Pie diabético
Las personas con altos niveles de glucosa pueden enfrentarse al pie diabético. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

¿Cómo prevenir el pie diabético?

Es importante seguir las recomendaciones médicas para controlar la diabetes.

El pie diabético es una de las complicaciones de salud de la diabetes. Así lo explica el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales.

“Con el tiempo, la diabetes puede causar daño de los nervios, lo que también se conoce como neuropatía diabética, que puede causar dolor y una sensación de hormigueo, y puede hacer que perder sensación en los pies. Cuando pierde la sensación en los pies, quizás no sienta una piedrita en el calcetín o una ampolla en el pie, lo que puede causar cortaduras y llagas. Las cortaduras y llagas se pueden infectar”.

Al no sentir dolor, la persona no se da cuenta de que tiene una ampolla o llaga en el pie, la cual se puede infectar y tener gangrena.

“Si tiene gangrena o una úlcera en el pie que no mejora con el tratamiento, es posible que se necesite una amputación. Esta es una cirugía para cortar dedos, el pie o parte de la pierna que resultan dañados. Este procedimiento podría salvarle la vida al evitar que se propague una infección grave”, agregan los expertos de Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

La Biblioteca señala varias recomendaciones para tener en cuenta y contribuir a la prevención del pie diabético:

  1. Revisar todos los días los pies y verificar que no haya cortes, enrojecimiento u otros cambios en la piel o en las uñas. Asimismo, revisar la planta del pie.
  2. Incluir en la rutina diaria el lavado de los pies con agua tibia y jabón y finalizar el procedimiento con talco. No es recomendable remojar los pies, ya que puede causar resequedad.
  3. Consultar al doctor cómo eliminar los callos y callosidades sin causar afectaciones a la piel, como llagas.
  4. Cortar las uñas de los pies en línea recta. En caso de no saber hacerlo, lo ideal es consultar a un podólogo.
  5. Utilizar zapatos que no maltraten los pies. No es recomendable estar descalzo, ni siquiera en el hogar.
  6. Aplicar protector solar en la piel expuesta y no caminar a pie descalzo. En lugares donde hace mucho frío lo ideal es utilizar medias y no calentar los pies directamente de una fuente de calor como chimeneas.
  7. Es importante levantar los pies cuando se esté sentado para mantener la sangre fluyendo.
  8. Realizar revisiones médicas frecuentemente para observar el estado de los pies.

Diabetes

Los niveles altos de azúcar en la sangre aumentan el riesgo de desarrollar diabetes. Esta enfermedad crónica “ocurre cuando el páncreas no secreta suficiente insulina o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce”, explica la Organización Mundial de la Salud (OMS). La función de la insulina, que es una hormona, es regular la concentración de la glucosa en la sangre. La característica más conocida de la diabetes son los niveles altos de glucosa y si no se realiza un tratamiento a tiempo de esta enfermedad, se produce una hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre), que eleva el riesgo de afectar órganos y sistemas del cuerpo humano.

Diferentes tipos de diabetes