vida moderna

Beneficios de las semillas de chía para la salud

Con 30 gramos de chía se obtiene el 20 % de la cantidad de calcio recomendada.


En los últimos años, las semillas de chía se han popularizado significativamente en las dietas para bajar de peso y en cuanto a la salud en general.

En concreto, las semillas de chía contienen ácidos grasos omega-3 y 6, el doble de proteínas que otras semillas, compuestos antioxidantes, fibra y minerales que protegen el organismo de diversas enfermedades.

La revista International Journal of Molecular Sciences, señala que la chía previene el estreñimiento y mejora la diversidad de la flora intestinal. Además, disminuye la inflamación muscular después de un ejercicio intenso y contribuye a reducir la sensación de apetito.

Además, sus efectos beneficiosos en la diabetes, el colesterol, la hipertensión, su potencial antioxidante, y sus propiedades laxantes y antiinflamatorias entre otras, están confirmados científicamente, según una revisión de estudios publicada en Journal of Food Science and Technology.

Por otro lado, la llaman la reina de los omega-3, ya es una excelente fuente vegetal de ácidos grasos poliinsaturados, en especial de ácido alfalinolénico (ALA), el precursor vegetal del omega-3, según el portal especializado en salud, Cuerpo y Mente.

Semillas de chía
La mezcla de avena y semillas de chía es un plato que contiene todo lo que se requiere para empezar el día con energía y evitar picar entre horas. - Foto: Getty Images

Beneficios de la chía

Ayuda a la pérdida de peso

  • Las semillas de chía llenan el estómago y produce sensación de saciedad gracias a su gran capacidad de absorber líquidos.
  • Además, regula los niveles de azúcar en la sangre y ayuda a evitar los antojos por los dulces.

Regula el tránsito intestinal

  • La alta concentración de mucílagos, un tipo de fibra soluble que crece en contacto con el agua, hace que las semillas de chía multipliquen por diez su tamaño en el tracto digestivo y que presionen las paredes intestinales.
  • Con esto estimulan el peristaltismo o movimiento de los intestinos y mejoran el estreñimiento.
  • Además, esos mucílagos crean también una red viscosa que lubrica e hidrata el tubo gastrointestinal, lo cual facilita la expulsión de las heces.

Protege el corazón y reduce el colesterol

  • Como se mencionó anteriormente, los beneficios de las semillas de chía se deben al elevado contenido en omega-3, un ácido graso esencial con propiedades vasodilatadoras, antiinflamatorias y antitrombóticas que ayudan a regular la presión arterial y el colesterol en sangre: disminuye las lipoproteínas LDL y aumenta las HDL.
  • También tiene un elevado contenido en fibra y la presencia de beta-sitosteroles, unos compuestos de las plantas que resultan beneficiosos frente al colesterol alto y en enfermedades coronarias.

Cuida los huesos

  • Con 30 gramos de chía se obtiene el 20 % de la cantidad de calcio recomendada, (mineral fundamental para mantener la estructura ósea).

Es antioxidante

  • La chía tiene una alta concentración de fenoles, unos antioxidantes que frenan hasta el 70 % de la actividad de los radicales libres.
  • Esto ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y a reparar los tejidos musculares.

Ayuda a la diabetes

  • Gracias a su gran cantidad de fibra es un complemento ideal para la alimentación en personas con diabetes.
  • Ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre en general, ya que la fibra captura parte de esos azúcares y los libera lentamente, lo que evita que haya picos de glucosa e insulina en sangre.

Desayuno de avena y semillas de chía

La mezcla de avena y semillas de chía es un plato que contiene todo lo que se requiere para empezar el día con energía y evitar picar entre horas. Además, esta receta no se suele tardar más de 15 minutos y sus ingredientes tienen un precio más bajo con respecto a otros alimentos.

Ingredientes

  • 1 pizca de sal.
  • 500 ml de agua.
  • 1 taza de avena (105 g).
  • 2 cucharadas de miel (50 g).
  • 1 cucharada de canela en polvo (10 g).
  • 4 cucharadas de semillas de chía (40 g).
  • 2 cucharadas de esencia de vainilla (20 g).

Preparación

  • En una olla pequeña, calentar a fuego máximo el agua, la canela y la vainilla.
  • Una vez comience a hervir, reducirlo al mínimo y añadir la avena.
  • Dejar cocinar la mezcla durante 5 minutos más.
  • Pasado este tiempo, retirar del fuego, tapar la olla y que repose otros 5 minutos.
  • Añadir la miel, la sal y mezclar bien para integrar todos los ingredientes.
  • Servir en un tazón la mezcla y espolvorearle por encima las semillas de chía.
  • De forma opcional se puede tomar con plátanos, frutos secos, fresas o moras, entre otros.
  • No se aconseja acompañarlo con leche, ya que tiene un aporte calórico muy elevado.