Tendencias
La acupuntura es una técnica utilizada en la medicina china tradicional, la cual consiste en la inserción de agujas muy finas y delgadas en la piel en puntos estratégicos.

vida moderna

¿Cómo funciona la acupuntura en el sistema nervioso y en qué enfermedades puede ayudar?

Esta técnica es utilizada para tratar los síntomas relacionados con el cáncer.

La acupuntura es una técnica utilizada en la medicina china tradicional, la cual consiste en la inserción de agujas muy finas y delgadas en la piel en puntos estratégicos. Es utilizada frecuentemente para aliviar diferentes tipos de dolores y malestares como el estrés.

Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, señala varias de ellas:

  • Náuseas y vómitos postoperatorios e inducidos por la quimioterapia.
  • Dolor en los dientes.
  • Dolores de cabeza, incluidos los dolores de cabeza por tensión y las migrañas.
  • Dolores de parto.
  • Lumbalgia.
  • Dolor de cuello.
  • Osteoartritis.
  • Calambres menstruales.
  • Trastornos respiratorios, como la rinitis alérgica.

Según la medicina china tradicional, la acupuntura es una técnica para equilibrar el flujo de energía o fuerza vital, el cual es denominado “chi” o “qi”. De acuerdo con esta medicina, esto fluye a través de canales que están en el cuerpo. Cuando se insertan las agujas en los puntos estratégicos, se cree que este flujo de energía se reequilibra.

Sin embargo, algunos acupunturistas occidentales difieren un poco de esta idea y “ven a los puntos de acupuntura como lugares para estimular nervios, músculos y tejidos conectivos. Algunos creen que este método estimula los analgésicos naturales del cuerpo”, detalla Mayo Clinic.

El funcionamiento de la acupuntura está relacionado con la teoría china de los meridianos, afirman los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Según explica esta teoría, hay 12 meridianos principales, también conocidos como canales y otros ochp meridianos. Cada uno fluye por el cuerpo en una dirección específica. El qi fluye por esos canales y tiene un papel importante en la regulación homeostática de diferentes funciones corporales.

“A lo largo de los meridianos, hay aproximadamente 360 puntos que sirven, a su vez, como signos patognomónicos de un trastorno y como locus para los tratamientos de acupuntura. Cuando se obstruye el flujo normal de energía a lo largo de un meridiano (por ejemplo, como resultado de una lesión en el tejido o un tumor), se producen dolor u otros síntomas”.

Los estudios han señalado que la acupuntura es una técnica que contribuye a tratar algunos síntomas asociados con el cáncer, como las náuseas y los vómitos después de quimioterapia. Según indica Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, “los investigadores no comprenden en su totalidad el efecto de la acupuntura pero se cree que podría ayudar a la actividad de los químicos que alivian el dolor del cuerpo. También podría afectar la manera en la que se liberan las sustancias químicas que regulan la presión arterial y el flujo de la sangre”.

Acupuntura y el cáncer

La acupuntura es una terapia complementaria para el manejo de síntomas. Según explican los CDC, esta técnica china se utiliza para tratar los síntomas relacionados con el cáncer y los efectos secundarios de sus tratamientos. Asimismo, también es usado para incrementar el recuento sanguíneo y la actividad de los linfocitos y las células citolíticas naturales.

Los CDC explican cómo funciona para el cáncer. “Su aplicación principal es el tratamiento sintomático; los síntomas que se tratan con mayor frecuencia son el dolor producido por el cáncer, las náuseas o los vómitos (N/V) causados por la quimioterapia, y otros síntomas que afectan la calidad de vida del paciente, como pérdida de peso, ansiedad, depresión, insomnio, inapetencia, fatiga, xerostomía, sofocos , neuropatía periférica causada por la quimioterapia, síntomas gastrointestinales (estreñimiento y diarrea) e íleo posoperatorio”.

Aunque la acupuntura es utilizada por muchos pacientes con cáncer para el tratamiento del dolor, aún es necesario intensificar el conocimiento del tema, para que se convierta en una herramienta estándar de la atención a pacientes con esta enfermedad.