vida moderna

¿Cuál es el plato más saludable para las personas, según Harvard?

Los hábitos alimentarios sanos comienzan en los primeros años de vida.


De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la composición exacta de una alimentación variada, equilibrada y saludable estará determinada por las características de cada persona (edad, sexo, hábitos de vida y grado de actividad física), el contexto cultural, los alimentos disponibles en el lugar y los hábitos alimentarios.

Además, hay que señalar que una alimentación saludable es aquella que proporciona los nutrientes que el cuerpo necesita para mantener el buen funcionamiento del organismo, conservar o restablecer la salud, minimizar el riesgo de enfermedades, garantizar la reproducción, gestación, lactancia, desarrollo y crecimiento adecuado, según el Ministerio de Salud.

Adicional, la OMS indicó que una dieta saludable ayuda a proteger a las personas de la malnutrición en todas sus formas, así como de las enfermedades no transmisibles, entre ellas la diabetes, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y el cáncer.

Dicho lo anterior, la Escuela de Salud Pública de Harvard reveló que un plato saludable contiene:

  • ½ del plato debe ser vegetales y frutas: lo ideal es incorporar color y variedad, y recordar que las patatas (papas) no cuentan como un vegetal.
  • ¼ del plato debe ser de granos integrales: Granos integrales e intactos – trigo integral, cebada, granos de trigo, quínoa, avena, arroz integral, y las comidas preparadas con estos ingredientes como pasta de trigo integral – tienen un efecto más moderado en la azúcar en la sangre y la insulina que el pan blanco, arroz blanco, y otros granos refinados.
  • ¼ del plato debe tener proteína: Pescado, pollo, legumbres (habichuelas/leguminosas/frijoles), y nueces son fuentes de proteínas saludables y versátiles – pueden ser mezcladas en ensaladas, y combinan bien con vegetales en un plato, pero hay que limitar las carnes rojas, y evitar carnes procesadas como tocineta (“bacon”) y embuditos (salchichas).
  • Usar aceites saludables: aceites vegetales saludables como oliva, canola, soya, maíz, girasol, maní (cacahuate), u otros, y evite los aceites parcialmente hidrogenados, los cuales contienen las grasas trans no saludables.
  • Tomar agua, café, o té: Omitir las bebidas azucaradas, limitar la leche y productos lácteos a una o dos porciones al día, y limitar el jugo (zumo) a un vaso pequeño al día.

Sobre la misma línea, la profesora en Escuela de Salud Pública de Harvard, Teresa Fung, reveló los cinco alimentos más sanos del mundo por su alto contenido nutricional:

1. Coles de Bruselas o repollos de Bruselas, ya que tienen un alto contenido de antioxidantes, vitamina C, vitamina K, vitamina A, potasio y ácido fólico, entre otros y pueden incluirse en muchas comidas.

2. Salmón, pues tiene gran cantidad de proteína y omega-3. “Las personas que consumen pescado y otros mariscos corren un menor riesgo de presentar varias enfermedades crónicas”, según el Instituto Nacional de Salud (NIH por sus siglas en inglés).

3. Arándanos, por ser ricos en antioxidantes, por tener varias vitaminas y por tener la capacidad de generar saciedad.

4. Nueces, porque tienen antioxidantes, minerales como el sodio, potasio, fósforo, hierro, zinc, magnesio, calcio y Vitaminas B y E. Además, ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y son antiinflamatorias.

5. Yogur natural, ya que es una buena fuente de vitaminas del grupo B y A y una excelente fuente de minerales como el calcio, fósforo, magnesio y zinc, según la Fundación Española del Corazón.

No obstante, al igual que con cualquier alimento que se quiera incluir en la dieta diaria, es importante consultar al médico tratante o a un nutricionista sobre cuál es la mejor manera de consumir, y si las condiciones médicas ya existentes no son un impedimento para beneficiarse de todas las propiedades de los alimentos ya nombrados, pues la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.