Tendencias
Los pies inflamados
Pies hinchados pueden presentarse por lesiones menores o enfermedades complejas. - Foto: Getty Images/iStockphoto

salud

Hinchazón de tobillos, pies y piernas: siete métodos para reducirla

Es común que esta afección se presente por acumulación de líquidos.

La hinchazón sin dolor de los pies, los tobillos y las piernas es un problema que con frecuencia se presenta en las personas mayores. La acumulación anormal de líquidos es, en muchas ocasiones, una de las principales causas de este padecimiento. A esto se le conoce como edema.

Sin embargo, también puede haber otros factores que hagan que se hinchen los pies, como caminar mucho, una cirugía o el embarazo. Normalmente, es temporal y no es motivo de preocupación, precisa el portal de salud Healthline, pero si esta afección se presenta con otros síntomas, sí podría ser señal de que hay otra situación compleja de salud.

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos indica que la hinchazón indolora puede afectar ambas piernas e incluir las pantorrillas o incluso los muslos. El efecto de la gravedad hace que la hinchazón sea más notoria en la parte baja del cuerpo.

Algunas de las causas que generan este padecimiento son, entre otras, el sobrepeso, tener un coágulo de sangre en la pierna, ser una persona de edad avanzada, padecer una infección en la pierna o tener venas en estas extremidades que no pueden bombear sangre apropiadamente de nuevo al corazón.

Pies inflamados
Los pies inflamados pueden aliviarse utilizando algunos remedios caseros. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Otras razones detrás de estas inflamaciones son, por ejemplo, los viajes largos en avión o en automóvil, al igual que permanecer de pie por mucho tiempo. Según el instituto de investigación Mayo Clinic sentarse con los pies en el suelo durante un largo período hace que la sangre se acumule en las venas de las piernas.

“La posición de las piernas cuando se está sentado también aumenta la presión en las venas de esta parte del cuerpo. Esto contribuye a la hinchazón del pie al hacer que el líquido salga de la sangre y se traslade a los tejidos blandos circundantes”, precisa la citada fuente.

La hinchazón de las piernas también puede ser un signo de enfermedades más complejas como insuficiencia cardíaca, renal o hepática. Cuando una persona las padece presenta demasiado líquido en el cuerpo, el cual termina por acumularse en las piernas.

Ciertos medicamentos también pueden hacer que esta parte del cuerpo se inflame. En el listado están los antidepresivos, aquellos que se usan para controlar la presión arterial llamados bloqueadores de los canales de calcio, las hormonas como el estrógeno y los esteroides.

La Biblioteca Nacional de Medicina plantea algunos cuidados que pueden implementarse en el hogar y que ayudan a aliviar este malestar.

1. Colocar las piernas sobre almohadas con el fin de elevarlas por encima del nivel del corazón.

2. Ejercitar las piernas. Esto ayuda a bombear líquidos desde estas extremidades de nuevo hasta el corazón.

3. Seguir una dieta baja en sal. Esta estrategia ayuda a reducir la retención de líquidos y como consecuencia la hinchazón.

4. Usar medias especiales de compresión.

Piernas y pies hinchados
Los pies y las piernas peden inflamarse por retención de líquidos. - Foto: Getty Images/iStockphoto

5. Si una persona viaja, es importante que tome descansos con frecuencia para ponerse de pie y desplazarse a su alrededor, al igual que las personas que mantienen mucho tiempo sentadas.

6. Evitar usar ropa o ligueros apretados alrededor de los muslos.

7. Bajar de peso si es necesario, pues este es uno de los principales causantes de estas afecciones.

De acuerdo con información de Healthline, en algunos casos de pies o piernas hinchadas se requiere de cuidado de un especialista y por ello se debe buscar ayuda inmediata si se presentan los siguientes síntomas:

- Hinchazón dolorosa e inexplicable.

- Calor, enrojecimiento o inflamación en el área afectada.

- Hinchazón acompañada de fiebre.

- Hinchazón del pie durante el embarazo.

- Dificultad para respirar.

- Hinchazón de una sola extremidad.

- Dolor, presión u opresión en el pecho.