vida moderna

Esta es la mejor fruta para calmar la afonía

Este trastorno de la voz puede presentarse por varias causas.


Según la definición otorgada por el diccionario médico de Top Doctors, la afonía es un trastorno de la voz caracterizado por la pérdida total o parcial del sonido. Dependiendo de la causa que la origine, esta afección se puede desarrollar de manera gradual o acelerada.

Generalmente, las personas que sufren esta molestia pueden notar su voz más ronca o percibir el tono de la voz muy bajo, comparado con lo usual, llegando en ocasiones a no poder hablar debido a que no se escucha el ruido.

De acuerdo con lo indicado por los profesionales del referido portal, esto puede deberse a diversas causas, que van desde esfuerzos físicos hasta condiciones de salud que afecten la laringe y al aparato respiratorio en general. Es así que entre las principales razones que pueden provocar la afonía se listan enfermedades como la laringitis, faringitis, amigdalitis, alergias y, en casos más graves, tumores en el sistema respiratorio.

Para aliviar los síntomas de la gripe, es importante consumir alimentos con un alto contenido de vitamina C.
Es así que entre las principales razones que pueden provocar la afonía se listan enfermedades como la laringitis, faringitis, amigdalitis, alergias y, en casos más graves, tumores en el sistema respiratorio. - Foto: Getty Images

Ahora bien, ciertos productos y alimentos pueden irritar la zona responsable de la voz y producir un trastorno a causa de ello. Tales sustancias son el alcohol, el vinagre, la pimienta y, no puede quedar por fuera de la lista, el consumo de cigarrillo o tabaco (asociado también con afecciones pulmonares).

Por otra parte, las lesiones físicas o las condiciones de temperatura son otros de los factores de riesgo que pueden derivar en problemas con la voz. Ejemplo, la exposición a altas temperaturas y el consumo de bebidas demasiado frías, que pueden aumentar la probabilidad de alterar la garganta y la voz.

Lo mismo sucede en caso de forzar en exceso la voz, ya sea en medio de un concierto o al trabajar en una profesión que demande el uso constante y fuerte de la voz. Por ello, es fundamental cuidar muy bien el aparato respiratorio, al tiempo que se aprenden técnicas para manejar adecuadamente la voz y evitar aquellas malas prácticas que pueden restringir el habla y producir un trastorno como la afonía, indican desde el portal Top Doctors.

Justo para mejorar esta molestia, existen algunos tratamientos caseros, sencillos de realizar en casa y que pueden complementar las indicaciones entregadas por los médicos de cabecera, siempre que se les consulte con anterioridad.

Uno de los ingredientes estrellas recomendados para aliviar la afonía es una fruta, cuyo sabor entre dulce y ácido, su contenido rico en vitamina C y minerales y su gran aporte de agua puede tener un efecto positivo para recuperar la voz. Esta es la piña.

De acuerdo con lo señalado por el blog de salud de Sanitas, combinada con la miel, esta fruta tropical puede ser muy buena para la afonía, esto gracias a que cerca del 85% de su composición es agua y además contiene antioxidantes y enzimas que propician alivio.

Jugo de piña
De acuerdo con lo señalado por el blog de salud de Sanitas, combinada con la miel, esta fruta tropical puede ser muy buena para la afonía, esto gracias a que cerca del 85% de su composición es agua y además contiene antioxidantes y enzimas que propician alivio. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Como resaltan desde la Cámara Nacional de Productores y Exportadores de Piña (Canapep), esta fruta tiene además dosis significativas de potasio, yodo, vitamina A, vitamina B, hidratos de carbono y fibra, compuestos que le confieren un gran valor nutricional para el organismo.

Para disfrutar de los beneficios de este alimento en el tratamiento de infecciones respiratorias, desde el portal Mejor con Salud comparten una preparación sencilla, a modo de jarabe. Para realizarla solo se necesita: una piña fresca, un pedazo de raíz de jengibre, cuatro cucharadas de miel cruda, un cuarto de zumo de limón fresco y media cucharadita de pimienta de cayena.

La receta inicia por lavar muy bien la piña, pelarla y cortarla en trozos medianos. Luego, se lleva la fruta a la licuadora o, en su defecto, a un extractor para conseguir el jugo natural de la piña, el cual servirá de base para el jarabe.

Todavía en la licuadora, al jugo de piña se le añade el zumo del limón, el jengibre rallado, la miel de abejas y la pimienta. Otra vez se procesan los ingredientes hasta obtener una consistencia homogénea. Se aconseja consumir únicamente un cuarto de taza cada seis horas, según Mejor con Salud, para reducir la inflamación.

También puede ser de interés: