esperanza de poder retrasar la enfermedad o por lo menos aliviar algunos de los síntomas primarios.

En contexto, el alzhéimer es la forma más común de demencia entre las personas mayores. La demencia, por su parte, es un trastorno cerebral que afecta gravemente la capacidad de una persona de llevar a cabo sus actividades diarias, según el portal Medline Plus.

Juebin Huang, médico que trabaja en el Department of Neurology, University of Mississippi Medical, señala que esta enfermedad representa entre el 60 % y el 80 % de las demencias en los adultos mayores. En los Estados Unidos, se estima que el 10 % de las personas de 65 años tienen la enfermedad de alzhéimer.

Además, este padecimiento es dos veces más frecuente en las mujeres que en los hombres, en parte porque éstas tienen una expectativa de vida mayor, según el Manual MDS.

Salud
Esta enfermedad representa el 60 % al 80 % de las demencias en los adultos mayores - Foto: Getty Images/iStockphoto

A pesar de que no existe cura para esta enfermedad, hay remedios caseros que pueden ayudar a prevenir o retrasar la producción de la misma. Entre los favoritos está el aceite de coco, el cual es una grasa natural que podría ser una de las esperanzas frente al alzhéimer. Gracias a sus virtudes puede ayudar tanto a recuperar capacidades perdidas, como a ralentizar la evolución de la enfermedad o incluso a prevenirla.

¿Grasas saturadas buenas?

  • El aceite de coco contiene un 90 % de grasas saturadas de cadena media, lo cual es una forma saludable de grasa saturada.
  • Además, a diferencia de otros aceites vegetales que son muy saludables en crudo pero no al ser cocinados, el aceite de coco no se oxida al calentarlo.
  • Es muy importante que si se quiere consumir aceite de coco éste sea virgen, de primera presión en frío y biológico.

La historia del aceite de coco y alzhéimer

En el año 2012, las noticias sobre el aceite de coco en relación a la enfermedad de alzhéimer comenzaron a sonar en los grandes medios; coincidiendo con el fracaso (en ese tiempo) de un medicamento avalado por algunas de las grandes compañías farmacéuticas, cuando se encontraba adelantada en la fase 3 de ensayos.

Además, unos años antes, empezaba a conocerse la historia de la doctora Newport, cuyo esposo tenía alzhéimer y no respondía adecuadamente a la medicación. Newport, que se había dateado con ensayos sobre los ácidos grasos de cadena media en relación a esta enfermedad, decidió añadir el aceite de coco en la dieta de su marido.

Un año después, no se había curado, sin embargo, notó una gran mejoría. Por su parte, Newport se basó en estudios preclínicos que estaban evaluando un medicamento llamado Axona. Este fármaco, que debería servir para proveer al organismo de cuerpos cetónicos, demostró su efecto protector sobre las neuronas de ratón cultivadas in vitro en un medio rico en péptidos amiloides.

No obstante, en otro estudio, los ratones fueron sometidos a una dieta cetogénica, durante 43 días y los resultados concluyeron una reducción del 25 % en los niveles totales de amiloide β (causante del alzhéimer). Además, se llevaron a cabo tres estudios en humanos, que afirmaron que el aumento de los niveles de cetonas implican una mejora en los procesos neurodegenerativos.

Un estudio publicado en la revista Neurobiology of Aging, en el cual participaron veinte personas con deterioro cognitivo o enfermedad de alzhéimer, se les suministró (ácidos grasos de cadena media) emulsionados o un placebo. En los resultados, los investigadores observaron un aumento significativo en los niveles de cetonas después de sólo noventa minutos de tratamiento. Las pruebas cognitivas revelaron que este breve tratamiento AGCM facilitó un mejor rendimiento sobre los parámetros cognitivos.

¿Cómo tomar el aceite de coco?

  • Newport recomienda en su web comenzar con una cucharadita pequeña de aceite de coco, ingerida con alimentos, e ir aumentando progresivamente esta cantidad.
  • Dependiendo de la magnitud del caso, peso y otras características físicas de cada paciente, hasta llegar a unas 4-6 cucharadas soperas al día, repartidas en las comidas.
  • Cabe resaltar que estas dosis son las recomendadas para personas adultas que ya estén diagnosticadas con alzhéimer y otras enfermedades neurodegenerativas como: síndrome de Down, demencia senil, Parkinson, esclerosis lateral amiotrófica, esclerosis múltiple, distrofia muscular progresiva y autismo.