Las infecciones urinarias se pueden presentar por mala higiene, relaciones sexuales, entre otros factores. Foto: Pantherstock

salud

Infecciones urinarias: cómo tratarlas con la ayuda de arándanos

Este tipo de infecciones puede ser grave si se extiende hasta los riñones.

Las infecciones urinarias son enfermedades frecuentes para las personas en todos los rangos de edad. Estas pueden aparecer por distinto factores, y dependiendo el órgano donde se origine se considera más o menos grave. Según la organización estadounidense, Mayo Clinic, este tipo de infección es más frecuente en la población femenina que en la masculina.

Es una infección que se produce en cualquier parte del sistema urinario: los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra. La mayoría de las infecciones ocurren en las vías urinarias inferiores (la vejiga y la uretra)”, explica el portal sobre los órganos o lugares en donde pueden comenzar las infecciones urinarias.

A reglón seguido, afirma que cuando la infección se limita a la vejiga, entonces esta puede ser más dolorosa, empero, cuando la enfermedad pasa a los riñones, además de dolorosa y molesta, tiende a ser mucho más grave.

Con respecto a los síntomas, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, aseguró que estos van desde la necesidad de orinar con frecuencia, la secreción de sangre en la orina, la presión o retorcijones en la ingle o la parte inferior del abdomen, el dolor o ardor al orinar, hasta sentir ganas de orinar a pesar de que la vejiga esté vacía.

Los dolores o síntomas que puede presentar una persona que padezca de una infección en los riñones puede llegar a padecer escalofríos, náuseas o vómitos, fiebre y, a igual que en el otro tipo de infección más leve, es constante el dolor en la parte baja de la espalda o en el costado.

“La fiebre es el signo de infección urinaria más común en los bebés y los niños pequeños, la mayoría de los niños que tienen fiebre no tienen una infección urinaria”, asevera el CDC con respecto a los síntomas que pueden ayudar a detectar una infección en infantes, quienes no tienen la capacidad de expresar otros de los síntomas que padecen.

Ante este panorama, es importante conocer alternativas para tratar los molestos síntomas de este tipo de infección, teniendo en cuenta que si se padece de problemas más graves que indiquen una infección en los riñones, o mayores molestias, se debe acudir a un especialista médico para tratar la enfermedad desde su origen.

Uno de las frutas que pueden ayudar a prevenir e, incluso, frenar las infecciones urinaria es el arándano, debido a sus propiedades como ácidos orgánicos que, según el portal Mundo Deportivo, harían que la orina del paciente se vuelva más ácida y, por lo tanto, ayudaría a frenar las bacterias presentes en este tipo de enfermedades.

En adición, el portal Mejor con salud añade que los flavonoides que poseen estas frutas silvestres son capaces de disminuir las bacterias o microorganismos, por lo que también tienen una acción preventiva. El consumo frecuente del zumo de arándano también es importante si se padece de infecciones en este tipo de vías.

Es de resaltar que las infecciones en las vías urinarias pueden aparecer por varios motivos, el CDC indica que esas tienden a relacionarse con algunos “cambios en las bacterias que viven dentro de la vagina (flora vaginal)... actividad sexual, embarazo, la edad (los adultos mayores y los niños pequeños tienen más probabilidades de contraer infecciones urinarias), mala higiene, agrandamiento de la próstata”, entre otros.