vida moderna

Los mejores consejos para dejar de enfermarse con frecuencia

Tener buenos hábitos de higiene y fortalecer el sistema inmune es clave para prevenir el desarrollo de afecciones.


El ser humano es vulnerable ante los gérmenes, las bacterias y los contaminantes presentes en el ambiente, los cuales pueden producir infecciones que pongan en riesgo a la salud. Asimismo, existe una serie de enfermedades que se originan por factores externos e internos, algunas veces controlables, que desmejoran la calidad de vida.

Por ese motivo, las personas acostumbran asistir a chequeos médicos para cerciorarse de que todo en su organismo funcione correctamente, pero además para conocer las indicaciones de los profesionales para conservar el buen estado de la salud.

Las recomendaciones de los doctores pueden variar dependiendo de criterios como el sexo o la edad, pero están orientadas a fortalecer el sistema inmune, prevenir el desarrollo de enfermedades y tratar adecuadamente aquellos malestares que ya padecen sus pacientes.

Una curiosidad que le ha ocupado la mente a más de uno es por qué algunas personas se enferman menos que otras y, aunque ello en realidad depende de varios aspectos, es claro que los hábitos que forman parte de su estilo de vida tienen algo que ver en ello.

No por nada los médicos recomiendan mantener una dieta balanceada y realizar actividad física regular como maneras de conservar la calidad de vida. Sin embargo, no son los únicos consejos que pueden contribuir a mantenerse libre de enfermedades.

De acuerdo con el blog Select Health, una plataforma sin ánimo de lucro, una de las prácticas fundamentales para preservar la buena salud es tener una higiene adecuada, lo cual empieza por las manos.

Al día, las personas están en constante contacto con diversas superficies en su hogar, en su ambiente de trabajo, escolar o en cualquier otro escenario. En estos entornos pueden habitar bacterias y gérmenes que se quedan en las manos y es por este motivo que los profesionales insisten en su lavado frecuente, sobre todo, si las personas no están en sus casas.

Adicionalmente, hay aspectos de la rutina diaria que no se deben descuidar si se quiere mantener una buena salud. El descanso, por ejemplo, es una de las necesidades básicas del ser humano, pues es en este momento en el que se recuperan las energías utilizadas durante el día y el organismo realiza otra serie de funciones en su interior.

Por ello, desde los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos indican que la falta de sueño, y así ha sido comprobado científicamente, puede provocar alteraciones en el cuerpo, en especial en el sistema inmunológico.

Igual de esencial es mantener un peso saludable, de acuerdo con las indicaciones de los profesionales de la salud, teniendo en cuenta criterios como la edad, las enfermedades de base y el sexo. Según indica la mencionada entidad, estar en sobrepeso puede implicar un mayor riesgo para la salud, debido a que se le asocia con distintas afecciones y el deterioro del sistema inmune.

También puede ser de interés

Para los expertos del portal Healthline, otra recomendación primordial es no descuidar la hidratación del cuerpo. En ocasiones, se suele pasar por alto que el ser humano está compuesto en su mayoría por agua, por lo que requiere de este líquido para poder funcionar correctamente y, en términos básicos, para su supervivencia. La falta de agua en el cuerpo puede derivar en cefaleas, disminución del rendimiento físico y alteraciones en el estado de ánimo, entre otras molestias.

Por ello, se aconseja beber la cantidad de agua que demande el cuerpo (la sed puede ser un indicador de ello), en lugar de otras bebidas como el jugo de frutas o los tés endulzados, según indican desde el referido portal.

Regular las emociones también le sienta bien al organismo, por esa razón se recomienda controlar los niveles de estrés prolongados y realizar actividades que propicien el bienestar mental, como leer, meditar, bailar, hacer ejercicio y, valga decir, acudir a un terapeuta profesional.