vida moderna

Artrosis de hombro: causas, síntomas y tratamiento

La salud ósea es esencial para el ser humano.


El cuidado de los huesos es vital para el ser humano, debido a que es la estructura ósea la encargada de brindarle soporte y dotar de movilidad al cuerpo; de lo contrario sería solo una masa uniforme y flácida.

Hay diversas afecciones que pueden debilitar a los huesos y desmejorar significativamente la salud, a causa del dolor y otras consecuencias derivadas. Entre las enfermedades más reconocidas por el grueso de las personas se lista, por ejemplo, la osteoporosis, que afecta directamente la fortaleza de los huesos y los hacen susceptibles a fracturas.

En cambio, el efecto de otras puede ser más bien colateral, como sucede con la artrosis, una enfermedad que se caracteriza en principio por un daño en los cartílagos, pero que repercute en la salud ósea. Lo anterior se debe a que los cartílagos son los almohadones que se encuentran en la unión entre un hueso y otro, y que pueden desgastarse con el tiempo, provocando el choque directo entre los huesos, como señalan desde Mayo Clinic.

Highlighted arm of strong man lifting weights
Entre las enfermedades más reconocidas por el grueso de las personas se lista, por ejemplo, la osteoporosis, que afecta directamente la fortaleza de los huesos y los hacen susceptibles a fracturas. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Sobre la artrosis, en específico, la entidad detalla que esta condición tiende a agravarse progresivamente, dando origen a dolores agudos en las articulaciones.

¿Cómo se identifica la artrosis de hombro?

En términos sencillos, la artrosis se puede diferenciar dependiendo de la zona en donde se origine la molestia, así pues, si la molestia se presenta en la articulación que comprende el hombre, esta será denominada como tal.

Un artículo de la Clínica de la Universidad de Navarra detalla que una de las características de la artrosis de hombro es que no suelen generar mayores molestias en sus comienzos, pero conforme avanza la afección es posible percibir dolor en el brazo afectado y, finalmente, padecer de algún tipo de dificultad para mover la articulación a causa de la rigidez.

Esta condición, explican desde el portal OrthoInfo, puede afectar a una o ambas articulaciones de la zona del hombro, estas son la articulación acromioclavicular y la articulación glenohumeral. Para distinguir en cuál de ellas se produjo el daño del cartílago, basta con identificar si el dolor se siente en la parte de arriba del hombro (acromioclavicular) o en la parte baja (glenohumeral).

¿Qué puede causar la artrosis de hombro?

Durante el envejecimiento, el cuerpo se deteriora naturalmente, con lo que se debilitan los huesos, se pierde masa muscular y se derivan malestares por el desgaste de los órganos del cuerpo. Según indica el portal de salud español Top Doctors, en el caso de la artrosis del hombro, esta sucede por el daño progresivo de la articulación en la edad adulta mayor. Igualmente, puede ser una consecuencia de lesiones o fracturas que impacten a los huesos de esta parte del cuerpo.

Hay que decir que se trata de una enfermedad no curable, solo controlable con tratamientos definidos por los médicos, dependiendo del perfil y la gravedad de la condición de cada paciente.

En líneas generales, los especialistas, como recalcan desde Top Doctors, pueden optar por un tratamiento que le apueste a mejorar los hábitos que hacen parte del estilo de vida, con ánimo de favorecer la buena movilidad y prevenir un mayor desgaste de la articulación afectada y de otras que estén en riesgo similar.

¿Cómo tener disciplina y constancia a la hora de hacer ejercicio?
Los doctores pueden optar por un tratamiento que le apueste a mejorar los hábitos que hacen parte del estilo de vida, con ánimo de favorecer la buena movilidad y prevenir un mayor desgaste de la articulación. - Foto: Getty Images

Algunas de las medidas que se pueden implementar, listan desde OrthoInfo, son la fisioterapia asistida, para estimular la recuperación de la movilidad indolora o con menor molestia del hombro. También, es posible que se recete descanso con cierta periodicidad para no forzar la articulación.

Entre otras, también podría ser necesario el control a través de medicación, lo cual solo podrá ser indicado por el médico especialistas. Si hay un daño mayor en la articulación, se debe poner sobre la mesa la posibilidad de un tratamiento quirúrgico.