vida moderna

Este es el tipo de cáncer que previene el consumo de uvas rojas

La uva es rica en antioxidantes y por ende previene la degeneración celular.


El cáncer se refiere a cualquiera de un gran número de enfermedades que se caracterizan por el desarrollo de células anormales que se dividen sin control y tienen la capacidad de infiltrarse y destruir el tejido corporal normal, de acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Es importante señalar que el cáncer es la segunda causa principal de muerte en el mundo y por ello la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que entre el 30 % y el 50 % de los cánceres se puede evitar, pero es importante aclarar que una cosa es prevenir (el mensaje de la OMS) y otra muy diferente es que un alimento por sí solo sea capaz de curar la enfermedad.

Así las cosas, una forma de prevenir la enfermedad es consumiendo alimentos que tengan antioxidantes, pues estas sustancias “bloquean la actividad de los radicales libres que pueden dañar las células y desencadenar el desarrollo del cáncer”, según la Universidad de Piura, en el Perú.

Eso sucede en el caso de las uvas, pues el Grupo Sanitas de España citó que un estudio de la Universidad de Leicester, en Reino Unido, presentado en 2012, halló evidencia de que el resveratrol (que está presente en las uvas y es antioxidante) puede ayudar a prevenir el cáncer. “En concreto, los investigadores determinaron que en modelos de laboratorio una cantidad diaria de este compuesto equivalente a dos vasos de vino puede reducir a la mitad la tasa de tumores del intestino”.

Información nutricional por 100 gramos de uva

  • Energía: 83 kcals
  • Carbohidratos: 18,6 g
  • Proteínas: 0,3 g
  • Grasas: 0,5 g
  • Fibra: 0,9 g
  • Vitamina B1: 0,03 mg
  • Vitamina B2: 0,02 mg
  • Vitamina B3: 0,2 mg
  • Vitamina B6: 0,09 mg
  • Vitamina C: 1 mg
  • Vitamina B9: 2 mcg
  • Fósforo: 23 mg
  • Potasio: 220 mg
  • Calcio: 10 mg
  • Magnesio: 8 mg
  • Hierro: 0,3 mg
  • Vitamina A: 15 mcg

Por su parte, la entidad sin ánimo de lucro reveló otros métodos que han identificado los médicos para reducir el riesgo de padecer cáncer:

  • Dejar de fumar. Fumar está relacionado con distintos tipos de cáncer, no solo con el cáncer de pulmón. Además, a los 20 minutos de haber dejado de fumar, la presión arterial y la frecuencia cardíaca se recuperan del pico inducido por el cigarrillo. A los tres meses de haber dejado de fumar, la circulación sanguínea y la función pulmonar comienzan a mejorar. Dentro de un año de haber dejado de fumar, el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca es la mitad que el de un fumador.
  • Evitar la exposición excesiva al sol. Los rayos ultravioleta (UV) dañinos del sol pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de piel.
  • Seguir una dieta saludable. Elegir una dieta rica en frutas, verduras, cereales integrales, proteínas magras y limitar el consumo de carnes procesadas.
  • Hacer ejercicio la mayoría de los días de la semana. El ejercicio regular está relacionado con un bajo riesgo de cáncer. Por ello, es mejor intentar hacer por lo menos 30 minutos de ejercicio la mayoría de los días de la semana.
  • Beber alcohol con moderación. Para los adultos sanos, esto significa hasta una copa por día para las mujeres de todas las edades y para los hombres mayores de 65 años, y hasta dos copas por día para los hombres menores de 65 años.
  • Mantener un peso saludable. Tener sobrepeso u obesidad incrementa el riesgo de padecer cáncer.

No obstante, la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica y lo primero que hay que hacer es consultar a un experto de la salud para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona.