vida moderna

La hierba que ayuda a regular el azúcar y disminuir la ansiedad

El 90 % de las hipoglucemias ocurren por causas externas y con frecuencia pueden evitarse con una adecuada educación sanitaria.


Cuando una persona consume altas dosis de azúcar podría sufrir de hipoglucemia, una afección que suele estar relacionada con el tratamiento de la diabetes. Por lo general, después de comer, la sangre absorbe la glucosa, pero si se ingiere más azúcar de la que el cuerpo necesita, en la mayoría de personas se eleva el nivel de glucosa en sangre.

De acuerdo con el portal web Medline Plus, los síntomas que genera esta afección en la sangre son los temblores, mareos, dificultad para hablar, fatiga, hormigueo o entumecimiento de los labios, legua y mejillas, sensación de ansiedad o debilidad muscular y confusión. Cuando la hipoglucemia empeora, suele aparecer otros síntomas como la visión borrosa, el insomnio, desorientaciones, comportamientos inusuales y pérdida de la coordinación.

Para regular los niveles de azúcar en sangre existen muchos tratamientos. Sin embargo, los remedios naturales a base de plantas y hierbas medicinales suelen ser muy eficaces. Por ello, el portal web Tua Saúde, señala que gracias a las propiedades antiinflamatorias, antialérgicas e inmunomoduladoras de la equinácea, una planta medicinal que también es conocida como flor cónica de la pradera, flor púrpura de la pradera, flor cono, sombreros de sol, permite bajar los niveles altos de azúcar en sangre. Adicional a ello, esta hierba es rica en alcamidas, flavonoides y polisacáridos que son útiles también pata tratar gripas y resfriados.

Algunos estudios han realizado investigación con células en laboratorios y han demostrado que la equinácea posee sustancias que inhiben las enzimas que son responsables de la digestión de los carbohidratos, lo cual ayuda a reducir los niveles de azúcar en sangre.

Además, esta planta también ayuda a sensibilizar mucho más las células antes los efectos de la insulina. Cabe mencionar que el uso de esta planta medicinal debe estar bajo la indicación de un médico para evitar problemas de alergias u otras contraindicaciones.

Ahora bien, la equinácea también ayuda a disminuir los niveles de ansiedad, pues varios estudios han demostrado que esta planta tiene sustancias como los alcamidas, ácido rosmarínico y ácido cafeico que tienen una acción ansiolítica para reducir la ansiedad. No obstante, son necesarias más investigaciones que comprueben este beneficio.

la equinácea
La equinácea tiene las propiedades antiinflamatorias, antialérgicas e inmunomoduladoras. - Foto: Getty Images

¿Cómo usar la equinácea?

Como tal, la equinácea se puede usar de distintas formas, entre ellas por medio de compresas, té o cápsulas. Tua Saúde explica como utilizar las partes de la esquinacea para preparar el té y las compresas.

1. Té de Equinácea: Muchas personas consume este té para reducir los síntomas de gripa y resfriados, así como la secreción nasal y la tos.

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de raíz u hojas de equinácea.
  • 1 taza de agua hirviendo.

Preparación:

  • Solamente debe colocar una cucharada de raíz u hojas de equinácea en una taza de agua hirviendo. Luego de ello, se debe dejar reposar la bebida durante 15 minutos y colar. Expertos aconsejan beber dos veces por día.

2. Compresas de equinácea: Esta planta medicinal también puede ser usada en la piel, por medio de una pasta a base de las raíces y hojas de equinácea.

Ingredientes:

  • Hojas y raíces equinácea.
  • Paño humedecido con agua caliente.

Preparación:

  • Inicialmente, se debe triturar las hojas y las raíces de planta con ayuda de un mortero hasta formar una pasta. Después, aplicar en la zona afectada con ayuda de un paño humedecido con agua caliente.

Ahora bien, cabe mencionar que los efectos secundarios más comunes que tiene el uso de la equinácea son náuseas, vómito, dolor de cabeza, dolor de estómago, diarrea, fiebre, dolor de garganta, dolor muscular, mareos, confusión, insomnio y mal sabor en la boca. Incluso, puede haber reacciones alérgicas como comezón y agravamiento de las crisis asmáticas.