vida moderna

Diarrea: los alimentos blandos que ayudan a combatir los síntomas

Todas las personas, de todas las edades, pueden tener diarrea.


La diarrea es la evacuación intestinal de heces flojas y líquidas tres o más veces al día, de acuerdo con el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales que hace parte de los Institutos Nacionales de Salud (INH, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos.

Además, explicó que las causas de la diarrea incluyen infecciones, alergias e intolerancias a los alimentos, problemas del tubo digestivo y efectos secundarios de las medicinas.

Asimismo, Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, indicó que la diarrea puede presentarse sola o estar asociada a otros síntomas, como náuseas, vómitos, dolor abdominal o pérdida de peso.

Adicional, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que hay tres tipos clínicos de enfermedades diarreicas:

  • Acuosa aguda, que dura varias horas o días, y comprende el cólera;
  • con sangre aguda, también llamada diarrea disentérica o disentería, y
  • persistente, que dura 14 días o más.

De hecho, si no se trata la diarrea, esta puede causar deshidratación y los signos son sed excesiva, boca o piel seca, poca o ninguna micción, debilidad, mareos o vértigo, fatiga y orina de color oscuro.

Por ello, si se tiene la afección, el portal Medical News Today reveló que las personas con diarrea deben comer alimentos blandos como cereales calientes, entre ellos la avena, la crema de trigo o papilla, el potaje de arroz, plátanos (bananas), papilla de manzana, arroz blanco sin sal, pan o pan tostado, papas cocidas o galletas de agua simples.

Sobre la misma línea, Mayo Clinic enumeró algunas sugerencias para aliviar la diarrea como:

  • Beber mucho líquido, incluidos agua, caldos y jugos, pero es mejor evitar el consumo de cafeína y alcohol.
  • Agregar alimentos semisólidos y de bajo contenido de fibra en forma gradual a medida que los movimientos intestinales vuelvan a la normalidad.
  • Evitar ciertos alimentos como productos lácteos, alimentos grasos, alimentos de alto contenido de fibra o alimentos muy condimentados durante unos pocos días.
Trastorno digestivo, estreñimiento, diarrea, baño, papel higiénico
Por lo general, la diarrea dura uno o dos días, pero puede durar más tiempo. - Foto: Getty Images/iStockphoto
  • Preguntar sobre los medicamentos antidiarreicos. Los medicamentos antidiarreicos de venta libre, como la loperamida y el subsalicilato de bismuto, podrían ayudar a reducir el número de deposiciones acuosas y a controlar los síntomas graves. Sin embargo, ciertas afecciones médicas e infecciones (bacterianas y parasitarias) pueden empeorar con estos medicamentos, porque impiden que el cuerpo se deshaga de lo que está causando la diarrea. Además, algunos de estos medicamentos no se recomiendan para niños.
  • Considerar la posibilidad de tomar probióticos. Estos microorganismos pueden ayudar a restablecer un equilibrio saludable en el tracto intestinal, al aumentar el nivel de bacterias buenas, aunque no está claro si pueden ayudar a acortar un episodio de diarrea. Los probióticos están disponibles en forma de cápsulas o líquidos y también se agregan a algunos alimentos, como ciertas marcas de yogur.

De igual forma, otra recomendación, pero de la OMS, es:

  • Consumir complementos de zinc: los complementos de zinc reducen un 25 % la duración de los episodios de diarrea y se asocian con una reducción del 30 % del volumen de las heces.

Alcance de las enfermedades diarreicas

Las enfermedades diarreicas son una causa principal de mortalidad y morbilidad en la niñez en el mundo, y por lo general son consecuencia de la exposición a alimentos o agua contaminados. En todo el mundo, 780 millones de personas carecen de acceso al agua potable y 2.500 millones, a sistemas de saneamiento apropiados. La diarrea causada por infecciones es frecuente en países en desarrollo, según la OMS.

Adicional, indicó que en países de ingresos bajos, los niños menores de tres años sufren, en promedio, tres episodios de diarrea al año. Cada episodio priva al niño de nutrientes necesarios para su crecimiento. En consecuencia, la diarrea es una importante causa de malnutrición y los niños malnutridos son más propensos a enfermar por enfermedades diarreicas.