vida moderna

Gases estomacales: ¿cómo eliminarlos efectivamente con masajes?

El calor que se puede trasmitir por medio de los masajes relaja los músculos y propicia la actividad intestinal.


Los eructos y las flatulencias hacen parte del proceso natural de digestión. Sin embargo, estos pueden ser molestos debido al mal olor que pueden emanar. Los gases deben ser objeto de atención cuando vienen acompañados de hinchazón abdominal, que puede interferir la realización de las actividades cotidianas.

Según el portal especializado en temas de salud Mayo Clinic, los gases vía oral son la forma natural que tiene el cuerpo de expulsar el exceso de aire que se acumula en el tracto digestivo superior.

“Podrías ingerir exceso de aire si comes o bebes demasiado rápido, hablas mientras comes, masticas chicle, chupas caramelos duros, ingieres de bebidas con gas o fumas. Algunas personas tragan aire como un tic nervioso, incluso cuando no están comiendo o bebiendo”, señala el portal web.

La otra manera frecuenta de expulsión de gases es la vía anal, según el portal Medical News Today; las personas despiden gases varias veces al día, algunos estudios indican que una persona puede expulsar este tipo de gases de cinco a 15 veces al día, mientras que otras indican que pueden ser hasta 25 veces.

Mal olor en el cuerpo
Las flatulencias pueden hacer pasar momentos vergonzosos debido a su olor. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Uno de las maneras en las que se les puede hacer frente a las molestas flatulencias son los masajes abdominales. De tal manera, se puede estimular el hígado y la vesícula biliar, para facilitar la circulación de sangre en la zona abdominal.

El calor que se puede transmitir por medio de los masajes relaja los músculos y propicia la actividad intestinal. El Diario de Mallorca en su portal digital explica cuál es la manera adecuada de masajear la zona abdominal para contrarrestar los gases intestinales:

  • Acostarse en una zona cómoda, respirar profundo y suavemente, intentar estar relajado durante todo el masaje.
  • Con las yemas de los dedos masajear alrededor del ombligo durante unos minutos. Con ello, se relaja el estómago, mejora la digestión y se facilita la eliminación de la retención de líquidos.
  • Luego, hacer el mismo movimiento por el resto del estómago, evitando la zona del ombligo.
  • Cuando se evidencie que el estómago está más laxo, colocar las manos justo debajo de las costillas y con las yemas de los dedos, masajear profundamente arrastrando hacia el ombligo, varias veces.

“La idea es motivar el movimiento intestinal a través de masajes circulares suaves en el sentido de las agujas del reloj para estimular el recorrido del flujo sanguíneo. Empieza en la parte inferior derecha cerca del ombligo y haz movimientos circulares alrededor de él en sentido de las agujas del reloj. De esta manera, irás subiendo hacia la caja torácica y luego volverás a bajar siguiendo con el movimiento circular”, explica el Diario de Mallorca.

¿Por qué evitar la cerveza?
Por ejemplo, las bebidas carbonatadas como la cerveza contribuyen a la presencia de gases. - Foto: Getty Images

Otro punto clave para poder presentar mejoría con las flatulencias es el punto de la alimentación, se recomienda evitar el consumo de alimentos que contribuyen a la aparición de gases intestinales, dentro de este grupo se encuentra: bebidas carbonatadas (gaseosas, cerveza), fríjoles y suplementos con fibra.

Además, se debe evaluar si se tiene algún comportamiento como comer demasiado rápido o comer chicle en exceso, prácticas que aumentan las probabilidades de presentar flatulencias.

¿Cuándo se debe consultar al médico?

Existes signos de alarma, que de presentarse ameritan una visita al médico para que el profesional de la salud pueda evaluar la situación y estipular el tratamiento adecuado que se debe llevar. Según Clínica Mayo, estos son los síntomas merecedores de una consulta.

  • Heces con sangre.
  • Cambios en la consistencia de las heces.
  • Cambios en la frecuencia de las deposiciones.
  • Pérdida de peso.
  • Estreñimiento o diarrea.
  • Náuseas o vómitos recurrentes o persistentes.

Entre las complicaciones que ameritan una atención médica inmediata se encuentran el dolor abdominal prolongado y el dolor de pecho.