La disminución de ácido hialurónico en el organismo afecta a la piel. Foto: Getty images.
La disminución de ácido hialurónico en el organismo afecta a la piel. Foto: Getty images. - Foto: Foto: Getty images.

vida moderna

¿Dónde se encuentra el ácido hialurónico en la naturaleza?

Esta sustancia tiene la capacidad de atraer y retener el agua para mantener en buenas condiciones algunos tejidos del organismo.

El envejecimiento hace que disminuya la presencia de ácido hialurónico en el organismo, el cual es importante porque “permite una excelente absorción de agua en los tejidos y ayuda en el transporte de los nutrientes a las células”, señala el sitio web Asesor natural.

En la piel juega un papel importante pues “más del 50% del ácido hialurónico presente en el organismo se encuentra en ella, es un componente natural de la dermis”, así lo explica el mencionado portal.

Una de las funciones del ácido hialurónico en la piel es que “mantiene a su alrededor una gran cantidad de agua”, lo que genera la adecuada hidratación de la piel.

“Aunque la mayor evidencia del uso del ácido hialurónico en la salud de las articulaciones está fundamentada en su administración intraarticular, determinados estudios ponen de manifiesto que la suplementación oral también puede ser efectiva, debido a su absorción y distribución a los diferentes tejidos”, destaca el sitio web Asesor natural.

El ácido hialurónico (AH) es muy conocido para tratamientos de cosmética, debido a los beneficios que genera en la piel y también para las articulaciones. Por esta razón el AH “es muy común en productos de belleza y en complementos alimenticios, pero realmente se puede encontrar de forma natural en diversos alimentos”, así lo destaca el portal unCOMO.

Entre los alimentos en los que se encuentra el ácido hialurónico está la gelatina, el cual es fácil de conseguir en cualquier supermercado y es económico. Esta se puede “preparar en casa en su forma más conocida, como un postre, o puede añadirse en diferentes platos, puesto que también se halla en carnes gelatinosas como el lacón, el rabo de toro o los pies de cerdo”, explica los expertos de unCOMO.

Las carnes blancas o magras tienen una gran cantidad de ácido hialurónico, entre ellas está el pollo, el pavo y el pato. Por otra parte, en el sitio web unCOMO afirman que los pescados que tienen una mayor cantidad de AH, principalmente “los pescados azules, como las sardinas, las anchoas, el atún y el salmón que, además, estos también aportan el conocido y beneficioso omega 3″.

Las hortalizas son buenas para la salud y los expertos en nutrición recomiendan que deben estar presentes en una dieta saludable, pero no todas tienen ácido hialurónico. Las papas y los boniatos o las batatas, si contienen este nutriente tan importante para el organismo. En unCOMO aconsejan incorporar estos alimentos en la dieta por su alto contenido de ácido hialurónico y por la cantidad de vitaminas, fibras, potasio y sodio que aportan para tener una buena condición de salud.

En el sitio web La Vanguardia también se hace énfasis de la importancia del ácido hialurónico para la piel. “Existe evidencia científica sobre la efectividad de los dermocosméticos que contienen ácido hialurónico”, así lo destaca la doctora Carolina Carrera, especialista del servicio de Dermatología del HM Collblanc, en Barcelona en palabras citadas por el mencionado portal de internet. “En su forma inyectable es más eficaz, no solo a la hora de sustituir la pérdida del mismo, sino a la hora de estimular la producción de nuevo colágeno en la piel”, explica Carrera.

Para la piel y los otros órganos en donde se encuentra el ácido hialurónico, La Vanguardia recomienda incluir en la alimentación el brócoli, pues según un estudio elaborado por el Laboratorio de Fitoquímica del Departamento de Ciencia y Tecnología de Ciencia y Alimentos de CEBAS-CISC, señala que “el brócoli contiene carotenoides y tocoferoles, que actúan como antioxidantes que neutralizan los radicales libres como los que origina el daño por la radiación ultravioleta”.

El pimiento rojo es muy rico en vitamina C, que funciona como un antioxidante. Además, el kiwi, las fresas o los cítricos son otros de los alimentos ricos en esta vitamina, “implicada en la síntesis de colágeno, un antioxidante que lucha contra los radicales libres, responsables del envejecimiento celular”, así lo explica la coach experta en hábitos saludables Natàlia Calvet, citada por La Vanguardia.