Tendencias
Berenjena, berenjenas.
La berenjena, mientras no esté cruda, traerá grandes beneficios para la salud. - Foto: Getty Images

vida moderna

¿Cómo consumir berenjena para el controlar el colesterol alto?

Este producto no remplaza el tratamiento médico, por lo que su consumo debe ser supervisado por el médico.

La berenjena es una hortaliza de color violeta cultivada en climas especialmente fríos. También existe blanca, negra, amarilla y roja. En cuanto a su interior, es de textura esponjosa, color blanco y su sabor es amargo.

El mayor componente de la berenjena es agua. Según el Ministerio de Agricultura y Pesca y Alimentación de España “es de contenido fibroso medio, pero más localizado en piel y semillas. El mineral más abundante es el hierro seguido del potasio y en menores cantidades fósforo y magnesio”.

Así mismo, favorece la función del hígado, mejorar la circulación sanguíneo, regular el azúcar en la sangre e incluso, tiene propiedades laxantes que ayudan a mejorar la digestión y evitar el estreñimiento.

Además, según el portal especializado en gastronomía GastroLab la berenjena ayuda a reducir el colesterol LDL (malo) y a nivelar los triglicéridos gracias a que combate los radicales libres, los cuales, juegan un papel importante en el desarrollo de enfermedades crónicas.

Para preparar la berenjena y aprovechar los beneficios mencionados se puede:

1. Poner a hervir trozos de berenjena en un litro de agua.

2. Dejar reposar durante toda la noche.

3. En la mañana agregar el jugo de medio limón.

4. Consumir de inmediato para aprovechar las características.

Otra forma de consumir la berenjena es pasar los trozos por el sartén, dejarlas cocinar un par de minutos y agregarlos a una ensalada para aprovechar los beneficios de esta hortaliza y de sus acompañantes.

Lo más relevante para recordar de la berenjena es que no se puede consumir cruda, ya que posee un alcaloide tóxico que provoca trastornos intestinales y fuertes dolores de cabeza.

Por otro lado, es de resaltar que el colesterol alto puede heredarse, aunque suele ser el resultado de la elección de un estilo de vida poco saludable, por lo que se puede prevenir y tratar. Por ello, el medio catalán El Nacional listó una serie de consejos nutricionales con los que es posible mantener los niveles de colesterol correctos.

  • Omega 3: la American Heart Association recomienda que las personas coman pescado rico en grasas insaturadas (omega 3) al menos dos veces por semana. Estos ácidos grasos y otros nutrientes del pescado pueden beneficiar la salud del corazón y reducir el riesgo de que se presente alguna enfermedad cardíaca mortal derivada del colesterol malo (LDL).
  • Vitaminas del grupo B: la niacina, la cual hace parte de este grupo de vitaminas, ayuda a elevar el colesterol bueno, reducir el colesterol malo y reducir los triglicéridos.
  • Legumbres: el portal Nutrición y Farmacia reveló que “las legumbres tales como soja, lentejas, arvejas, aportan un buen nivel de proteína vegetal y fibra, aumentando el HDL (colesterol bueno) y disminuyendo el Colesterol malo (LDL) y por eso son unos alimentos perfectos para bajar el colesterol”.
  • Aceites vegetales: los aceites vegetales son un gran sustituto de grasas saturadas. El aceite de oliva es probablemente el más popular utilizado en la gastronomía mundial. Sin embargo, el de oliva no es el único aceite capaz de ofrecer este tipo de nutrientes. También están el de ajonjolí, avellana y soja.
  • Antioxidantes: estos ayudan a combatir los radicales libres, los cuales, juegan un papel importante en el desarrollo de enfermedades crónicas.
  • Limitar los lácteos: todavía no existe evidencia científica que demuestre que su consumo aumente el colesterol y los lípidos, sin embargo, se aconseja optar por la versión desnatada tanto en este alimento como en sus derivados.
  • Magnesio: el consumo de cloruro de magnesio es un gran aliado para quienes sufren este problema. Se puede encontrar en las verduras ecológicas, en los frutos secos y en algunos cereales.