salud

Hígado agrandado: estos son los síntomas a los que se debe prestar atención

El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano, además de ser uno de los de mayor tamaño.


El hígado es uno de los órganos más grandes del cuerpo y es el que le ayuda al organismo a digerir los alimentos, a almacenar la energía y a eliminar las toxinas. Cuando este órgano se agranda, se le denomina hepatomegalia, una afección que por lo general no produce ningún síntoma.

Por lo general, el tamaño del hígado tiende a variar según la edad, el sexo y las dimensiones del cuerpo; pero muchas enfermedades hepáticas son las causantes del agrandamiento de este órgano. Por ejemplo, las enfermedades hepáticas más comunes son la cirrosis, la hepatitis causada por un virus, la enfermedad del hígado graso no alcohólico, un trastorno genético, tumores hepáticos no cancerosos y la obstrucción de la vesícula biliar.

Cuando el agrandamiento del hígado es producido por una enfermedad hepática, Mayo Clinic señala que se pueden producir distintos síntomas como dolor abdominal, casación, náuseas, vómito y color amarillentos en la piel y ojos.

Por otra parte, los expertos aseguran que el cáncer también puede ser un factor que genere este problema, sobre todo cuando se trata de leucemia, cáncer en el hígado o algún cáncer que se disemine hacia el órgano.

Otro de los factores del agrandamiento o inflamación del hígado son algunos problemas cardiacos. Por ejemplo, si la persona sufre el síndrome de Budd-Chiari, insuficiencia cardiaca o pericarditis, puede llegar a influir en la afección hepática.

¿Cómo se diagnostica el hígado agrandado?

De acuerdo con información del portal Top Doctors, el diagnóstico de esta afección lo debe dar un especialista digestólogo. Inicialmente, debe hacer una exploración física, en la cual se palpa el hígado inflamado presionando el lado derecho del vientre para verificar la dureza y el tamaño del órgano.

A esto, se debe sumar una ecografía abdominal que permita obtener imágenes del estado del hígado y si es necesario, el especialista puede optar por una tomografía computarizada (TAC) o una resonancia magnética.

El té de romero no se recomienda para pacientes que tengan diagnosticadas enfermedades relacionadas con el hígado sin una orientación médica. Foto: Gettyimages.
El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano, además de ser uno de los de mayor tamaño. - Foto: Foto Gettyimages

Cuando se hayan realizado estos exámenes, es probable que el especialista opte por realizar algunas pruebas adicionales como análisis clínicos para valorar los niveles de enzimas hepáticas y la presencia del virus como la hepatitis. De acuerdo con el diagnóstico, el tratamiento remitirá a un cambio de hábitos saludables y la restricción del consumo de alcohol.

¿Cómo prevenir el hígado agrandado?

  • Evitar el consumo de alcohol: esta es una de las principales causas de que el hígado pueda agrandarse notoriamente.
  • Llevar una dieta saludable: cuando una persona tienden a consumir alimentos ricos en grasas o azúcar, puede presentar un mayor riesgo de padecer una enfermedad hepática. Es por esta razón que se aconseja el consumo de frutas, vegetales y cereales.
  • Evitar grandes dosis de medicamentos y suplementos vitamínicos: por ejemplo, una sobredosis de paracetamol es la causa más común de insuficiencia hepática aguda en los Estados Unidos, según señala Mayo Clinic.
  • Eliminar el consumo de hierbas medicinales: expertos aconseja no consumir hierbas como el muérdago, la consuelda o el Ma Huang, porque pueden aumentar el riesgo de tener daño hepático.
  • Mantener un peso saludable: por lo general, las personas con sobrepeso u obesidad tienden a tener un mayor riesgo de que su hígado se inflame más de lo normal.
  • Evitar el contacto con sustancias químicas: expertos recomiendan evitar manipular aerosoles, insecticidas u otros químicos.