vida moderna

Mala memoria: ¿cómo reconocer que se padece y cuándo se debe pedir ayuda?

Existe diferencia entre los cambios normales de la memoria por cuenta del envejecimiento y los síntomas asociados a enfermedades como el Alzheimer.


Sin importar la edad que se tenga, todos han tenido por lo menos un episodio de la vida en el que la memoria ha jugado una mala pasada, por lo que es casi imposible momentáneamente recordar algún nombre, lugar u objeto. En el caso de personas adultas, se tiene la idea de que la mala memoria es la primera señal de enfermedades como el Alzheimer.

Como consecuencia del proceso natural de envejecimiento, el cuerpo humano se va deteriorando, pues el cerebro no es la excepción; esto afecta el buen funcionamiento neuronal, debido a que el cerebro controla aspectos como los movimientos, sentidos, pensamientos y recuerdos. MedlinePlus por medio de su portal web explica qué le sucede al cerebro con el paso del tiempo.

A medida que usted envejece, el cerebro y el sistema nervioso pasan por cambios naturales. El cerebro y la médula espinal pierden peso y neuronas (atrofia). Las neuronas pueden comenzar a transmitir mensajes más lentamente que en el pasado. Los productos de desecho u otros productos químicos como betaamiloide se pueden acumular en el tejido cerebral, a medida que las neuronas se descomponen”, explica.

Getty Creativo
Con el paso de los años, las actividades diarias se pueden ver afectadas, debido a que el cerebro controla aspectos como los movimientos, sentidos, pensamientos y recuerdos. - Foto: Getty Images

La reducción de la memoria, el pensamiento y la capacidad cognitiva es considerada una parte normal del envejecimiento. Es común ver cómo a algunas personas de edades más avanzadas les toma más tiempo aprender cosas nuevas o empiezan a tener imprecisiones a la hora de comunicar información guardada en la mente.

Sin embargo, existe una marcada diferencia entre los cambios normales de la memoria por cuenta del proceso natural de envejecimiento y los síntomas asociados a enfermedades como el Alzheimer.

Cuando la pérdida de la memoria se deba a factores naturales del envejecimiento, no se debería generar problemas importantes en la vida. Se compone de olvidos leves como objetos (gafas, control remoto) o datos geográficos como direcciones exactas de memoria o número telefónicos.

Por otro lado, se encuentran aquellos signos que si pueden estar avisando de la presencia de una condición como la demencia, según la Clinica Mayo, estos son los signos que un paciente con algún nivel de demencia suele tener.

  • Hacer las mismas preguntas una y otra vez.
  • Olvidar palabras comunes al hablar.
  • Mezclar palabras: decir “cama” en lugar de “mesa”, por ejemplo.
  • Demorarse más en realizar tareas conocidas, como seguir una receta.
  • Colocar objetos en lugares inapropiados, como poner una billetera en el cajón de la cocina.
  • Perderse al caminar o manejar en una zona conocida.
  • Tener cambios en el estado de ánimo o en el comportamiento sin razón aparente.
Medicamentos - Imagen de referencia
Las personas con Alzheimer pueden recibir tratamiento con medicamentos, esto ayudará a frenar la evolución en algunos síntomas reflejados en los comportamientos. - Foto: Getty Images

Si se presenta este tipo de síntomas, es importante consultar al médico para que examine rigurosamente el estado cerebral del paciente, ya que las personas con demencia deben estar supervisadas médicamente.

“Los profesionales encargados de brindar cuidados de salud que se especializan en la enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia pueden recomendar maneras de manejar el problema y sugerir tratamientos y servicios que pueden ayudar”, explican los expertos del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos.

Las personas diagnosticadas con Alzheimer pueden recibir tratamiento con medicamentos, esto ayudará a frenar la evolución en algunos síntomas reflejados en los comportamientos; de esta manera se prolonga, en la medida de lo posible, una buena calidad de vida del paciente.

Según el National Institute on Agning, es vital el acompañamiento de familiares y amigos de los pacientes diagnosticados.

“A las personas con demencia se les debe mantener al día en cuanto a los detalles de sus vidas, la hora que es, el lugar donde viven y qué está pasando en su casa y en el mundo. Las ayudas para la memoria como un calendario grande, una lista de planes diarios y notas escritas pueden servir de ayuda”, explica.