Tendencias
El ayuno intermitente tiene múltiples beneficios en la salud del organismo.
El ayuno intermitente tiene múltiples beneficios en la salud del organismo. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Ayuno intermitente contra la depresión, ¿cómo realizarlo?

La depresión puede transmitirse de padres a hijos, según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

La depresión es un trastorno emocional que causa un sentimiento de tristeza constante y una pérdida de interés en realizar diferentes actividades, de acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

La entidad también explica que, si bien la depresión puede producirse solamente una vez en la vida, por lo general, las personas tienen varios episodios de depresión y durante estos episodios, los síntomas se producen durante gran parte del día, casi todos los días y pueden consistir en:

  • Sentimientos de tristeza, ganas de llorar, vacío o desesperanza.
  • Arrebatos de enojo, irritabilidad o frustración, incluso por asuntos de poca importancia.
  • Pérdida de interés o placer por la mayoría de las actividades habituales o todas, como las relaciones sexuales, los pasatiempos o los deportes.
  • Alteraciones del sueño, como insomnio o dormir demasiado.
  • Cansancio y falta de energía, por lo que incluso las tareas pequeñas requieren un esfuerzo mayor.
  • Falta de apetito y adelgazamiento, o más antojos de comida y aumento de peso.
  • Ansiedad, agitación o inquietud.
  • Lentitud para razonar, hablar y hacer movimientos corporales.
  • Sentimientos de inutilidad o culpa, fijación en fracasos del pasado o autocríticas.
  • Dificultad para pensar, concentrarse, tomar decisiones y recordar cosas.
  • Pensamientos frecuentes o recurrentes sobre la muerte, pensamientos suicidas, intentos suicidas o suicidio.
  • Problemas físicos inexplicables, como dolor de espalda o de cabeza.

De hecho, muchos factores pueden causar depresión. Ahí está el alcoholismo o consumo de drogas; afecciones médicas, como cáncer o dolor (crónico) a largo plazo; situaciones o hechos estresantes en la vida, como la pérdida del trabajo, divorcio o fallecimiento de un cónyuge u otro miembro de la familia; aislamiento social (una causa común de depresión en adultos mayores).

Por tal razón, investigadores de la Universidad de Castilla-La Mancha (Uclm) revelaron que el ayuno intermitente reduciría los síntomas de depresión, pues según citó SaberVivirTv, el investigador de la Uclm y primer autor del estudio en un artículo publicado en The Conversation, Rubén Fernández-Rodríguez, dijo que “las personas que practican el ayuno intermitente, especialmente la restricción de la ventana de ingestas, muestran un alto grado de aceptación y seguimiento. Verse y sentirse bien por dentro y por fuera facilita que mantengamos este patrón de alimentación a largo plazo”.

Así las cosas, es importante señalar que Mayo Clinic explicó que el ayuno intermitente significa que una persona no come durante un periodo de días.

Además, existen algunos enfoques populares para el ayuno intermitente como, por ejemplo:

  • Ayuno de días alternos. Se come una dieta normal un día y se ayuna completamente o se hace una pequeña comida (menos de 500 calorías) al día siguiente.
  • Ayuno 5:2. Se come una dieta normal cinco días a la semana y se ayuna dos días a la semana.
  • Ayuno diario con tiempo restringido. Se come con normalidad, pero solo dentro de un lapso de ocho horas cada día. Por ejemplo, no se desayuna, pero se almuerza al mediodía y se cena a las 8 p.m.

No obstante, es importante señalar que el ayuno intermitente puede tener efectos secundarios desagradables que normalmente desaparecen en un mes, pero los efectos pueden incluir los siguientes:

Adicional, hay inquietudes sobre los posibles efectos secundarios del ayuno regular para determinadas personas o en circunstancias específicas y por ello la entidad sin ánimo de lucro indicó en su portal web que no se recomienda el ayuno para:

  • Personas con trastornos alimentarios o que tienen bajo peso.
  • Mujeres que están embarazadas o amamantando.
  • Personas que toman medicamentos para la diabetes.
  • Personas con enfermedad hepática en etapa terminal.

Por tal razón, antes de realizar un ayuno, lo primero que hay que hacer es consultar a un experto de la salud para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona, pues la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.