Alimentación saludable; Animal joven; Hacer dieta Comida vegetariana; Etiqueta nutricional; Alimentos crudos; Orgánico; Repollo; Cocinando; Ingrediente; Estilo de vida saludable; Frescura; Crecimiento; Conceptos; Blanco; Color verde; Madera - Material; Agricultura; Comida y bebida; De cerca; Fruta; Espinacas; Vegetal; Hoja; Planta; Jardín formal; Ensalada; Comida; Vajilla; Hierro - Electrodoméstico
Este vegetal de hojas hojas verdes es reconocido por su alto aporte de nutrientes, además de ser una fuente de rejuvenecimiento natural. - Foto: Getty Images/iStockphoto

belleza

Espinaca: así se puede aplicar en la piel para rejuvenecerla y reducir arrugas

Esta mascarilla aporta vitaminas A y C a la piel.

Las arrugas son uno de los signos más comunes de la edad. De acuerdo con Mayo Clinic, son más prominentes en la piel expuesta al Sol, como la cara, el cuello, las manos y los antebrazos. En palabras de la entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, las arrugas son el resultado de una combinación de factores.

  • Edad: con el paso de los años, la piel naturalmente se torna menos elástica y más frágil. La disminución de la producción de aceites naturales seca la piel y la hace parecer más arrugada. Disminuye la cantidad de grasa en las capas más profundas. Esto hace que la piel se vea floja y flácida, y que las líneas y surcos sean más pronunciados.
  • Exposición a luz ultravioleta (UV): la radiación ultravioleta, que acelera el proceso de envejecimiento natural, es la causa principal de la aparición de arrugas precoces. La exposición a la luz ultravioleta rompe el tejido conectivo de la piel, compuesto por colágeno y fibras de elastina, que se encuentra en la capa más profunda de la piel (dermis). Sin el tejido conectivo de sostén, la piel pierde fuerza y flexibilidad. Después, la piel empieza a debilitarse y a arrugarse prematuramente.
  • Tabaquismo: fumar puede acelerar el proceso de envejecimiento normal de la piel, lo que contribuye a la formación de arrugas. Esto puede deberse al efecto del tabaco sobre el colágeno.
  • Expresiones faciales repetitivas: los movimientos y las expresiones faciales, como entrecerrar los ojos y sonreír, producen líneas finas y arrugas. Cada vez que la persona utiliza un músculo facial, se forma un surco debajo de la superficie de la piel. A medida que la piel envejece, pierde flexibilidad y ya no recupera su forma. Estos surcos se convierten en características permanentes del rostro.

Hay productos para cuidar la piel de todas las formas, colores y sabores: mientras que algunos optan por invertir grandes cuantías de dinero en productos que están disponibles en las estanterías de los centros de comercio o las novedades que anuncian las compañías de belleza, otros tantos optan por las soluciones caseras, bien sea por economizar unos pesos o porque las consideran más naturales.

En ese sentido, hay diversos alimentos que se encuentran en el hogar y que contribuyen en el mejoramiento del aspecto físico, uno de ellos es la espinaca. Este vegetal de hojas verdes es reconocido por su alto aporte de nutrientes, además de ser una fuente de rejuvenecimiento natural.

La espinaca aporta vitamina A, encargada de moderar la producción de sebo en los poros y los folículos pilosos. Además, estimula el crecimiento capilar. Del mismo modo, este vegetal es rico en vitamina C, la cual ayuda a la formación del colágeno que brinda flexibilidad, elasticidad y resistencia no solo a la piel, también al cabello.

Por lo anterior, el uso de este vegetal podría contribuir en el desvanecimiento de las arrugas que para algunos resultan molestas.

El portal mexicano Panorama, que forma parte de Heraldo Media Group, reseña una mascarilla muy fácil de preparar para lograr este propósito. Los únicos ingredientes que se necesitan para su preparación son los siguientes: dos tazas de espinacas, una cucharada de aceite de jojoba y una cápsula de vitamina E.

En primer lugar, se deben lavar las espinacas para eliminar las impurezas que pueda traer. Luego, en un recipiente, se procede con la mezcla de todos los ingredientes para que cuando se hayan integrado por completo sea esparcida la preparación en todo el rostro, haciendo énfasis en las arrugas.

Esta mascarilla se deja actuar durante 25 minutos y luego se retira con agua tibia. Panorama recomienda utilizar esta receta a diario, pues de este modo se aportará ácido hialurónico a la piel.