salud

¿Cuál es la temperatura ideal para un bebé?

Tanto la temperatura ambiente como la ropa del bebé juegan un papel muy importante para regular su temperatura.


De los cuidados que tenga un bebé depende que goce de buena salud en sus siguientes etapas. Los especialistas de la Clínica Alemana de Santiago de Chile (Chile) explican que los recién nacidos requieren de una serie de cuidados especiales para “adaptarse a su vida fuera del vientre de su madre”.

En lo que refiere a la temperatura que debe tener un recién nacido, Médica El Marqués, un hospital privado ubicado en Santiago de Querétaro (México) explica que esta oscila entre los 36,5º C y los 37, 5º C, pero puede variar dependiendo del sitio del cuerpo donde se mida. En palabras de la entidad mexicana, estos son los valores de los sitios donde se toma habitualmente la temperatura en los recién nacidos:

  • Temperatura axilar: cuando la temperatura se toma en la axila varía entre 36º C y 37º C.
  • Temperatura rectal: cuando se obtiene la temperatura desde el recto, con un termómetro rectal, la temperatura normal está entre los 36.5º C y los 37.5º C.
  • Temperatura ótica: en el oído la temperatura normal es de 36.5º C a 37.5 º C. La temperatura del oído puede variar si el bebé tiene una infección de oído, por lo que no resulta del todo confiable.

Cuando la temperatura sobrepasa los límites superiores, hablamos de febrícula hasta los 38º C y de fiebre por encima de este valor. Mientras que, si la temperatura se encuentra por debajo de estos valores, estamos hablando de hipotermia”, explica Médica El Marqués. Añade que ninguno de los escenarios en mención es el ideal y que de llegar a ser persistente, es prudente consultar al médico.

Medicina
Tanto la temperatura ambiente como la ropa del bebé juegan un papel muy importante para regular su temperatura. - Foto: Getty Images

En lo que refiere a la temperatura ambiente, explica que esta debe ser estable, con el objetivo de que el organismo funcione de manera adecuada. Además, indica que tanto la temperatura ambiente como la ropa del bebé juegan un papel muy importante para regular su temperatura. En consecuencia, en las primeras horas de vida, la temperatura de ambiente adecuada para los bebés está entre los 26º C y los 30 º C.

“Cuando el bebé está un poco mayor y ya su cuerpo es capaz de regular la temperatura corporal (esto empieza a ocurrir al cabo de las tres semanas de vida), una temperatura de 20º C a 24 º C en el ambiente sería lo recomendable”, dice.

Sobre la ropa, reseña que lo importante es que esta sea suficiente para conservar su temperatura corporal. Para saberlo, explica que se debe colocar la mano en el cuello para comprobar si la temperatura está bien, y si el bebé está tibio, el abrigo es el adecuado. Sin embargo, si el cuello tiene sudor, puede que tenga mucha ropa.

En el caso de los bebés que nacen en invierno, hay algunas medidas extras que debe ser tomadas en cuenta. En palabras de la doctora Patricia Salinas, pediatra de la Clínica Alemana, estas son las más importantes:

  • Capas de ropa: por lo general, los niños usan una pieza más que los adultos. Lo importante es que sea holgada. Sin embargo, para comprobar si el bebé tiene frío o calor basta con tocarle el cuello o la frente. En caso de que tenga los pies o las manos frías, no hay que preocuparse, es normal en ellos.
Coche de bebé
Los especialistas recomiendan evitar los cambios bruscos de temperatura. - Foto: Getty Images
  • Temperatura: la habitación del recién nacido debe estar a 20°, pero en el caso de los prematuros el termómetro debe subir a 22°.
  • Baño: no existe una hora ideal para bañarlos, pero se aconseja que sea cuando ambos padres puedan participar. Lo importante es que la temperatura ambiente sea la adecuada y que la del agua sea cercana a los 37°.
  • Primeras salidas: lo ideal es no sacarlos de la casa durante el periodo invernal, salvo para sus controles médicos. En caso de salir con el bebé, la recomendación es no llevarlo a lugares públicos con mucha gente, evitar los cambios bruscos de temperatura y mantenerlos alejados de personas enfermas, sobre todo, niños.
  • Ropa de cama: la cuna del recién nacido debe contar con una sábana ajustada al colchón y una frazada fina para abrigarlo. Esta última debe cubrirlo solo hasta las axilas, dejando sus brazos fuera de ella, para evitar que sus movimientos tapen su cabeza. También se recomienda utilizar sacos de bebés, ya que mantiene su cara descubierta y no necesita abrigos extras.