Caminos para derrotar la obesidad y el sobrepeso
Una buena alimentación y la actividad física frecuente ayudarán a disminuir los kilos de más. - Foto: Getty Images

vida moderna

La vitamina que puede estar impidiendo que se baje de peso

Para bajar de peso es indispensable llevar una dieta sana y practicar actividad física.

Bajar de peso puede ser el propósito de muchos para este 2022; sin embargo, para lograrlo es indispensable comer sano y equilibrado, realizar actividad física de manera frecuente y estar armado de mucha paciencia, ya que para cumplir este objetivo se requiere de tiempo.

Las frutas y las verduras son grandes aliados a la hora de bajar de peso, pues en su mayoría tienen un alto contenido de fibra que ayuda al proceso de digestión y puede garantizar que se disminuyan unos kilos de más.

Además, a la hora de querer picar se puede optar por consumir una fruta o por probar unas zanahorias en compañía de una salsa casera a base de yogur. Todas las frutas y verduras traen grandes beneficios para la salud; sin embargo, hay algunas que son indispensables.

El portal de salud y cuidado personal Saber Vivir menciona que si una persona con sobrepeso ha empezado una dieta en compañía de un especialista, y además hace ejercicio de manera frecuente, pero pese a estos esfuerzos no logra bajar de peso, hay que validar si la persona tiene insuficiencia de vitamina D; ya que esto puede estar impidiendo que se alcance el objetivo.

El medio menciona que un nivel bajo de esta vitamina en la sangre pueden influir en la pérdida de peso de manera directa. María Real Capell, farmacéutica, nutricionista y psiconeuroendocrina, explica las razones.

La especialista menciona que este componente hace más el papel de una hormona que de una vitamina. Por eso, es importante mencionar que las hormonas son sustancias químicas cuya función es regular el organismo. La vitamina D se encarga de regular las hormonas que influyen de manera directa en el peso corporal.

Pequeñas mujeres comiendo pescado graso, vitamina D, queso y tomando el sol
La vitamina D es indispensable para la salud de los huesos. - Foto: Getty Images/iStockphoto

María Real Capell menciona que “las personas con sobrepeso, al tener más grasa, tienen la vitamina D ‘secuestrada’. Por eso la mayoría presentan un déficit de este componente en la sangre”.

La vitamina D se almacena en los tejido grasos; es por esto que entre más grasa tenga una persona más vitamina se acumula en las células adiposas y menos en la sangre. Además, la especialista menciona que:

  • Si se tiene sobrepeso hay menos vitamina D circulando en sangre porque está retenida en el tejido graso.
  • Esto provoca resistencia a la insulina y un mal metabolismo energético.
  • Un mal metabolismo energético se refiere a que, cuando los alimentos pasan al intestino, se usa toda la energía o calorías, lo que puede hacer que se engorde más.

La nutricionista asegura que las personas con sobrepeso deberán realizarse un examen para comprobar los niveles de vitamina D antes de empezar el plan de alimentación que los llevara a bajar de peso.

Cabe mencionar que una dieta siempre debe estar bajo la supervisión de un profesional. “He tenido muchos pacientes con obesidad a los que nunca les han mirado la vitamina D antes de ponerse a dieta”, señala. Y agrega que unos niveles bajos de vitamina D pueden hacer muy difícil la pérdida de peso.

¿Cómo obtener vitamina D?

La principal fuente de vitamina D es el Sol, y el ser humano la toma cuando la piel está expuesta a rayos ultravioleta. También es posible hallarla de manera natural en algunos alimentos.

Los pescados grasos como la trucha, el salmón, el atún y la caballa aportan vitamina D. También los aceites de hígado de pescado, el hígado, la yema de huevo y el queso contienen cantidades pequeñas de esa vitamina. Además, los champiñones aportan algo de este componente y algunos productos lácteos, como la leche de almendra.

Humberto Astiazarán García, profesor de la Coordinación de Nutrición del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), aseguró que existe evidencia científica de que la vitamina D, así como la A y la E, contribuye al sistema de defensas del cuerpo, particularmente el pulmonar.