Tendencias
El insomnio puede afectar la calidad de vida de las personas que lo padecen.
El insomnio puede afectar la calidad de vida de las personas que lo padecen. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Infusión de albahaca: así se debe consumir para tratar el insomnio y dormir mejor

El estrés es uno de los factores más comunes que influyen en la dificultad para dormir.

Dormir puede ser una tarea complicada para algunas personas. El estrés, las preocupaciones y los compromisos pueden afectar de forma negativa a la hora de dormir. Algunos se acuestan en horas tardes de la noche debido a que no pueden conciliar el sueño.

Levantarse en la mañana y sentir que no se descansó durante la noche es una de las consecuencias del insomnio. Este es el trastorno del sueño más común. De acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, “en algún punto muchos adultos experimentan insomnio a corto plazo (agudo), que dura unos días o algunas semanas. Pero algunas personas sufren insomnio a largo plazo (crónico) que dura un mes o más”.

Este trastorno del sueño, entre otros factores, puede deberse a episodios de estrés o a experiencias traumáticas. No obstante, también puede estar relacionado con otras condiciones médicas o con algunos medicamentos.

Síntomas

Una de las señales más comunes de este trastorno es la dificultad de conciliar el sueño; sin embargo, hay otros que también están relacionados. En palabras de Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, los síntomas del insomnio son los siguientes:

  • Permanecer despierto por un largo tiempo antes de dormirse
  • Dormir solo por períodos cortos
  • Estar despierto durante gran parte de la noche
  • Sentirse como si no hubiera dormido nada
  • Despertarse demasiado temprano

Albahaca

El insomnio afecta la cotidianidad de las personas, pues disminuye la energía y el estado de ánimo. Dormir es muy importante para el bienestar del cuerpo. Los expertos recomiendan 7 a 8 horas de descanso en la noche, para levantarse con energía y que el cerebro pueda realizar su correcto ciclo de sueño.

Para muchas personas este trastorno puede ser muy difícil de sobrellevar. Para hacerlo, lo primero es consultar al médico para iniciar un tratamiento y mejorar la calidad de vida del paciente. De igual forma, una ayuda extra no estaría de más para dormir mejor. La albahaca es una de las plantas que puede ayudar a tener un sueño profundo.

Esta planta es conocida por sus componentes de geraniol y linalool, “dos sustancias presentes en el aceite esencial que actúan en el sistema nervioso central, proporcionando tranquilidad y mejorando los cuadros de depresión, ansiedad e insomnio”, según destaca el portal especializado en salud Tua Saúde.

Además de ser una especia para sazonar las comidas y ensaladas, la albahaca es utilizada para diferentes fines medicinales. Entre esos están las afecciones respiratorias, digestivas y el insomnio. Sus propiedades relajantes ayudan calmar el estrés, el cansancio mental y la ansiedad.

El portal Hola señala la preparación para consumir la infusión de albahaca y mejorar la calidad del sueño.

Ingredientes

  • 3 a 4 hojas de albahaca.
  • Una taza de agua.

Preparación

  1. Agregar en una olla agua y las hojas de albahaca.
  2. Poner a hervir.
  3. Cuando llegue a su punto de ebullición, apagar el fuego.
  4. Dejar reposar durante 5 minutos.
  5. Colar el resultado.
  6. Servir y consumir.

En algunos supermercados también se puede adquirir aceite esencial de albahaca. Este puede ser ingerido, agregando unas cuantas gotas a un vaso de agua. Nunca se debe consumir directamente.

¿Cómo dormir mejor?

Para algunas personas, dormir las horas suficientes es complicado debido a que trabajan en oficios nocturnos o donde hay un cambio constante de turnos. Para esto, Medline Plus señala algunas recomendaciones para mejorar el ciclo del sueño:

  • Tomar siestas y aumentar la cantidad de tiempo disponible para dormir.
  • Mantener las luces prendidas en el lugar de trabajo.
  • Limitar los cambios de turno para permitir que el cuerpo se ajuste.
  • Consumir cafeína sólo al comienzo del turno.
  • Remover las fuentes de sonido y luz durante el descanso diurno (por ejemplo, usar cortinas que bloqueen la luz).