Tendencias
Ejercicio el clima cálido
Practicar actividad física en clima cálido hará que se quemen más calorías. - Foto: Getty Images

vida moderna

Hígado graso: cuatro ejercicios fundamentales para aliviarlo

Las mujeres son menos activas que los hombres, según la OMS.

El hígado es el órgano interno más grande dentro del cuerpo y ayuda a digerir los alimentos, almacenar energía y eliminar las toxinas. La enfermedad por hígado graso es una afección en la que se acumula grasa, de acuerdo con Medline Plus, web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Asimismo, la biblioteca explicó que la enfermedad de hígado graso, por lo general, se da por afecciones silenciosas, pero cuando hay síntomas se pueden sentir molestias en el lado superior derecho del abdomen y para diagnosticar la enfermedad expertos de la salud realizan algunas preguntas como si se consume alcohol, qué medicamentos se toman y también es probable que soliciten un examen de sangre, incluyendo pruebas de función hepática y análisis de sangre.

“No hay medicamentos que hayan sido aprobados para tratar el hígado graso. Los estudios están buscando si un determinado medicamento para la diabetes o la vitamina E puede ayudar, pero se necesita mayor investigación”, explicó la biblioteca.

De hecho, la enfermedad del hígado graso no alcohólico está relacionada con lo siguiente:

  • Sobrepeso u obesidad.
  • Resistencia a la insulina, en la cual las células no absorben azúcar en respuesta a la hormona insulina.
  • Azúcar alta en la sangre (hiperglucemia), lo que indica prediabetes o diabetes tipo 2.
  • Niveles altos de grasas, particularmente triglicéridos, en la sangre.

Por tal razón, si la persona tiene el hígado graso, una de las recomendaciones de los especialistas es bajar de peso, ya que con esto se reduce la grasa, la inflamación y la fibrosis en el hígado. De hecho, la recomendación de MedlinePlus es realizar ejercicio con regularidad y, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes. Lo vital es que tenga un gasto energético, lo cual será ideal para perder grasa del cuerpo y del hígado.

En consecuencia, el portal Oncosalud reveló cuáles son los mejores ejercicios para aliviar el hígado graso:

1. Caminar: de acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, para que la caminata habitual se convierta en un ejercicio que mejore el estado físico, se debe adoptar una buena postura y movimientos decididos y la postura debe ser:

  • La cabeza en alto. Mirar hacia adelante, no hacia abajo.
  • El cuello, la espalda y los hombros deben estar relajados, y no levantados y tensionados.
  • Se deben balancear los brazos libremente, con una ligera flexión de los codos.
  • Apretar ligeramente los músculos del estómago, con la espalda recta, no arqueada hacia delante o hacia atrás.
  • Caminar de manera fluida, apoyando el talón y luego los dedos.

2. Aeróbicos: La actividad aeróbica tiene muchos beneficios para la salud, sin importar la edad, ya que puede ayudar a mantener el peso, aumentar la resistencia, el estado físico y la fuerza, proteger enfermedades virales, controlar las enfermedades crónicas, fortalecer el corazón, mejorar el estado de ánimo, entre otras.

3. Bicicleta: Este método tiene grandes beneficios para la salud física y mental, ya que fortalece el corazón, los músculos y reduce el estrés generando tranquilidad en las personas, porque con el ejercicio se liberan endorfinas y se crea la sensación de felicidad y satisfacción.

4. Correr: el Grupo Sanitas de España reveló que un estudio publicado en la revista Journal of the American College of Cardiology demuestra que las personas que optan por correr para la práctica habitual de ejercicio físico tienen un 30 % menos de probabilidades de morir que los que no hacen ningún tipo de ejercicio y un 45 % menos de hacerlo a causa de una enfermedad o accidente cardiovascular.