vida moderna

Jugo de arándanos para limpiar los riñones de manera natural: ¿Cómo prepararlo?

Esta baya, típica en Norteamérica, tiene múltiples beneficios para el organismo.


Los datos compartidos por la organización internacional sin ánimo de lucro World Kidney Day, citados por la Organización Mundial de la Salud, indican que el 10% de la población mundial sufre de una enfermedad renal crónica que, sin tratamiento, puede resultar en la muerte. De hecho, la tasa de mortalidad, según informa la entidad, incrementa cada año, debido -entre otras razones- al desconocimiento sobre la enfermedad.

Frente a este panorama, una de las estrategias de los especialistas en salud es promover la prevención de las enfermedades renales, por medio de una buena alimentación y manteniendo los riñones limpios. Estos dos órganos, que tienen forma de frijol y miden casi lo mismo que un puño, son los encargados de filtrar el exceso de agua y desechos del cuerpo, produciendo orina. Sin embargo, cuando se padece alguna afección, pierden su capacidad de filtrar la sangre como deberían, generando otros problemas en la salud.

Expertos aconsejan llevar una dieta baja en sal y tomar líquidos para prevenir los cálculos renales. Foto: Getty images.
El 10% de la población mundial sufre de una enfermedad renal crónica que, sin tratamiento, puede resultar en la muerte. Foto: Getty images. - Foto: Foto: Getty images.

De acuerdo con el portal del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), una persona tiene más probabilidades de sufrir esta enfermedad si tiene diabetes o presión arterial alta.

Para ayudar a prevenir las enfermedades renales, uno de los aliados es el arándano. Esta baya, típica en Norteamérica, tiene múltiples beneficios para el organismo, como fortalecer el sistema inmunitario y proteger la salud del corazón, gracias a su contenido en nutrientes.

¿Qué beneficios tiene el arándano?

El arándano goza de diversas propiedades que lo hacen un ingrediente estrella para una alimentación saludable. Según estudios realizados en la Universidad de Clemson y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, citados por el portal Cuerpo Mente, demuestran que el arándano es el alimento de mayor poder antioxidante entre 40 vegetales analizados con el método ORAC (“capacidad de absorción de radicales libres”).

Esta cualidad la obtiene de la acción combinada de sus ácidos orgánicos y las 15 antocianinas que contiene, y que además le dan su particular color.

Precisamente son estos componentes los que, además, contribuyen en la prevención y tratamiento de distintas molestias, como las infecciones urinarias. Inclusive, se cree que los indígenas americanos lo utilizaban por sus propiedades medicinales.

Como explica el portal Cuerpo Mente, por la abundancia de ácidos orgánicos que tiene esta baya, favorece un incremento en la acidez de la orina e impide la proliferación de bacterias. Igualmente, gracias a los flavonoides que contiene esta fruta ayuda a desinflamar las paredes venosas y evita que los microorganismos se multipliquen en el organismo.

Uno de los poderes medicinales que más se le atribuye a los arándanos es que funcionan como desintoxicantes renales, ya que ayudan a limpiar la vejiga. Pero, también, contribuyen a eliminar los depósitos de calcio, lo cual aporta a impedir la formación de cálculos renales.

¿Cómo utilizarlos?

Las recetas para preparar los arándanos e integrarlo a las dietas abundan. SEMANA comparte tres jugos, fáciles de hacer, para aprovechar los beneficios de estos frutos.

Jugo de arándano y limón

Ingredientes:

  • 1 taza de arándanos
  • Jugo de 3 limones
  • ½ taza de agua

Batido de arándanos y fresa

Ingredientes

  • - 1/2 taza de arándanos
  • - 6 fresas
  • - 1 taza de agua
  • - 1/4 de taza de avena

Jugo de arándanos con jengibre, naranja y miel

Ingredientes:

  • - 1 taza y media de arándanos
  • - 2 tazas de agua
  • - 1 trozo de jengibre
  • - Jugo de 1 naranja
  • - 2 cucharadas de miel

Para preparar alguno o los tres jugos, se debe agregar los ingredientes a la licuadora y procesarlos hasta obtener una consistencia homogénea, sin grumos.

Cabe recordar que ante cualquier enfermedad crónica, lo más aconsejable es siempre acudir al médico y seguir los tratamientos indicados por los profesionales.