vida moderna

La vitamina que ayuda a combatir el asma de manera natural

La mejor manera de obtener suficientes vitaminas es mantener una dieta balanceada.


El asma es una enfermedad crónica que provoca que las vías respiratorias de los pulmones se hinchen y se estrechen, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Además, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) indicó que el asma causa sibilancias, dificultad para respirar, opresión en el pecho y tos durante la noche o temprano por la mañana.

Asimismo, Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación explicó que los síntomas del asma varían según la persona y es posible que se tengan ataques de asma con poca frecuencia o síntomas solamente en ciertos momentos, como cuando se haces ejercicio.

Así las cosas, los signos y síntomas del asma comprenden:

  • Falta de aire.
  • Dolor u opresión del pecho.
  • Sibilancias al exhalar, que es un signo común de asma en los niños.
  • Problemas para dormir causados por falta de aliento, tos o sibilancia al respirar.
  • Tos o sibilancia al respirar que empeora con un virus respiratorio, como un resfriado o gripe.

Los signos que indican que probablemente el asma esté empeorando comprenden:

  • Signos y síntomas del asma que son más frecuentes y molestos.
  • Dificultad creciente para respirar, medida con un dispositivo utilizado para comprobar el funcionamiento de los pulmones (medidor de flujo espiratorio).
  • Necesidad de usar un inhalador de alivio rápido con mayor frecuencia.

Sobre la misma línea, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos indicó que los desencadenantes comunes del asma incluyen:

  • Animales (caspa o pelaje de mascotas).
  • Ácaros del polvo.
  • Ciertos medicamentos (ácido acetilsalicílico (aspirin) y otros AINE).
  • Cambios en el clima (con mayor frecuencia clima frío).
  • Químicos en el aire o en los alimentos.
  • Actividad física.
  • Moho.
  • Polen.
  • Infecciones respiratorias, como el resfriado común.
  • Emociones fuertes (estrés).
  • Humo del tabaco.

Adicional, el tratamiento suele consistir en aprender a reconocer los factores desencadenantes, tomar medidas para evitarlos y hacer un seguimiento de la respiración para asegurarse de que los medicamentos mantienen los síntomas bajo control.

Por tal razón, el portal de salud Medical News Today reveló que los alimentos o suplementos de vitamina D “puede reducir significativamente el riesgo de hospitalización debido a un ataque grave de asma, ya que la vitamina D también puede apoyar a la función pulmonar y reducir las infecciones respiratorias superiores, como el resfriado común”.

Por ello, el Instituto Nacional de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) señaló que son muy pocos los alimentos que contienen esta vitamina en forma natural, está presente en pescados grasos, como la trucha, el salmón, el atún y la caballa, así como los aceites de hígado de pescado.

Por consiguiente, la vitamina D se encuentra en suplementos de multivitaminas y multiminerales. También se puede conseguir en forma de suplementos dietéticos que contienen solo vitamina D o vitamina D combinada con algunos otros nutrientes. Las dos formas de vitamina D disponibles en suplementos son D2 (ergocalciferol) y D3 (colecalciferol).

No obstante, al igual que con cualquier alimento o suplemento que se quiera incluir en la dieta diaria, es importante consultar al médico tratante o a un nutricionista sobre cuál es la mejor manera de consumir, pues la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.

Por su parte, el Instituto señaló que el consumo de vitamina D dependerá de la edad y el sexo de cada persona:

  • Bebés hasta los 12 meses: 10 microgramos (mcg).
  • Niños de 1 a 13 años: 15 mcg.
  • Adolescentes de 14 a 18 años: 15 mcg.
  • Adultos de 19 a 70 años: 15 mcg.
  • Adultos mayores de 71 años: 20 mcg.
  • Mujeres y adolescentes embarazadas o en período de lactancia: 15 mcg.