Tendencias
Estómago / Hinchazón
Hombre con las manos en el estómago hinchado. Getty Images. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Así se puede evitar la hinchazón después de comer

Existen hábitos simples que se pueden incorporar en el día a día para este síntoma, caracterizado por generar sensación de pesadez y llenura.

Uno de los síntomas desencadenantes en el estómago, que se repite durante el trayecto de la vida, en la hinchazón luego de ingerir alimentos. Aunque cada organismo es diferente, los expertos en salud dicen que la indigestión es una sensación que a todos les pasa.

En ese sentido, Infosalud detalla que a este comportamiento del organismo se le conoce como ‘meteorismo’ y es producto de una fermentación que se da en el sistema digestivo por los carbohidratos y la fibra soluble. Los primeros corresponden al consumo de azúcares y harinas, mientras que los segundos son frutas, verduras, legumbres, cebada, salvado de avena, nueces y semillas.

De acuerdo con los conocedores en nutrición, la hinchazón es producto de la fermentación, pero esta se da debido a la presencia de bacterias que están en el tracto digestivo; principalmente en órganos como el colón y el intestino grueso.

Verónica Martín Domínguez, especialista en Aparato Digestivo del Hospital Universitario La Princesa de Madrid, en España, comenta en entrevista con el citado portal que aun cuando la hinchazón del estómago después de comer es una de las quejas más frecuentes realizadas por los pacientes, “la producción de gases (como el hidrógeno y el metano) es un proceso normal y necesario, sobre todo después de comer ciertos alimentos”.

Sin embargo, lo anterior no quiere decir que se deba normalizar este síntoma. Puesto que puede ser la alarma de: “pérdida de peso, sangre en las deposiciones, náuseas, vómitos, dolor abdominal excesivo, cambio en el ritmo intestinal o aparición reciente de diarrea”, explica Infosalud.

Gastritis / Digestión / Estómago
La salud digestiva es un tema de interés y prioridad. Foto: Getty Images. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Es vista de la importancia que tiene cuidar el estómago de prolongadas hinchazones, mucho más después de ingerir alimentos, varios blogs comparten cómo evitar este comportamiento del organismo digestivo, de la siguiente manera:

1. Masticar bien los alimentos: hay casos en los que, por afán o una simple costumbre, las personas no mastican bien lo que consumen. El blog Villa Nueva consigna que cuando se muerde bien la comida, el cuerpo absorbe más nutrientes durante la digestión, además de que evita sufrir de gastritis y pesadez estomacal que incluye la hinchazón.

2. Comer sentado: cada sujeto es libre de adquirir sus prácticas alimenticias, pero lo más recomendable es que cuando lo haga sea sentado y en un lugar tranquilo. Nueva Mujer dice que cuando se come sentado, “nuestro cerebro envía la señal una vez que nos sintamos satisfechos, sin embargo, cuando comemos parados, esta señal llega cuando ya hemos comido más de lo que deberíamos”.

Es decir, que al comer de pie, el estómago recibe más alimentos de lo normal y eso da paso a que se infle.

Comer / Alimentos
El orden de las comidas es importante para mantener los niveles adecuados del azúcar en la sangre. Foto: Getty Images. - Foto: Getty Images/iStockphoto

3. Cenar dos horas antes de dormir: Infosalud señala que si bien es cierto que el cuerpo necesita recibir alimentos en la noche, esto debe ser un acto consciente. Por lo tanto, los especialistas aconsejan cenar al menos dos horas antes de acostarse y mantener un horario de comida regular, sin saltarse ninguna de las tres principales: desayuno, almuerzo y cena.

Al trío de momentos para comer, también se le puede incorporar una media mañana y una merienda entre el almuerzo y la cena.

4. Evitar recalentar: puede pasar que con el objetivo de ahorrar, muchos consuman la comida de un día anterior. Sin embargo, los nutriólogos consideran que esto puede hinchar el estómago y lo mejor es comer al instante en el que se preparara los alimentos.

La revista de buenos hábitos Mejor con salud agrega que hay una serie de alimentos que, en la medida de lo posible, es mejor no recalentarlos y son: el pollo, las setas, las patatas, las espinacas, la remolacha, el apio y los huevos.

El uso de este electrodoméstico se ha popularizado. Foto: Getty Images.