salud

La fruta que ayuda a combatir el alzhéimer: estos son sus beneficios

Esta enfermedad atraviesa por varias etapas afectando la memoria, el pensamiento y el lenguaje.


La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia entre las personas mayores. La demencia es un trastorno cerebral que afecta gravemente la capacidad de una persona de llevar a cabo sus actividades diarias.

El mal de Alzheimer comienza lentamente, precisa la biblioteca médica MedlinePlus. Primero afecta las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje. Las personas que tienen este padecimiento pueden tener dificultades para recordar cosas que ocurrieron en forma reciente o los nombres de personas que conocen.

Con el tiempo, los síntomas de la enfermedad empeoran. Las personas pueden no reconocer a sus familiares. Pueden tener dificultades para hablar, leer o escribir. De igual forma, pueden olvidar cosas que son habituales como cepillarse los dientes o peinarse el cabello.

Más adelante, pueden volverse ansiosas o agresivas o deambular lejos de su casa. Finalmente, necesitan cuidados permanentes, lo cual se convierte en una pérdida total de calidad de vida no solo del paciente sino también para sus familiares y cuidadores.

Normalmente, según los expertos, la enfermedad de Alzheimer suele comenzar después de los 60 años. El riesgo aumenta a medida que la persona envejece y es mayor si ha habido familiares que padecieron de este mal.

Así mismo, según el portal especializado en temas de salud Cinfasalud, de España, algunas investigaciones han referido la influencia de otros aspectos relacionados con el estilo de vida en la aparición de la enfermedad. Por ejemplo, factores como la obesidad, el tabaquismo, la hipertensión, el exceso de grasas en la dieta, el sedentarismo o incluso la depresión podrían incrementar el riesgo de sufrir alzhéimer en el futuro.

Beneficios de la granada

Aunque no existe cura, hay alimentos que pueden ayudar a prevenir o retrasar esta enfermedad. Uno de ellos es la granada, una fruta con gran cantidad de semillas cubiertas de una pulpa carnosa y jugosa, que destaca porque posee muchos beneficios para la salud, debido a que es rica en polifenoles y taninos que ayudan a prevenir diversas enfermedades, indica el portal de salud y bienestar Tua Saúde.

Según una investigación realizada por la Universidad de Huddersfield, en Reino Unido, cuyos hallazgos fueron publicados en la revista Molecular Nutrition and Food Research, un compuesto natural que se encuentra en este alimento, la punicalagina (antioxidante natural), mostró que puede inhibir la inflamación en las células cerebrales que conduce a la destrucción de más y más células, haciendo que la condición de los enfermos de alzhéimer empeore progresivamente.

De acuerdo con los científicos, esta fruta sería útil en otros tipos de enfermedades inflamatorias, no sólo la neuro inflamación, sino que también podría ser beneficiosa para personas que padecen de artritis reumatoide o de Parkinson.

De acuerdo con una publicación de la Confederación Española de Alzheimer, lo investigadores recomiendan consumir productos 100 % de granada, cuya concentración del compuesto punicalagina sería aproximadamente del 3,4 %. También afirmaron que la mayoría de los antioxidantes se encuentran en la cáscara de la granada y no en la parte blanda de la fruta.

Para realizar el estudio, los científicos utilizaron células cerebrales aisladas de ratas con el fin de probar sus hallazgos. Los resultados sugieren que la punicalagina inhibe la neuroinflamación en la microglía y ofrece una potencial estrategia preventiva nutricional para luchar contra los trastornos neurodegenerativos.

Otras bondades

Además de ayudar a prevenir el alzhéimer, la granada también ofrece bondades para tratar otros padecimientos. Por ejemplo, la pulpa de la cáscara de esta fruta es rica en flavonoides y taninos, compuestos antioxidantes que ayudarían a prevenir el surgimiento de algunos tipos de cáncer, como de próstata, pulmón, de piel y de mama.

De igual forma, el jugo de granada es rico en compuestos antioxidantes y antiinflamatorios que aumentan los niveles sanguíneos de colesterol “bueno” o HDL , lo cual actúa como factor protector cardiovascular, previniendo algunas enfermedades, como infarto de miocardio y aterosclerosis.

Por último, es una fruta rica en vitamina C y propiedades antioxidantes que actúan inhibiendo el crecimiento de bacterias patógenas y aumentando el número de aquellas saludables para el intestino. De esta forma, esta fruta ayuda a equilibrar la flora intestinal, mejorando la absorción de vitaminas y minerales, además de fortalecer el sistema inmunológico, previniendo problemas de salud, como gripas, resfriados, diarreas y herpes, por ejemplo, concluye Tua Saúde.