vida moderna

¿Es verdad que el consumo de piña puede ayudar a combatir el cáncer?

Es importante realizar exámenes médicos periódicos para verificar el estado de salud.


El cáncer es la causa principal de muerte en el mundo. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, en el 2020 se atribuyeron alrededor de 10 millones de fallecimientos a esta enfermedad. Los más comunes son cáncer de mama, de pulmón, de colon y recto y próstata.

Es el crecimiento descontrolado de células anormales en el cuerpo. Estas “se multiplican cuando el cuerpo las necesita, y mueren cuando se dañan o cuando el cuerpo ya no las necesita. El cáncer se presenta cuando el material genético de una célula cambia. Eso provoca que las células crezcan fuera de control. Las células se dividen demasiado rápido y no mueren de la manera normal”, detalla Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos, esta no es una enfermedad única, sino que consiste en un grupo de enfermedades relacionadas. “Muchas cosas en nuestros genes, nuestro estilo de vida y el medio ambiente que nos rodea aumentan o disminuyen el riesgo de presentar cáncer”, agrega.

Según explica el sitio web de la Sociedad Americana de Cáncer, algunos estudios han mostrado posibles vínculos entre la alimentación y el riesgo de que vuelva el cáncer de seno. Estas investigaciones no se han enfocado en alimentos específicos sino en un ámbito general.

No hay una fruta en específica que ayude a combatir el cáncer. Los expertos señalan que tener una alimentación saludable es importante para sobrellevar la enfermedad y para prevenirla.

Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, brinda algunas pautas para tener en cuenta:

  • Consumir muchas frutas y verduras y alimentos de origen vegetal.
  • Mantener un peso saludable.
  • Moderar el consumo de alcohol.
  • Limitar el consumo de carnes procesadas.

“Los estudios han descubierto que las sobrevivientes de cáncer de seno que consumen muchas verduras (vegetales), frutas, granos enteros, pollo, y pescado tienden a vivir por más tiempo que aquellas que consumen más azúcares refinadas, grasas, carnes rojas (res, cerdo y cordero) y carnes procesadas (como tocino, salchichas, embutidos y perros calientes. Sin embargo, no está claro si esto es debido a los efectos sobre el cáncer de seno o posiblemente a otros beneficios para la salud que tiene el adoptar una dieta saludable”, explica la Sociedad Americana de Cáncer.

Existen factores de riesgo que pueden modificarse y otros no. Algunos de los factores que aumentan el riesgo de padecer algún tipo cáncer incluyen:

  • Consumo de tabaco y fumar cigarrillos (incrementa el riesgo de padecer cáncer de vejiga, de cuello uterino, de esófago, de riñón, de pulmón, cavidad oral, de estómago, de páncreas.
  • Infecciones.
  • Radiación.
  • Medicamentos inmunodepresores después de un trasplante de órgano.
  • Alimentación.
  • Bebidas alcohólicas.
  • Actividad física.
  • Obesidad.
  • Diabetes.
  • Factores ambientales de riesgo.

Tipos de cáncer

El cáncer puede aparecer en cualquier órgano o tejido. A continuación una lista de los tipos de cáncer:

  • Cáncer de hígado.
  • Cáncer de pulmones.
  • Cáncer de piel.
  • Cáncer colorrectal.
  • Cáncer de cuello uterino.
  • Cáncer de mama.

Cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón es un tipo de cáncer que se forma en los tejidos del pulmón. Por lo general, ocurre en los tejidos que recubren los conductos del aire. Esta es la principal causa de muerte por cáncer en hombres y mujeres, según indica Medline Plus, Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. En esta enfermedad existen dos tipos: cáncer de pulmón de células pequeñas y cáncer de pulmón de células no pequeñas. Este último es el más común en los pacientes. Aunque ambos se desarrollan en el mismo lugar, crecen de manera diferente y su tratamiento también lo es.

Esta enfermedad puede padecerla cualquier persona en el mundo; sin embargo, existen algunos factores que aumentan el riesgo de contraerla. Por ejemplo, estar expuesto al asbesto, arsénico, cromo, berilio, níquel, hollín, alquitrán, radiación, infección por VIH, contaminación del aire o inhalación pasiva de humo de tabaco.