creativa
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se calcula que 446 millones de personas, es decir, más de 5% de la población mundial, tienen una pérdida auditiva incapacitante. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Oídos: esto es lo que pueden revelar sobre el estado de salud

La pérdida auditiva puede ser de origen congénito o adquirido, es decir, desde el nacimiento o durante la vida.

El oído es uno de los órganos más importantes que tiene el ser humano, ya que es el sentido que da la posibilidad de aprender, desarrollar e interiorizar el lenguaje oral de manera natural. Sin embargo, muchas personas no son conscientes de su cuidado y se tiende a ocasionar enfermedades como la hipoacusia, la cual consiste en la disminución o pérdida de la capacidad auditiva.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se calcula que 446 millones de personas, es decir, más del 5 % de la población mundial, tienen una pérdida auditiva incapacitante. Además, se estima que una de cada diez personas perderá, a 2050, la audición.

De este modo, es importante conocer cada parte que compone el oído y las alertas que se pueden presentar ante algunas molestias. Es por ello que el portal web Saludista da a conocer algunos aspectos diferentes que se presentan en los oídos, los cuales se deben consultar con un especialista.

  • Pliegue del lóbulo de la oreja: esto también se conoce como signo de Frank, es decir, un pliegue diagonal en el lóbulo que puede ser digno de una enfermedad cardíaca. Hasta el momento, los científicos desconocen la causa de dicho pliegue, pero se rescata que no todas las personas con esta condición padecen de una afección cardíaca. No obstante, es importante consultar con un médico para conocer a detalle si está afectando la salud cardiovascular o no.
  • Fosas y pliegues: muchos bebés pueden nacer con afecciones que afecten su desarrollo y una de ellas es el síndrome de Beckwith-Wiedemann. Esta enfermedad provoca pliegues o pequeños agujeros alrededor de la oreja y el recién nacido también puede ser más grande lo normal y tener la lengua grande. Como tal, este síndrome no causa mayores problemas de salud a las personas que lo padecen. Sin embargo, a medida que crece el niño, se pueden notar algunos cambios físicos como un lado del cuerpo más grande o puede ser más propenso a tener ciertos tumores.
Oído
La pérdida auditiva puede ser de origen congénito o adquirido, es decir, desde el nacimiento o durante la vida. - Foto: Getty Images
  • Orejas de implantación baja: tanto el síndrome de Down como el Turner tienen una relación directa con esta condición en los oídos. Por lo general, las personas que padecen del síndrome de Down tiene otras diferencias físicas y algunos problemas en su desarrollo cognitivo. En cuanto al síndrome de Turner, se pueden presentar problemas en la formación de la cabeza, cuello, problemas de crecimiento y pubertad. Ahora bien, cabe mencionar que los Shprintzen-Goldberg y Jacobsen también pueden causar orejas de implantación baja y problemas de desarrollo.
  • Ausencia de oreja externa: esto puede ser un signo de anotia, una malformación congénita del oído externo y la forma más externa de microtia caracterizada por la ausencia completa del oído externo y el conducto auditivo. Los especialistas en salud desconocen hasta el momento la causa de esta afección, pero los factores ambientales y la toma de ciertos medicamentos durante el embarazo pueden influir en esta condición de salud. Cabe mencionar que, en la mayoría de los casos, esta malformación se puede tratar por medio de una cirugía plástica.
  • Forma inusual de la oreja: a pesar de que solamente se trata de una verruga en la oreja, esto podría ser una señal de un problema en el funcionamiento de los riñones, ya que estos órganos se desarrollan al mismo tiempo que las orejas. En caso de que esto se presencie en un recién nacido, lo más probable es que el médico ordene examinar los riñones del bebé para observar mediante una ecografía el desarrollo de ambos órganos.