Expertos recomiendan disminuir el consumo de bebidas alcohólicas, cigarrillo y drogas ilegales, pues estas pueden afectar el funcionamiento cerebral. Foto: Gettyimages.
Expertos recomiendan disminuir el consumo de bebidas alcohólicas, cigarrillo y drogas ilegales, pues estas pueden afectar el funcionamiento cerebral. - Foto: Gettyimages

vida moderna

Los malos hábitos que dañan el cerebro y que se deben evitar

El cerebro tiene acción directa e indirecta en todos los procesos corporales.

Llevar una dieta sana y equilibra, practicar actividad física regular y tomar de dos a ocho litros de agua al día son algunos de los consejos que brindan los expertos para mantener de manera saludable a todos los órganos del cuerpo, incluido el cerebro.

Incluso algunos médicos mencionan que algunos alimentos pueden ayudar a prevenir las enfermedades cognitivas. David Ezpeleta miembro de la Sociedad Española de Neurología (SEN) aseguró que “si se potencia el consumo de frutas, verduras, pescado, aceite de oliva y, si además, esto lo unimos a realizar algo de ejercicio y a fomentar las relaciones sociales estaremos llevando a cabo la mejor dieta neuroprotectora que se puede recomendar”.

El cerebro está compuesto por más de mil millones de neuronas. Algunos grupos específicos de ellas trabajan en conjunto para dar la capacidad de razonar, experimentar sentimientos y comprender el mundo. También dan la capacidad para recordar cantidades diversas de información, según explicó el portal web de salud Medline Plus.

El portal indica que los tres principales componentes del cerebro son el encéfalo, el cerebelo y el tallo cerebral. La corteza cerebral es la porción externa del encéfalo, también llamada materia gris. Genera los pensamientos intelectuales más complejos y controla los movimientos corporales. El encéfalo está divido por el lado izquierdo y el derecho, que se comunican entre sí a través de un delgado tallo de fibras nerviosas.

Expertos destacan que el ginkco biloba mejora la memoria, la velocidad de pensamiento y la atención. Foto: Gettyimages.
Expertos destacan que el ginkco biloba mejora la memoria, la velocidad de pensamiento y la atención. - Foto: Foto Gettyimages

El cerebelo crea programas automáticos para que sea posible realizar movimientos complejos sin pensar. El tallo cerebral es fundamental para la supervivencia porque conecta el cerebro con la médula espinal. La parte superior del tallo cerebral se conoce como cerebro medio; justo debajo de éste se encuentra la protuberancia y debajo de ésta, el bulbo raquídeo.

Es importante que casi siempre se mencionan cuales son los alimentos y hábitos que ayudan a prevenir las enfermedades neurológicas, pero no se menciona que hábitos cotidianos pueden perjudicar su salud; es por esto que el portal web de la Fundación Carlos Slim menciona algunas malas prácticas que pueden afectar la salud del cerebro.

  • No desayunar: el desayuno es la comida más importante del día, el medio menciona que esta influye notablemente en el rendimiento, resistencia y situación emocional de las personas. El cerebro durante las primeras horas del día asigna nutrientes para continuar con los procesos fisiológicos después de un largo ayuno. El portal asegura que “saltarse el desayuno podría causar falta general de energía, pérdida de concentración y memoria, mal humor y desempeño físico e intelectual bajo.
  • Fumar: cuando una persona fuma se reduce la materia cerebral y el suministro de oxígeno al cerebro. El medio menciona que se ha comprobado que este mal hábito esta relacionado con la aparición de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.
Desayunos con avena
La avena es un cereal con múltiples beneficios para la salud. - Foto: Getty Images
  • Consumir mucha azúcar: el consumo de azúcar refinada, de bebidas industrializadas, de harina blanca y de alimentos procesados con un alto contenido de grasa trans promueve que el organismo acumule sustancias nocivas y aún más cuando se consumen pocas frutas y verduras.
  • No dormir lo suficiente: el medio menciona que se necesitan 8 horas de sueño continúo para que en realidad el cerebro descanse y se recupere. Privarse del sueño puede acelerar la muerte de las células cerebrales a corto plazo, y mantendrá cansada y de mal humor a la persona.

También le puede interesar: